Fútbol

Messi, Balón de Oro

  • El argentino se impone a los españoles Xavi e Iniesta y logra por segundo año consecutivo el trofeo al mejor jugador del mundo.

Comentarios 39

El argentino Lionel Messi se llevó un Balón de Oro que parecía destinado a un jugador español. "No esperaba ganarlo", admitió el delantero del Barcelona al recibir su segundo galardón consecutivo, imponiéndose esta vez a sus compañeros de equipo Andrés Iniesta y Xavi Hernández. Los dos jugadores españoles contaban como favoritos en las apuestas, después de proclamarse campeones del mundo con su selección en julio.

Algunos medios habían asegurado incluso que Iniesta, autor del gol con el que España ganó por 1-0 a Holanda la final del Mundial de Sudáfrica, iba a convertirse en el segundo jugador nacido en España en quedarse con el trofeo individual más prestigioso del fútbol. Sin embargo, el país campeón del mundo tendrá que seguir esperando al sucesor de Luis Suárez, que se llevó el galardón en 1960. "Para mí ya era una felicidad estar aquí con mis compañeros. Y poder ganar aún más", dijo Messi, cuya cara fue una mezcla de alegría y perplejidad al oír su nombre anunciado por Guardiola. "Es un día muy especial. Quiero compartirlo y agradecer a todos mis compañeros. Sin ellos no estaría acá. También quiero compartirlo con mis seres queridos. Y con todos los barcelonistas y todos los argentinos".

En año de Mundial, el ganador del Balón de Oro suele encontrarse entre el campeón, pero la figura descollante del argentino pudo incluso con el oropel de la Copa del Mundo. Ya lo advirtió Guardiola cuando se conocieron a los tres finalistas: "Xavi e Iniesta se lo merecen todo, pero el mejor es Messi". El mismo Xavi admitió lo que en realidad todo el mundo sabe. Messi es "el mejor, no hay otro", dijo.

Sus exhibiciones con el Barcelona recorren las televisiones de todo el mundo, pero su discreto paso por Sudáfrica, donde se fue sin marcar un solo gol después que Argentina cayera goleada ante Alemania en cuartos de final, parecía restarle opciones. No fue así. Messi se impuso con el 22,65 por ciento de los votos, que con la unificación del Balón de Oro y el FIFA World Player combinaba por primera vez a seleccionadores, capitanes y periodistas. Iniesta fue segundo con el 17,36 y Xavi, tercero con el 16,48. En cualquier caso, ganara quien ganara, el triunfo del Barcelona ya era completo en la gala celebrada en el Kongresshaus de Zúrich. Sólo el poderoso Milan de Arrigo Sacchi logró en 1988 y 1989 ubicar a tres jugadores del mismo club en el podio. Entonces, el ganador fue en ambos casos el holandés Marco van Basten.

El acto fue un homenaje a un estilo y a una filosofía que han convertido al campeón español en una referencia. La posesión del balón, la vocación ofensiva y la solidaridad en el esfuerzo definen el juego de un equipo que se construye igual desde las categorías juveniles a la Primera División. A diferencia de lo que sucedió con el Milan de Sacchi a final de los '80, los tres candidatos de hoy proceden de la fábrica de futbolistas del Barcelona, que desplazó a Zúrich una delegación digna de su gran momento, con dos aviones repletos de alrededor de un centenar de dirigentes, técnicos y jugadores actuales y del pasado.

Los hombres que definen el estilo del Barça son también los que han convertido a la selección española en la mejor del mundo. Siete jugadores del equipo azulgrana formaron en el once de la final de Sudáfrica. Y seis estuvieron en el once ideal de la FIFA. Gerard Piqué, Carles Puyol, Xavi, Iniesta, David Villa y Messi representaron los colores azulgranas en el mejor equipo de 2010.

El portero Iker Casillas completó junto a los barcelonistas los seis jugadores de la selección española que subieron al estrado. Los defensas brasileños Lucio y Maicon, el centrocampista holandés Wesley Sneider y el delantero portugués Cristiano Ronaldo fueron los otros cuatro designados. La brasileña Marta se llevó por quinta vez seguida el trofeo a la mejor jugadora de 2010. Para el turco Hamit Altintop fue el premio al mejor gol. Y la seleccionadora alemana Silvia Neid fue la entrenadora femenina de un año que volvió a ser un año Messi.

Iguala a Cruyff como máximo galardonado del FC Barcelona

El delantero del FC Barcelona Lionel Messi, recién ganador del FIFA Balón de Oro 2010, ha dado un paso más en su particular carrera para ser considerado el mejor jugador de la historia al conseguir este trofeo por segundo año consecutivo a sus 23 años, emulando a Marco van Basten (88 y 89), Johan Cruyff (73 y 74), Karl-Heinz Rummenigge (80 y 81) y Michel Platini (83,84 y 85).

Pocos títulos le quedan por ganar y cada vez está más cerca de los registros de las grandes leyendas del deporte rey. Los inicios del astro argentino no fueron nada sencillos, pues un problema hormonal afectó a su crecimiento y a punto estuvo de truncar su ahora brillante carrera futbolística. Fue el FC Barcelona quien vio en él un gran futuro y apostó por aquel loco bajito, La Pulga, como le puso su primer entrenador en el Potrero, que ahora brilla con más quilates que nadie en el fútbol actual. Sin embargo, el tratamiento recibido anuló el problema de aquel niño que no se arrugaba ante chicos mayores y que, con la formación en La Masia del club blaugrana, primero, y la experiencia adquirida en todas las categorías del club hasta debutar con el primer equipo, después, han hecho de Messi un jugador de oro.

Aúna velocidad, desequilibrio y gol, sus características más fuertes y que en muchas ocasiones pone en juego a la vez para conseguir goles estratosféricos, como el conseguido ante el Getafe, en Copa del Rey (2007), en el que emuló a su ídolo Diego Armando Maradona y su gol ante Inglaterra. Su rapidez y fortaleza, pese a los 169 centímetros de estatura, hace que sea muy complicado derribarle una vez inicia la carrera. Hasta el año pasado, Messi había desbordado principalmente llegando desde la banda, pero tras un reordenamiento táctico del técnico, Josep Guardiola, ha demostrado que como falso nueve es igual de efectivo, quizá incluso más letal. Tras éste nuevo título, al crack argentino sólo le queda conseguir con la albiceleste el cetro de campeón del mundo.

Sin duda, el hecho de coincidir con grandes futbolistas en el Barcelona, como Xavi o Iniesta (ambos finalistas al premio), ha contribuido a que con el tiempo se haya convertido también en un buen asistente, siendo más completo como jugador. Ya sea en la banda o en la punta del ataque, es un problema constante para las defensas rivales por su movilidad y agilidad con o sin balón. Tras dos años peleando por el Balón de Oro, siendo tercero en 2007 y segundo en 2008, y ganarlo en la pasada edición, este año ha sido el primer jugador en la historia en conseguir el galardón junto al FIFA World Player. Por lo que el título demuestra el consenso obtenido entre los corresponsales y redactores de la revista France Football y los seleccionadores y capitanes.

De hecho, ya forma parte de la historia blaugrana, pues el 1 de febrero de 2009 fue el autor del gol número 5.000 en Liga para el FC Barcelona, tanto anotado con su pierna menos buena (la derecha) en el estadio de El Sardinero frente al Racing de Santander. Tiene todavía mucho tiempo para demostrar seguir demostrando sus cualidades y seguir sumando títulos, tanto a nivel individual como colectivo, para seguir la estela de las leyendas del fútbol. Sin embargo, su actitud le permite no obsesionarse en estos aspectos y seguir jugando al cien por cien en cada partido, a pesar de quedarle pocos trofeos por conseguir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios