Economía

Andalucía suma 20.000 afiliados más pero también 18.000 nuevos afectados por ERTE

  • El paro sube en la comunidad en 1.097 personas, un dato malo pero mejor que el español y que el del año pasado

  • Las suspensiones temporales de empleo llegan a 90.000 en el primer repunte desde abril

Dos trabajadores preparan la apertura de un bar Dos trabajadores preparan la apertura de un bar

Dos trabajadores preparan la apertura de un bar

En lo laboral, noviembre deja un dato de paro malo pero bastante mejor que el del mismo mes de 2019 y una buena evolución de la afiliación, que lleva cinco meses consecutivos de fuertes alzas pero aún está lejos del nivel previo a la crisis del coronavirus. Aunque lo más preocupante es el repunte de los ERTE por primera vez desde abril, con 18.312 afectados más. La región pasa de 71.841 suspensiones de empleo en octubre a 90.153 en un solo mes. Y de ellos hay 46.110 personas acogidas a ERTE gracias al real decreto del 29 de septiembre.

El número de desempleados sube en 1.097 personas (+0,11%), hasta 966.504, un alza menor que la nacional (+0,53%) y mucho mejor que la de 2019, cuando hubo 7.501 nuevos parados. Los afiliados son, por su lado, 20.081 más, hasta sumar 3.095.658, un alza abultada que tiene muchísimo que ver con la agricultura. El número de jornaleros que trabajó en noviembre superó en 19.135 al que había en octubre, una cifra que compensó el hundimiento de la hostelería, con nada menos que 20.935 trabajadores menos en el régimen general.

El hundimiento del empleo en la hostelería es compensado por un buen mes en agricultura

El año pasado ya se redujo mucho la afiliación en esta actividad, pero menos, en unas 17.000 personas y desde un punto de partida de mayor nivel de empleo.

Salvo la hostelería, casi todos los sectores suben el número de afiliados en el régimen general, con educación en cabeza (7.299), el comercio (5.907) –que pese a las restricciones crea empleo, aunque unos 1.000 menos que en 2019– y la administración pública, con 2.658 más. Sorprende que entre las pocas actividades que retroceden esté sanidad y servicios sociales, con 836 afiliados menos. Y también sorprende el aumento del número de autónomos en 1.811, hasta incluso alcanzar su número un récord de 547.060, algo a lo que seguramente han contribuido las prestaciones por cese de actividad y las ayudas al colectivo.

En lo que respecta al paro, la evolución es similar: fuerte bajada en agricultura (-4.123), moderadas caídas en industria (-441) y construcción (-509) y subidas importantes en servicios (4.013) y en el colectivo empleo anterior (2.157), una categoría esta última en continuo crecimiento en los últimos meses y que indica la incorporación de mucha gente que no ha trabajado nunca o que lleva mucho tiempo sin hacerlo al mercado laboral.

Por provincias, la evolución es coherente con todo lo anterior: las agrarias Jaén, Córdoba y Almería son las que mejor se comportan y las turísticas Málaga, Huelva y Cádiz las que peor, tanto en paro como en afiliación. Sorprende el caso de Granada, que pese a las mayores restricciones eleva la afiliación (+850) y reduce el paro (-218). Es verdad que el número de personas en ERTE sube a 11.625 (+4.629), pero la cifra está muy lejos de los más de 50.000 de abril.

Por lo que respecta a la evolución interanual, en noviembre hay 171.899 desempleados más que hace un año, el incremento más alto en ese mes desde 2008. Por lo que atañe a la afiliación, hay 41.661 trabajadores menos que hace un año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios