Baloncesto | Coosur Real Betis

Palabras mayores con mucho en juego

Ndoye realiza un mate en un entrenamiento. Ndoye realiza un mate en un entrenamiento.

Ndoye realiza un mate en un entrenamiento. / Betis Básket

No les gusta, en general, a los entrenadores hablar de finales. Menos aún cuando la liga acaba de echar a andar. Curro Segura no es una excepción y ya hace dos jornadas esquivaba la palabra final, aunque el duelo con el Estudiantes estaba marcado en rojo. "En la jornada 6 no hay finales, pero sí es un partido muy importante", decía entonces el granadino. Ahora llega un Gipuzkoa a San Pablo (18:00) que como el conjunto sevillano sólo acumula una victoria, por lo que el encuentro se las trae para los sevillanos. Quizá no es una final, porque queda mucha liga aún, cierto, pero visto lo visto hasta ahora en estos duelos directos puede estar la diferencia entre la salvación o el descenso, por lo que, si no es una final, sí que son palabras mayores.

Se la juega el Betis y, seguramente, se la juega el técnico. "Nos jugamos la vida", dicen desde el club. Y no es para menos, ya que nadie en el conjunto sevillano esperaba sólo haber rascado un triunfo en las siete primeras jornadas. Hay nervios, aunque de puertas para afuera se lance un mensaje de tranquilidad. Nervios porque las bajas de los lesionados se alargan y el entrenador no tiene de donde tirar. Nervios porque, más arriba, ven las carencias de la plantilla y el ajustado presupuesto no da para grandes dispendios, aunque a la vista está que falta un base y un ala-pívot con poder anotador, como poco...

Ouattara, baja desde el tercer choque, y Harrow, que sigue tocado, ausencias en los locales

Habría que darle al técnico la oportunidad de reaccionar con las piezas adecuadas, ya que sólo en un partido de los siete disputados ha contado con todos los efectivos de su plantilla. Ya dio un giro Segura la pasada campaña con la llegada de Green y anduvo como pudo media campaña desde la salida de KC Rivers hasta el fichaje del escolta estadounidense.

En cualquier caso, el entrenador bético se lo jugará con lo que tiene. Con un Feldeine que no encuentra la regularidad, con Almazán redoblando esfuerzos, con dos pívots que suman poco desde la personal y con un equipo que es el peor en tiros libres y triples de la competición.

Se enfrenta el Betis al menos anotador de esta Liga Endesa, aunque los locales, antepenúltimos, no andan sobrados de puntos, aunque demostraron en Santiago o ante el Valencia que los tienen, pero le falta acierto al conjunto hispalense. Por fuera, donde falla lanzamientos liberados, la fortuna cambiará en algún momento, y por dentro, ya que Niang sufre recibiendo abajo y se muestra temeroso ante cualquier rival que levante dos palmos del suelo. Ndoye, por contra, va de menos a más y empieza a ser una referencia por dentro.

Una defensa agresiva para poder correr le daría facilidades a los heliopolitanos, que deben jugar más aprovechando la movilidad de Kay cerca del aro y en este encuentro buscar a Pablo Almazán para que saque beneficio de su duelo con Pere Tomás. Como lo debe sacar Feldeine cuando se empareje con un viejo conocido por San Pablo como Johnny Dee, que tras encadenar su segundo ascenso consecutivo desde la LEB Oro se estrena de la Liga Endesa con el Gipuzkoa.

En su litigio con la ACB por la plaza de ascenso tuvo poco margen de movimiento el cuadro vasco, que aprovechó los descartes de otros equipos como Radoncic o Magarity y apuestas como la del colombiano Jaime Echenique, hasta ahora su mejor jugador, para armar un equipo de forma exprés para competir. Le está costando, pero al Betis también.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios