Memoria Democrática La Macarena cumplirá "escrupulosamente" la nueva ley para exhumar a Queipo

Cómics

O limpiada con bayeta, o limpiada con estropajo...

  • 'Mortadelo y Filemón - Tokio 2020', de Francisco Ibáñez, narra la misión que cumplen estos dos agentes secretos en los únicos Juegos Olímpicos que se pudieron celebrar durante ese año

Detalle de la portada del volumen.

Detalle de la portada del volumen.

O limpiada con bayeta, o limpiada con estropajo... Desde 1972, Francisco Ibáñez ha acercado 11 veces al mundo olímpico a Mortadelo y Filemón, En el álbum En la Olimpiada, Mortadelo pronuncia una de sus frases más recordadas. Al ser preguntado sobre qué es una Olimpiada, responde: "O limpiada con bayeta, o limpiada con estropajo, relucirá su cazuela con detergente Cascajo". El gag es el más celebrado por los lectores, a pesar de haber más de 200 álbumes de la serie, tanto es así que lo reutilizaría, años después, el popular programa televisivo Las noticias del Guiñol (Canal +, 1995-2008).

En 1972, Ibáñez había abandonado el estilo de la escuela francobelga y evolucionaba hacia algo más personal, en línea con el slapstick de Charlot, completado con diálogos propios de Groucho Marx, y la parodia de 007, leitmotiv de la serie desde que los protagonistas ingresaron en la T.I.A.

El álbum En la Olimpiada (1972) coincidió con los Juegos de Munich, pero, cuatro años después, se rebautizó como Gatolandia 76. Aunque no se citó Montreal, la serie conserva la continuidad con los siguientes álbumes olímpicos: Moscú 80, Los Ángeles 84, Seúl 88, Barcelona 92, Atlanta 96, Sydney 2000, Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012, Río 2016, y ahora, Tokio 2020.

La salida a la venta de Tokio 2020 estaba prevista para abril del mismo año, pero, a causa del confinamiento, tardó más de lo previsto en llegar a las librerías. El álbum se presenta con una faja donde reza: "Los únicos Juegos Olímpicos que sí tendrán lugar este año".

En su nueva aventura, el Súper llama a Mortadelo y Filemón, ya que uno de los países que participarán en los Juegos Olímpicos pretende anular a los demás participantes en la competición rociándolos con una sustancia llamada tontimicina, que hace que quien la huela se vuelva alelado. Mortadelo y Filemón observan de cerca a los participantes para tratar de descubrir a los saboteadores.

Una vez en Tokio, aparece la divertida escena del desfile de participantes. A partir de la página 10, Ibáñez propone toda serie de enredos sobre la tontimicina: los agentes creen entender algo, provocan un incidente, y les sacan del equívoco para a continuación huir, si no son apaleados. Entre gag y gag alrededor del elixir, hay otros provocados por los intentos de colarse en los estadios donde se disputan las pruebas.

Ibáñez demuestra que está al día haciendo que Mortadelo se disfrace de dron, por ejemplo. También renueva el estilo de sus gags usando metalenguaje, cuando Filemón se refiere en la página 33 a un acontecimiento, nombrando expresamente que sucedió en la página 19. A los japoneses los hace hablar con "eles" en lugar de "erres". Todo un tópico, pero en la vida real, el fonema que les cuesta trabajo pronunciar a los nipones es, precisamente, "ele".

Trump y otras personalidades sufrirán los despistes de Mortadelo y Filemón. No es la primera vez que aparecen personas reales en un álbum de los agentes de la T.I.A. Por ejemplo, en Barcelona 92, el dúo participa en un operativo de seguridad cuyas consecuencias sufren, entre otros, François Miterrand, Felipe González, Jordi Pujol, José María Aznar, Pasqual Maragall, George Bush y el Papa Juan Pablo II, mientras que el propio Francisco Ibáñez llega a los Juegos Olímpicos como VIP.

Los álbumes olímpicos de Mortadelo y Filemón corresponden a las diversas etapas del desarrollo de los personajes. Cuando toman su primer barco con destino a los Juegos, Mortadelo y Filemón era considerado un cómic infantil. Pero Ibáñez siempre tuvo muy claro que había que seguir el crecimiento de sus lectores, y por eso mismo, se va dirigiendo cada vez más hacia un público juvenil y luego adulto.

Ibáñez se define como poco aficionado a los deportes. Así, la presencia olímpica de Mortadelo y Filemón es prueba de la importancia de los Juegos, en los que los agentes de la T.I.A. suelen sembrar el caos y formular acertadas críticas.

Francisco Ibáñez (Barcelona, 1936) es el autor de cómic que más vende en España. Publicó su primera aventura de Mortadelo y Filemón en la revista Pulgarcito nº 1394 de Editorial Bruguera, el 20 de enero de 1958. Ibáñez es el creador de series míticas del cómic español como Pepe Gotera y Otilio, 13, Rúe del Percebe, Rompetechos, y El botones Sacarino, entre otras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios