Deportes

El añorado músculo

  • "El Betis es de Primera y quiero dejarlo donde le corresponde", dice Alfred N'Diaye en su primera declaración como bético. Con su llegada, la plantilla introduce un antiguo objetivo.

Justo antes de que comenzase el entrenamiento vespertino de ayer, el Betis hacía oficial el fichaje de Alfred N'Diaye, que incluso se puso directamente a las órdenes de Gabriel Humberto Calderón. Con la llegada del francés, que jugará hasta final de temporada aunque el club se guarda una opción de compra, el Betis consigue introducir en su plantilla un jugador de perfil físico, un antiguo objetivo de los técnicos que han pasado por Heliópolis en los últimos tiempos.

"He venido porque, aunque la situación deportiva es delicada, el Betis es un club de Primera y quiero ayudar a que cuando acabe la temporada siga estando en el sitio que le corresponde. Estoy deseando ponerme ya a trabajar con mis nuevos compañeros", manifestó el centrocampista antes del entrenamiento, que también destacó el recibimiento que ha tenido en Sevilla: "Antes de venir ya sabía que éste era un gran club y ayer en la clínica donde pasé el reconocimiento me quedé impresionado con la cantidad de aficionados que mueve. Todos me dieron muchos ánimos".

N'Diaye viene a cubrir una carencia del Betis de las últimas temporadas y que también se ha puesto de manifiesto en ésta. La falta de centímetros del equipo verdiblanco ha sido un déficit, como se demuestra en los 15 goles encajados de cabeza en los 21 partidos de Liga disputados. Además, el centrocampista, que ahora es internacional con Senegal pero que jugó con las selecciones inferiores de Francia hasta la sub 21, aportará fortaleza y versatilidad al centro del campo, por más que Calderón medite colocarlo como central en el duelo del domingo.

"Es un jugador potente, con una gran zancada, lo que le permite llegar al área contraria. Abarca mucho campo, recupera balones y, a pesar de su altura y físico, tiene un buena manejo del balón. Lo veo más como centrocampista, por más que puntualmente pueda jugar de central", señaló Carlos Cuéllar en Radio Sevilla, central del Sunderland que la pasada temporada compartió vestuario con N'Diaye. "Con nosotros jugó desde que llegó y no entendí muy bien su salida. Cuando se cambia un entrenador pueden pasar esas cosas. Aquí dejó la imagen de un chico trabajador y responsable, no tuvo problemas de nada".

Como ya ocurriera con Leo Baptistao y Antonio Adán, el nombre de Alfred N'Diaye venía siendo manejado por la secretaría técnica desde el verano. De hecho, el centrocampista francés estuvo a un paso de recalar en el Betis para atender esa petición de Pepe Mel de músculo para el centro del campo, pero la irrupción del Eskisenhispor con una oferta superior económicamente y la presencia en el banquillo de su antiguo entrenador en el Bursaspor decantaron al francés por la oferta turca.

Ahora la historia ha sido bien diferente y N'Diaye, con problemas contractuales en Turquía, sí se mostró receptivo a la propuesta verdiblanca desde el primer momento e incluso las cifras que se manejan en la operación son inferiores a las que percibía en el club turco. Hasta la tarde de ayer, el Betis no pudo anunciar su incorporación debido a problemas  con el intercambio de documentación, ya que el Eskisenhispor se retrasó en el envío del papel donde se señalaba la finalización de su préstamo. Pero ayer, ya sí, Calderón pudo contar con el añorado músculo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios