Deportes

La equidistancia de los 9 puntos

  • El Sevilla está tan lejos de la cuarta plaza que da derecho a la Champions como de la octava tras vencer al Eibar. Emery, con el objetivo virtualmente cumplido.

Con once partidos por delante y 33 puntos en juego, el Sevilla aún aspira a luchar por la cuarta plaza. El reto es harto complicado, porque el poseedor de la misma está realizando una de sus mejores campañas de la historia, si no la mejor. Y está a nada menos que 9 puntos, después de que el equipo de Unai Emery lograra recortarle dos la pasada jornada. Que aún tenga que visitar el Ramón Sánchez-Pizjuán, dentro de dos domingos, unido a la sensación que transmite el Sevilla de Emery de ir a más en el tramo final de la temporada avivan esa esperanza, que parecía ajada tras el empate en Vallecas. Pero, amén de que luchará por esa difícil quimera de la Champions, lo que deja claro la jornada 27 es que el equipo blanquirrojo se ha garantizado virtualmente jugar en Europa una temporada más.

Si parece difícil y muy lejana la cuarta plaza por estar a nueve puntos, lo mismo se podría decir de la octava plaza, en la que figura el Eibar, como el equipo que se queda fuera del límite de Europa. Precisamente el hecho de que los finalistas de la Copa del Rey sean el Barcelona y el Sevilla garantiza prácticamente que el séptimo puesto también dé derecho a disputar la Liga Europa, por la plaza que tiene el fútbol español para el campeón del torneo copero. Así, gane o pierda la final, el equipo de Emery tiene virtualmente conseguido el objetivo marcado por el club, que es la clasificación para un torneo europeo.

Desde una óptica pesimista, por la dificultad que entraña recortar nueve puntos en sólo once jornadas, se puede aseverar que si Emery no logra meter al equipo en la Champions, al menos habrá logrado por tercer año consecutivo la meta fijada por el Sevilla, porque es igualmente complicado alcanzar el cuarto puesto que el octavo clasificado, en este caso el Eibar, recorte esos mismos nueve puntos. En puridad, se trata de ocho puntos más el goal average particular, que le ganó el Sevilla con su triunfo por la mínima del miércoles, ya que en el partido jugado en Ipurúa el resultado fue un empate a un gol.

La clasificación para la final de la Copa del Rey, amén de ser un precioso premio que da la opción a disputar otro título, da lustre a esa clasificación virtual para la Liga Europa. Aun así, dentro del vestuario sevillista no anida otra idea que la de intentar recortar la distancia que lo separa del Villarreal, pese a que el equipo de Marcelino se está mostrando segurísimo en la que se puede decir que es la mejor temporada de su historia en cuanto a puntos.

Concretamente, el Villarreal jamás había alcanzado la cifra de 53 puntos en la jornada 27, ni siquiera cuando fue subcampeón de Liga en la temporada 07-08, en la que llevaba a estas alturas 50 puntos. El extraordinario curso que está realizando el equipo de Marcelino, que sólo ha perdido cuatro partidos, hace más difícil aún el reto de recortar esa distancia de nueve puntos. Pero el Sevilla lo va a intentar y tiene plena fe en sus posibilidades, sobre todo viendo las prestaciones a más del grupo, impulsado para la próxima visita al Getafe por haber recortados dos puntos a su directo enemigo.

El equipo blanquirrojo está impulsado por la confianza de verse seguro en casa y por la clasificación para la final de la Copa. El engranaje de solidez va a más y ahora tiene por delante el reto de ganar por fin un partido a domicilio en la Liga, un feo borrón más que una asignatura pendiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios