Deportes

Rubén Castro queda libre pero le imputan agresión sexual y lesiones

  • El delantero del Betis fue denunciado por su ex pareja y detenido al término del entrenamiento.

Comentarios 78

El delantero del Betis Rubén Castro quedó este martes en libertad con cargos, después de que la Policía lo detuviera como presunto autor de una agresión a su ex pareja. El futbolista salió de los juzgados de Violencia sobre la Mujer a última hora de la tarde, acompañado por su abogada y el consejero del Betis, José Antonio Bosch Valero. La juez de Violencia número 3 de Sevilla, Rosario Sánchez Arnal, dejó libre al futbolista pero le mantiene la imputación por los delitos de agresión sexual y lesiones y le ha impuesto una orden de alejamiento de 300 metros hacia la víctima y la prohibición de comunicarse con ella, según informó Bosch a la prensa a la salida de los juzgados. 

Rubén Castro no quiso hacer ninguna declaración y avanzó entre una nube de periodistas protegido por el personal de seguridad del club hasta llegar a un coche que le esperaba en la puerta del edificio judicial, en la avenida de la Buhaira. Ante la juez, el delantero negó rotundamente los hechos y proclamó su inocencia. También compareció, por separado, la denunciante, una joven de 24 años, que ratificó la denuncia presentada el día anterior ante la Policía. 

Según esta denuncia, la supuesta agresión ocurrió sobre las tres de la madrugada a las puertas de una conocida discoteca de la avenida de la Palmera, donde coincidieron Rubén Castro y otros futbolistas del Betis con esta joven, que había mantenido una relación con el delantero hasta hace unos meses. Según algunos testigos, la mujer accedió a la zona en la que estaban los futbolistas y allí comenzó una discusión entre ella y Rubén Castro. Éste se marchó minutos después de la discoteca y a las puertas de la misma se produjo la supuesta agresión. 

Según la denuncia de la joven, recibió varias bofetadas y puñetazos en la cara y en el cuello. En el parte de lesiones que aportó a la Policía, se especifica que sufre edemas, hematomas y erosiones en la mejilla, el labio, la mandíbula y el cuello. Siempre según la versión de la denunciante, el futbolista la obligó a meterse en su coche y la presunta agresión sexual habría ocurrido en un hotel de Nervión, donde habrían pasado la noche juntos. 

La mujer presentó la denuncia ante la Policía Nacional la tarde del lunes y aportó fotografías y un parte de lesiones. En la mañana de este martes, dos agentes del Servicio de Atención a la Familia (SAF), el grupo de la Policía especializado en la violencia de género, se presentaron de paisano en la ciudad deportiva del Betis. Esperaron que acabara el entrenamiento y, al término del mismo, detuvieron a Rubén Castro y lo trasladaron a la Jefatura Superior, en la avenida de Blas Infante, donde fue reseñado y fichado y prestó declaración como imputado como presunto autor de un delito de malos tratos

A las cinco de la tarde pasó a disposición del juzgado, donde permaneció hasta casi las nueve de la noche. En todo este tiempo estuvo respaldado por el consejero del Betis José Antonio Bosch y personal del club. "Se abre una instrucción, y nosotros tenemos la confianza y la certeza absoluta de que es inocente. Él puede jugar, puede salir, va a ir a su casa. No quiere hacer declaraciones porque lleva todo el día sentado en comisaría y porque se lo hemos prohibido sus abogados, ya que nos puede perjudicar en la defensa", dijo Bosch, que explicó que el rendimiento deportivo del futbolista dependerá de su "fortaleza mental".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios