Deportes

Los banquillos hablan en castellano

  • 15 entrenadores españoles y cinco argentinos copan la Primera División

Berizzo, recién aterrizado en el Athletic después de su despido en el Sevilla, se lamenta en una acción durante un amistoso ante el Barakaldo. Berizzo, recién aterrizado en el Athletic después de su despido en el Sevilla, se lamenta en una acción durante un amistoso ante el Barakaldo.

Berizzo, recién aterrizado en el Athletic después de su despido en el Sevilla, se lamenta en una acción durante un amistoso ante el Barakaldo. / javier zorrilla / efe

Entrenar a un club de fútbol español no parece ser una tarea para cualquiera. De los 20 equipos que competirán a partir de hoy en una nueva edición de LaLiga, todos hablan castellano y apenas habrá dos nacionalidades representadas: la española y la argentina.

Como es lógico, una amplia mayoría de entrenadores (15) son locales. Los restantes cinco, sin embargo, son todos albicelestes: Diego Simeone (Atlético), Eduardo Berizzo (Athletic), Mauricio Pellegrino (Leganés), Antonio Mohamed (Celta) y Leo Franco (Huesca). La Liga arrancará una temporada por primera vez desde 2009-10 con 20 entrenadores que hablan un mismo idioma.

Entonces hubo 17 técnicos españoles, uno mexicano, uno argentino y otro chileno, según reseñó Mundo Deportivo. Un fenómeno que no volvió a repetirse durante una década en la que pasaron por los banquillos daneses, portugueses, franceses, rumanos o británicos. Para ver apenas dos nacionalidades representadas en los bancos de suplentes del fútbol español hay que remontarse a 1975.

La marcha del francés Zinedine Zidane del Real Madrid, donde fue reemplazado por Julen Lopetegui, y el despido del italiano Vincenzo Montella en el Sevilla (llegó a mitad de temporada y duró apenas cuatro meses) redujeron el abanico internacional de entrenadores de la Liga.

Una situación que contrasta con lo que sucede en la Premier League, donde entre los seis clubes más importantes no hay ningún inglés y sí dos españoles (Josep Guardiola en el Manchester City y Unai Emery en el Arsenal), un portugués (José Mourinho en el Manchester United), un alemán (Jürgen Klopp en el Liverpool), un italiano (Maurizio Sarri en el Chelsea) y un argentino (Mauricio Pochettino en el Tottenham).

El dominio del idioma y el conocimiento del fútbol español parecen ser elementos fundamentales a la hora de dirigir un equipo de LaLiga. Aunque el fenómeno también podría reflejar un problema creciente: una competición que, pese a los intentos de sus autoridades y a los éxitos internacionales de sus clubes más importantes, está corriendo el riesgo de volverse más doméstica ante el éxodo de sus principales rostros dentro (Cristiano Ronaldo, Neymar) y fuera de la cancha (Zidane).

La principal novedad en los banquillos será la de Lopetegui, quien afronta su primera temporada con el Real Madrid después de su despido fulminante de la selección española en vísperas del Mundial. Ernesto Valverde continuará su proyecto al frente del Barcelona y los otros entrenadores españoles serán Abelardo Fernández (Alavés), Quique Setién (Betis), José Luis Mendilibar (Eibar), Rubi (Espanyol), José Bordalás (Getafe), Eusebio Sacristán (Girona), Paco López (Levante), Míchel (Rayo Vallecano), Asier Garitano (Real Sociedad), Pablo Machín (Sevilla), Marcelino García Toral (Valencia), Sergio González (Valladolid) y Javier Calleja (Villarreal).

Entre los argentinos, Simeone seguirá una temporada más en un Atlético que se ha reforzado como nunca; Berizzo buscará revancha en el Athletic; Pellegrino regresa después de su buena campaña hace dos temporadas en el Alavés; el Turco Mohamed afrontará su primera experiencia y Franco hará su debut absoluto como entrenador.

El panorama cambia rápido. De los 20 equipos, 13 cuentan con un entrenador diferente al del comienzo de la campaña pasada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios