cómics

Aquí no hay quien viva

  • '13, Rúe del Percebe' (1961), de F. Ibáñez, es una serie de historietas cómicas de una sola página que muestra el corte transversal de un edificio, con una viñeta por cada domicilio

Algunos de los célebres inquilinos de '13, Rúe del Percebe'. Algunos de los célebres inquilinos de '13, Rúe del Percebe'.

Algunos de los célebres inquilinos de '13, Rúe del Percebe'.

En el año 2003 se estrenó en Antena 3 la teleserie Aquí no hay quien viva, comedia que narra la vida de una comunidad de vecinos. Cada vivienda tenía su trama, y también se cruzaban las vidas de los vecinos. Fue un calco de la serie de cómic 13, Rúe del Percebe (1961), creada por Francisco Ibáñez para la revista Tío Vivo nº 0, de la 2ª época.

Se trata de historietas de una página que muestran chistes protagonizados por los inquilinos de un edificio a cuya fachada se hace un corte transversal para ver sus intimidades.

En la buhardilla vive el moroso Manolo. Es una parodia de Manuel Vázquez, creador de la plantilla del edificio, que usó en una sola historieta, en Pulgarcito Almanaque 1959, donde aparecían los personajes de la revista. En la azotea hay un gato y un ratón maltratador, generalmente junto a los acreedores que acechan a Manolo.En el 3º izquierda vive un caco que roba cosas inútiles. Se llama Ceferino; luego se añade el apellido Raffles, del ladrón que creó en 1899 E. W. Hornung. En el 3º derecha vive un matrimonio con seis hijos: la mayor, una chica cuyos novios huyen de las travesuras de sus hermanos. Ibáñez fue eliminando ocupantes. El primero, el padre. La hija, en octubre de 1961, para casarse. Desde abril de 1962, figuran dos o tres niños.

En el 2º izquierda vive una anciana que acoge animales, con consecuencias desastrosas, pues no la tratan con la misma consideración. En el 2º derecha, un científico que fabrica un monstruo como el de Frankenstein. En 1964, la Censura vetó a este creador de vida que no era Dios, y se mudó por falta de espacio para hacer un monstruo gigante.

Durante veintiuna páginas, el piso queda vacío, y la portera irá enseñándolo a sucesivos candidatos a alquilarlo. Finalmente, se queda un sastre que deja insatisfechos a sus clientes, pero no se inmuta ante sus reacciones.

En el 1º izquierda, la consulta de un veterinario en peligro por sus pacientes. En el 1º derecha, la pensión de doña Leonor, que alquila todo el espacio de su piso y hacina a sus inquilinos.

En planta baja, el colmado de don Senén, que no tiene reparos en timar a su clientela; y el ascensor, fuente de anécdotas en las que suele participar la portera.

A pie de portería hay una alcantarilla donde vive don Hurón. Según la primera página de la serie, doña Leonor le ha alquilado la alcantarilla.

A veces salen otros personajes de Ibáñez, como Mortadelo. A Pepe Gotera y Otilio les vemos la semana antes de estrenar su serie. El más asiduo es Rompetechos.

En algunas entregas vemos crecer un árbol; el envejecimiento de una pareja... También hay páginas en las que los vecinos afrontan problemas comunes, como un terremoto que pone el edificio del revés; una inundación que lo sumerge...

Hay varios antecedentes de 13, Rúe del Percebe, experimentos puntuales realizados por diversos historietistas, pero Ibáñez tiene el mérito de crear una serie que ofrece cada semana nuevos chistes en torno a la misma comunidad de vecinos.

Desde su llegada en 1958, Ibáñez es la estrella de la editorial, y cada vez tiene más trabajo. Solución: darle ayudantes y sustitutos, como Ramón Casanyes, Bernet Toledano, Martínez Osete, Lurdes Martín, José Luis Sagasty, Jesús de Cos, Juan Manuel Muñoz, etc...

En 1981 cierra Tío Vivo, que seguía reeditando viejas entregas. Al mismo tiempo, Bruguera lanza la colección Oye Mira, con la discográfica Belter, consistente en cassettes con libreto de canciones e historietas. El nº 11 incluye una canción dedicada a 13, Rúe del Percebe.

En 1981 comienza la edición más completa de 13, Rúe del Percebe, que no se lleva a cabo en España, sino en la República Federal Alemana. Se publican hasta 1983 nueve álbumes.

En 1984 apareció el décimo álbum alemán de 13, Rúe del Percebe, con treinta y seis páginas nuevas que también fueron publicadas en la revista Mortadelo de Bruguera.

En 1985, Ibáñez abandona Bruguera, que estaba en quiebra, y con otros autores saca la revista Guai!, de Editorial Grijalbo, para la que crea la serie 7, Rebolling Street, una nueva versión de 13, Rúe del Percebe.

Ibáñez hizo aparecer el destartalado edificio en su serie más popular, Mortadelo y Filemón; en las historietas El 35º aniversario (1992) y El estrellato (2002).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios