Joventut-Coosur Betis | La crónica El Betis pica oro en Badalona (78-88)

  • Un gran primer cuarto, los puntos de Feldeine y el trabajo colectivo marcan la diferencia ante la Penya

Feldeine trata de zafarse de la intensa defensa de Ventura en el partido en el Olímpico de Badalona.

Feldeine trata de zafarse de la intensa defensa de Ventura en el partido en el Olímpico de Badalona. / Andreu Dalmau (Efe)

Oro puro se trajo el Coosur Betis de Badalona en forma de una victoria decisiva en su pugna por la permanencia. El conjunto de Joan Plaza supo aprovechar las bajas de Xabi López-Aróstegui y Dimitrijevic, además del esfuerzo que supuso el doble envite esta semana para el Joventut ante la Virtus, y ganó por 78-88 dominando de principio fin el marcador (excepto el 7-6) de la mano de un acertado Feldeine y, sobre todo, el trabajo defensivo y el esfuerzo colectivo de un conjunto que quiere agarrarse con fuerza a la Liga Endesa.

El partido era clave para los verdiblancos en esta serie de tres citas seguidas ante rivales de la zona alta. La segunda salida consecutiva (tras la derrota con el Real Madrid) está tachada ya del calendario y el equipo bético sale reforzado de un difícil encuentro en el que aprovechó su acierto exterior y un alto nivel de exigencia atrás para sumar la séptima victoria e igualar al Fuenlabrada, con una de diferencia sobre el Gipuzkoa.

El cuadro sevillano marcó diferencias en el primer cuarto. Tras el 0-6 de inicio replicaron los locales con un parcial de 7-0, logrando la única ventaja de todo el partido, pero desde que Kay puso por delante a los heliopolitanos la Penya nunca más estuvo en ventaja. Feldeine, que cuando está inspirado y centrado sí es un factor diferencial en la Liga Endesa, lideró un 0-11 de parcial que colocaba el 9-20 al final de los primeros 10 minutos, diferencia en la que el plantel sevillano sustentó su victoria aprovechando el 1/7 en triples de los verdinegros en este primer cuarto.

Randle presiona Bassas. Randle presiona Bassas.

Randle presiona Bassas. / Andreu Dalmau (Efe)

Los de Carles Durán, con una rotación más corta de lo normal por las ausencias de los lesionados, se mantuvieron en el partido gracias a Pau Ribas, que formó su tope anotador en la ACB con sus 30 puntos, y un Birgander –que sentó a Tomic en el banqillo– que aprovechaba bajo el aro las asistencias de sus compañeros (19 de los 24 puntos del equipo en el segundo cuarto los lograron entre ambos). Mediado el segundo acto el Joventut ya llevaban más puntos que en todo el primer cuarto, pero enfrente un encendido Feldeine, bien secundado por Ouattara y Randle (5/5 en triples para los verdiblancos) y con Ndoye haciendo un gran trabajo en la pintura, mantenían la ventaja visitante al descanso (33-44).

Era clave la salida de vestuarios y el Betis, al contrario que otras veces, mantuvo la concentración y aprovechó cada error del rival para golpear desde el triple en el intercambio de golpes que propuso la Penya, quinto ataque de la Liga, ante un Betis que es el penúltimo conjunto que más anota. Pero Feldeine estaba de dulce y con su vigésimo quinto punto de la tarde, sin fallo hasta entonces (5/5 en triples y 5/5 en tiros de dos puntos) y una canasta al contragolpe de Torres los de Plaza se fueron hasta los 18 puntos de diferencia a un minuto de la conclusión del tercer cuarto (51-69).

El Joventut parecía tocado, el Betis, bendecido, pero tras los primeros puntos de los catalanes desde la personal, un error de Feldeine en una cómoda penetración permitió a Birgander anotar y a Morgan dejar la diferencia otra vez en 11 tras una pérdida de Randle (58-69). Es complicado ser del Betis y disfrutar un triunfo con cierta tranquilidad. Con la ventaja instalada en torno a la decena de puntos, en cualquier momento, dada la fragilidad mental de la escuadra hispalense, un parcial puede dejar en nada esa renta y tirar al traste el gran trabajo previo. Tuvo oportunidades la Penya de meterle el miedo en el cuerpo a un Betis en el que Feldeine desapareció en ataque. Por fortuna, aparecieron otros como Campbell, que elevó la ventaja a 13 puntos tras un tiempo muerto de Plaza para tranquilizar a los suyos y, sobre todo, otro triple de Borg a poco más de dos minutos para el final cuando Bassas había colocado a los suyos a sólo ocho puntos.

Al final el Coosur mantuvo la calma, pese al miedo a lanzar que había en algunos de sus jugadores, para lograr un triunfo decisivo en su lucha por una permanencia que está cara, pero que el Betis va a pelear desde la defensa y el colectivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios