Atletismo | Coronavirus

Aprender a 'andar' antes que correr en el desconfinamiento

  • Atletas y deportistas sevillanos inciden en la importancia de "arrancar con muchas precauciones" tras el periodo de parón

  • La falta de distanciamiento echa a alguno para atrás y otros lo destacan en positivo

Varios deportistas sevillanos se ejercitan junto al río durante la primera jornada en la que se puede hacer deporte al aire libre. Varios deportistas sevillanos se ejercitan junto al río durante la primera jornada en la que se puede hacer deporte al aire libre.

Varios deportistas sevillanos se ejercitan junto al río durante la primera jornada en la que se puede hacer deporte al aire libre. / José Ángel García

Cuando uno ya estaba acostumbrado a practicar deporte entre sus cuatro paredes el Gobierno abrió el grifo para hacer ejercicio físico en la calle. No sólo profesionales y deportistas de élite, sino también cualquier mortal, por lo que no todos decidieron salir al aire libre para su entrenamiento diario en este incierto proceso de desescalada.

Son 50 días ya de encierro y la tentación es grande. Está sólo a unos pasos, pero cualquiera que haga del deporte su trabajo sabe que después de tanto tiempo primero hay que aprender a andar antes que correr.

Es el caso de David Palacio, fondista internacional con España que pasa el confinamiento en Écija y que celebró "esta pequeña libertad que nos dan". "He hecho unos 10 kilómetros por la ribera del río Genil, que es una zona tranquila. La verdad es que las sensaciones han sido regulares, aunque no del todo malas porque he tratado de mantener la forma haciendo bicicleta y corriendo en la cinta. Eso ha hecho que no me encuentre en una situación pésima, pero tampoco quería correr mucha distancia el primer día. Ahora hay que ir adaptando el cuerpo poco a poco para no sufrir ningún tipo de lesión", explica.

En la misma línea se expresó Luis Alberto Marco en redes sociales. El que fuese subcampeón continental bajo techo en 800 metros y atleta olímpico lo tenía claro: "Por si a alguien le sirve de referencia, estando en una forma aceptable, con amplia experiencia corriendo pero sin haber podido hacerlo en dos meses, haré sólo dos series de 15 minutos a ritmo cómodo. No tengáis reparos en ser conservadores los primeros días. Hay que adaptarse de nuevo". Y tras el ejercicio lo tenía aún más claro: "Me reafirmo en la necesidad de empezar muy conservador estos días, incluso los que han corrido en cinta", afirma el sevillano, ahora profesor del Grado de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad San Jorge.

Menos problema ha tenido Maribel Pérez. La campeona de España de 60 metros tuvo la fortuna de poder convertir su jardín en "un pequeño centro de alto rendimiento". La velocista, por su especialidad, "no tenía ansiedad por salir a correr". "Ya tenía planificada la semana y como velocista no hago tiradas largas. Necesito más entrenamientos de fuerza, pero el lunes sí saldré al parque para hacer series en cuestas. Correr en el asfalto me va fatal", indica la sevillana, que sí salió andar por la tarde "para cambiar de aire y sentir un poco el viento y el sol".

Samer Ali Saad. Samer Ali Saad.

Samer Ali Saad. / M.G.

No dudó en echarse a la calle el triatleta del Isbilya Sloppy Joe’s Samer Ali Saad, que al final del ejercicio compró "el pan, jamón y, tras una ducha, el desayuno ha sido el mejor en mucho tiempo". "Tenía muchas ganas de correr después de esta larga cuarentena. Más que ganas de entrenar era el hecho de estar en la calle. Planifiqué series de seis minutos de carrera y otro dos andando. Han sido unos 48 minutos y después, hasta la hora, andando de nuevo para ir volviendo a la calma", apuntó. "No me he puesto a valorar el ritmo, ni le he echado cuenta al GPS. He ido por caminos tranquilos, evitando el río y los parques. He callejeado por la Macarena, hasta el Alamillo y San Jerónimo, solo y escuchando la naturaleza. Ha sido un gustazo después de tanto tiempo. Te das cuenta de que con poco se puede ser feliz", destaca el triatleta sevillano, que después de casi dos meses en el rodillo “ahora tocará también coger la bicicleta y mover las piernas por zonas igualmente poco transitadas”.

También se calzó las zapatillas Carolina Robles, que a principios de marzo se proclamó subcampeona nacional de cross. Ella fue de las "madrugadoras". "He estado entrenándome durante la cuarentena con cierta normalidad con la cinta y con máquinas de gimnasio que tengo en casa, pero he sido cautelosa en cuanto al ritmo, ya que el terreno no es el mismo al que he estado acostumbrada en el confinamiento. He corrido 50 minutos por un parque cercano y la verdad es que lo he disfrutado mucho. Estaba deseando que me diera el sol en la cara y el aire fresco. Había gente en el parque y anima ver que todo el mundo mantiene las distancias de seguridad".

Fuera del atletismo muchos otros deportistas no han dudado en salir a la calle. Son demasiados días en el dique seco para personas acostumbradas a una alta actividad física. Otros tendrán que aguardar un día más como Blanca Manchón, que espera este lunes echarse al agua, después de entrenarse incluso con su tabla de RS:X en la piscina.

Pero también los ha habido que han apostado por seguir en casa, como el haltera Josué Brachi. "Mi deporte es más anaeróbico y no necesito tanto una buena forma física que provenga de correr, pero sobre todo no salí porque creo que la gente lo hace más de lo que debería. Le das las mano y te cogen el brazo y pienso que ahora es cuando más riesgo de contagio hay y por eso tengo incluso más cuidado que antes. Sabía que, por lo general, sería difícil respetar las distancias de seguridad. Mi novia sí salió y me ha comentado que estaba todo muy masificado. El lunes ya podré ir a entrenarme y el recorrido será del gimnasio a casa y de casa al gimnasio", poco más.

Un corredor, por el margen del río con mascarilla. Un corredor, por el margen del río con mascarilla.

Un corredor, por el margen del río con mascarilla. / José Ángel García.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios