Coronavirus en el fútbol El fútbol que viene: Son once contra once, cierto; lo demás...

  • Unai Emery, Lorenzo Serra Ferrer, Joaquín Caparrós y Juanito ofrecen sus opiniones sobre el fútbol, si se le puede llamar así, que se verá en el epílogo liguero

Una imagen simbólica. El balón, lo único que no cambia, escapa de la sombra. Una imagen simbólica. El balón, lo único que no cambia, escapa de la sombra.

Una imagen simbólica. El balón, lo único que no cambia, escapa de la sombra. / Julio González

El día 12 de junio, si se cumplen los deseos de Javier Tebas, presidente de LaLiga, el balón echará a rodar oficialmente por los campos españoles. Lo hará, en principio, con un partido entre el Sevilla y el Betis. Hasta ahí, todo sería normal, incluso provocaría la ilusión después de tantas penalidades durante los dos últimos meses, pero no, no tiene nada que ver con la cotidianidad. Las gradas estarán vacías para evitar los contagios; se podrán realizar cinco cambios en cada equipo; los suplentes, en teoría, deberán tener unas mascarillas para protegerse, y quién sabe cuántas cosas más serán diferentes. Jugarán once contra once, es verdad, pero será un deporte bien distinto a lo que se conoce como fútbol, al menos profesionalmente.

Diario de Sevilla ha querido pulsar la opinión de personas bastante significativas relacionadas con el balompié en Sevilla y aquí va una panorámica de lo que piensan al respecto Lorenzo Serra Ferrer, Unai Emery, Joaquín Caparrós o Juanito, dos hombres de fútbol relacionados con cada entidad sevillana. Aunque esto no tiene absolutamente nada que ver ni con el Sevilla ni con el Betis, se trata de ofrecer los puntos de vista sobre el juego en sí, sobre el deporte que aguarda en estas once últimas jornadas del campeonato liguero, si es que finalmente acaban litigándose.

Desde su retiro en Valencia, Unai Emery, tres veces campeón de la Liga Europa con el Sevilla y ex entrenador del PSG y del Arsenal, se encarga de abrir el fuego con su planteamiento. Lo hace introduciendo un concepto: "Una competición exprés". "Todo va a estar muy comprimido y además de las cuestiones técnicas y tácticas va a ser muy importante la respuesta física, a ver cómo responden los jugadores y la respuesta mental en las circunstancias en las que se va a jugar. El equipo que lo afronte con mayor determinación tendrá un punto por delante".

Serra Ferrer se encuentra en la isla de Mallorca pendiente de su familia y de sus negocios particulares, pero tiene un rato para ofrecer su siempre interesante punto de vista: "Si no hay ese entusiasmo, esta pasión, el fútbol no es lo mismo. Es insípido y el jugador lo percibe con su personalidad hecha y formada. Hay que meter la pasión del aficionado. ¿Qué es lo que va a variar? La personalidad, el árbitro y todo el entorno del equipo", expresa el balear antes de su primer apunte sobre lo que espera de este tramo final: "La competición es corta, se prevé un inicio un poco inseguro, a pesar de que todo el mundo tiene muy claro el objetivo por el que peleas. No es lo mismo que iniciar la competición, tienes claros los objetivos, algunos equipos tienen que salir esprintando y aun así mirando de reojo al que viene detrás, no valen pretextos".

Joaquín Caparrós tiene las maletas ya prácticamente hechas para marcharse a Armenia, donde debe seguir el campeonato local para acumular conocimientos en su nuevo trabajo como seleccionador, pero tiene muy claro que esta Liga en España puede ser muy interesante. "El juego no va a cambiar, lo que tú has hecho a nivel táctico no va a variar, pero sí el concepto. El primer partido son tres puntos y tres puntos son la vida. Con un plus económico, que baja de 500 a 300 millones de presupuesto en el caso del Atlético, por ejemplo. Otra cosa es que todos somos personas y ese miedo se tiene, cuando se va a entrenar y demás, y hay que trabajarlo. Luego hay otro aspecto importante, que es el arbitraje. Las tarjetas muchas veces te las condiciona el público; aquí no, aquí será la toma de decisión del árbitro. Pueden ser muy determinantes".

El gaditano Juanito es parte importante en el cuerpo técnico del Córdoba después de haber estado entrenando en Bélgica y también en los escalafones inferiores de su Betis. Él se centra en el fútbol puramente y vaticina, "quizá, un juego con menos transiciones. Los futbolistas han estado parados mucho tiempo, seguro que habrá menos presión y posesiones más largas".

¿UN DEPORTE DIFERENTE?

¿Consideran que puede ser un deporte bastante diferente a lo que todos conocemos como fútbol en el sentido profesional? "A tanto no creo que lleguemos, el fútbol seguirá siendo lo mismo en la esencia, pero el físico no será el mismo". Es la opinión del propio Juanito mientras Emery habla incluso con pasión sobre lo que considera que puede ser algo muy particular. "Va a ser una experiencia única, irrepetible en el tiempo. Por eso lo importante es asumirla y prepararse con las condiciones que les impongan a los equipos para jugarla. Pero en el entrenamiento hay que buscar una experiencia por mucho que sea única hasta ahora y que tal vez no se vaya a volver a repetir".

Serra, mientras, apuesta más al talento, dentro de que también se muestra expectante por lo que pueda suceder. "En relación al espíritu del juego no creo que cambie mucho, el talento es el talento. Con público o sin público no va a desaparecer, el deporte en sí es y seguirá siendo. A unos les repercutirá más o menos, es un fútbol en estado puro, pero después el talento estará presente y el jugador se va a adaptar a las exigencias del juego, del equipo. El equipo que se distraiga se va a ir para el camión".

Su amigo Caparrós lo centra todo siempre en el trabajo, incluso por encima de ese talento al que hace referencia Lorenzo. "Todos los supuestos lo tienen que entrenar, el futbolista sí que lo ha tenido que entrenar visualmente, todo ese tipo de situaciones que se te pueden presentar. Va a ser otra historia, el que se adapte rápido será el ganador, el otro está muerto...".

GRADAS VACÍAS

Aspecto fundamental, la ausencia de aficionados en los estadios. ¿Cómo puede afectar a los profesionales? "Hay que contextualizar el partido en lo que se viene haciendo en los entrenamientos, en cuanto a tiempo de duración del entrenamiento, en cuanto a intensidad en el entrenamiento y la máxima concentración. Porque va a tener mucho paralelismo en cuanto a escuchar voces, a estar interactuando tanto con tus compañeros como con los contrarios. Todo se va a oír abiertamente. El que sepa focalizar la atención y la concentración al juego, el que sepa entrenar llevándolo al partido lo más parecido posible, tendrá un punto ganador". Es la visión de Unai Emery a la hora de imaginarse las circunstancias de los partidos.

A este aspecto del entrenamiento Serra le añade la ventaja para el equipo visitante: "Los profesionales pueden jugar sin público, pero se pueden producir bastantes cambios y los habrá, sale ganando el visitante. El local siempre confía en que el aficionado será generoso y lo ayudará a solventar los momentos malos. Este partido lo ha ganado la grada. Esta pequeña ventaja será para el visitante, pero tienen que salir esprintando. Hay equipos que necesitan calma y saber gestionar bien los 33 puntos".

Caparrós, mientras, lo lleva todo a su experiencia. "Hacía tres sistemas de preparación: amistosos, entrenamiento y competición, porque había que saber convivir con la exigencia de ganar y del público. Eso se puede entrenar, hacerte fuerte y el que lo haya entrenado es el que va a ganar. Creo que va a haber sorpresas. Por estadísticas, cuando tú inicias un campeonato y te colocas líder todos piensan que después les llegará la caída, pero en esta situación no. Una rachita te puede llevar muy arriba. Va a haber sorpresas".Por su edad, lógicamente, Juanito se muestra mucho más cercano a la visión del futbolista. "La ausencia de público hará serenar aún más el juego y la adrenalina será menor, pero eso vendrá bien para reducir las lesiones que se hubiesen producido por el parón tan prolongado", apunta el gaditano.

LA PRESIÓN INDIVIDUAL

Siempre se ha comentado en el entorno del fútbol que hay jugadores que en los entrenamientos brillan sobremanera y cuyo rendimiento baja después, cuando les afecta la presión. El hecho de jugar sin público puede deparar sorpresas en ese sentido. Serra no oculta que sí ha convivido con ese tipo de profesionales. "Es decepcionante ver a un futbolista con buen nivel para que sienta ilusión y pasión y comprobar que no, que le cuesta muchísimo entrar en el partido, coger responsabilidades. Sí he encontrado esto y también al revés, que les cuesta ser autoexigente en el entrenamiento y en cambio en el partido están en su propia salsa, en el hábitat de mayor felicidad".

"Por supuesto que sí, hay futbolistas que son así, se comportan diferente, la adrenalina lo lleva más arriba. El futbolista de alta competición quiere eso, eso te pone, que te chillen, que te halaguen. Cuando todo es muy paradito sí lo pueden acusar. Pero es entrenable", se reitera siempre en su particular visión del fútbol Caparrós mientras que Juanito admite que "hay jugadores de talento que son capaces de entrenar mal y competir como bestias, y lo contrario. Ahora el jugador que no aguantaba la presión se podrá aprovechar". "Aunque en Primera División normalmente están todos los que saben aguantarla, para eso están las categorías", puntualiza el otrora central bético.

Y Emery también tiene su opinión al respecto. "Hay jugadores que han rendido muy bien en los entrenamientos y cuando llega un partido sentir esa exigencia les provoca bloqueos, no atreverse a hacer cosas, querer pasar de puntillas, no exponerse a que algo salga mal. Esa barrera se reduce ahora también, la presión va a estar, pero habrá un cierto sentido de liberación al no sentirse tan observado en el propio estadio, aunque seguirá estando la televisión".

SORPRESAS

Nueva cuestión, la posibilidad de que puedan producirse sorpresas en estas once jornadas, de que haya equipos con una trayectoria opuesta a la que han mantenido en una competición llamémosla normal. Juanito no puede ser más conciso a la hora de abrir el fuego en este aspecto. "Los buenos son buenos hasta con los ojos vendados. No creo que haya muchas sorpresas", asegura contundente. Serra abre la puerta a cambios en esas trayectorias. "Messi seguirá siendo el mejor seguro, pero puede haber cambios considerables. La gente no está mentalizada, cree que hay tiempo suficiente, y será una competición muy corta y el que se equivoque en uno sólo puede perderlo todo si miramos la zona de abajo o la media para acercarte a Europa. Además, los que están jugando Champions tienen que continuar y quizás confían en su talento, pero cuidado, que el talento solo no vale".

"Yo creo que va a haber sorpresas tanto por la parte de abajo como por la parte media para entrar en Europa. Los buenos jugadores seguirán siendo los mejores, pero también habrá que ver cómo es la adaptación para ellos", sostiene Emery para que Caparrós cierre este apartado con firmeza: "Ojo, pueden haber cambios drásticos y aquel equipo que no se adapte lo puede pagar caro. Y el que vaya desde el principio llegará antes. Va a haber cambios tanto arriba como abajo".

CINCO CAMBIOS

La última cuestión tiene que ver con las sustituciones. Cinco cambios, el 50% de los futbolistas de campo de un equipo, pueden conducir al equilibrio en lo físico entre las escuadras. Amante de las rotaciones en sus plantillas, Emery le da una tremenda importancia a esto: "Se van a jugar muchos partidos muy concentrados y va a ser muy importante saber gestionar bien los cambios, las alineaciones sin bajar de rendimiento. El que mejor sea capaz de gestionar los onces con sus permutas, el que mejor sepa gestionar las motivaciones y las dedicaciones a una competición exprés creo que puede provocar sorpresas". Caparrós hace especial hincapié en esto: "Aquel equipo que tenga plantillas más completas, para mentalizar de que todos son importantes. ¡Son cinco cambios! Es la mitad del equipo y eso puede variar el transcurso del juego".

Para Serra, en el epílogo del debate, todo conduce a pensar que "será muy emocionante. Será un juego abierto, sin miedo de buscar la portería sí o sí, pitando a tope. Lo de los cambios lo han salvado en relación a utilizar sólo tres tiempos muertos. Se exige que no haya dudas, sin miedos, todo estará centrado en alcanzar la victoria para los objetivos. Dará más frescura, el 50 por ciento de un equipo tiene mucha influencia".

Gradas vacías, presión de los futbolistas, competición exprés, la labor de los árbitros sin exigencias del aficionado local, los cinco cambios, el calor… Muchas cuestiones para no pensar que todo puede ser diferente. Once contra once, cierto, pero qué fútbol se verá. Si la pandemia lo permite, pronto se saldrá de dudas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios