Supercopa de Europa. Informe Técnico.

Excesivo castigo a la idea

  • A los de Sampaoli les faltó una mejor lectura de los momentos clave.

Señaló Sampaoli que el Sevilla tutearía al Real Madrid desde el inicio y el técnico cumplió con su palabra. Aglutinando la posesión o presionando muy arriba la salida madridista, los de Nervión, con cambio de sistema incluido en apenas cinco minutos para pasar de tres a cuatro zagueros, se sintieron protagonistas y dominaron a un Madrid que les cedió la pelota.

Eso sí, Sampaoli y los suyos deben aprender a manejar los tiempos y el Madrid aprovechó los errores sevillistas, quizá excesivos en ese intento de mantener la fidelidad a la idea, para remontar el partido. Dos pérdidas en campo propio costaron el primero y el tercer gol, mientras que el segundo, con Sergio Ramos sin marca, tuvo su origen en un saque de esquina propio.

Defensa

Apenas cuatro minutos tardó Sampaoli en salir de su banquillo y ordenar a Pareja que se abandonase la zaga de tres centrales. Esa reestructuración sobre la marcha, ya prevista y que dejó al Sevilla más cerca del 4-2-3-1, no arregló el desconcierto inicial hasta el gol de Marco Asensio.

Pero a los de Sampaoli no les pasó factura ese tanto en contra. Con la zaga casi en el centro del campo para ayudar a la presión muy adelantada sobre la salida del rival, el Sevilla apenas sufrió en alguna transición producto de la calidad madridista para lanzar el juego. Pero también el cuadro sevillista se sirvió de esa acumulación de jugadores en campo rival para recuperar con celeridad y llegar al área rival.

Con el partido controlado y casi finiquitado, un ataque a la desesperada del Madrid sorprendió a la zaga y a Sergio Rico para empatar sobre la bocina. Ese tanto y la posterior expulsión de Kolodziejczak diezmaron al Sevilla, que acabaría regalando otra pelota -Konoplyanka- para mandar al traste su idea.

Ataque

Con verticalidad cuando recuperaba la pelota en zonas adelantadas o desde la posesión y acumulando numerosos jugadores por delante del balón, el Sevilla de Sampaoli ofrece variantes para superar al rival, aunque todavía le falte ese rodaje necesario para ocupar los espacios como desea.

Ni con diez renunció a la posesión de la pelota, en la que acabó siendo superior al Madrid, aunque en determinadas fases de los partidos, sobre todo al borde del final y en la disputa de un título, debe estar permitido dar un pelotazo.

La prueba con Franco Vázquez de falso nueve fue positiva y coincidió con los mejores minutos sevillistas, con Vitolo percutiendo y Kiyotake apareciendo siempre con acierto.

Virtudes

La personalidad para mantenerse fiel al estilo con sistemas distintos; y la presión adelantada que genera robos muy cerca del área rival.

Talón de aquiles

Debió cerrar el encuentro en dos ocasiones, en una para ganar y en otra para llegar a los penaltis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios