Economía

Andalucía cierra 2020 con 191.000 parados más y se asoma al millón

Una empleada de una heladería recoge la terraza Una empleada de una heladería recoge la terraza

Una empleada de una heladería recoge la terraza

En octubre de 2015, Andalucía registró un hito largamente anticipado por el entonces Gobierno de Susana Díaz, pero que no terminaba de llegar. Por fin, tras una crisis brutal que empezó en 2008, bajaba del millón de parados. A partir de entonces, poco a poco, la región se fue alejando de esa cifra y terminó 2019 en 777.934. Era una cifra aún no aceptable pero mejor.

Pues bien, la pandemia ha terminado por tirarlo todo por la borda y la comunidad cierra 2020 con 969.437 parados, tras un diciembre en el que subió en ese mes por primera vez desde 2009, en 2.933. En un año, se han sumado al desempleo casi 200.000 personas, en concreto 191.503, la cuarta parte del total español y el peor dato también desde 2008, debido sobre todo al brutal impacto del confinamiento de marzo y abril. Desde entonces, la región solo ha podido restar 8.860 parados en la estadística.

Teniendo en cuenta que los meses de enero son malos para el empleo y el de 2021 lo será aún peor, no es de extrañar que volvamos al millón de desempleados. El año pasado ya se registraron casi 30.000 nuevos inscritos en las listas del SAE.

Los afectados por ERTE son más de 100.000 tras elevarse la cifra en 12.000 en diciembre

Todos los sectores registran cifras terribles: la agricultura suma 21.084 parados, la industria 8.457, la construcción 12.764 y los servicios 117.209. Además, el colectivo sin empleo anterior no deja de crecer mes a mes y en un año lo ha hecho en 30.989, cifra que recuerda a los peores años de la crisis anterior. En diciembre, dos sectores que parecían resistir mejor se han dado un batacazo: la industria suma 2.326 parados en 30 días y la construcción 6.994. La campaña navideña hace que baja el paro en los servicios, pero en solo 5.475 personas, el menor ritmo en diciembre desde 2008.

La afiliación evoluciona mejor que el paro

En lo que se refiere a la afiliación a la Seguridad Social, los datos son mejores que los del paro, pero siguen siendo malos. La región ha perdido 51.018 afiliados en 2020, hasta sumar 3.124.354, una cifra que supone una cierta recuperación respecto a los 193.847 que se perdían en el plazo de un año en el mes de mayo. En cualquier caso, esos más de 50.000 empleos desaparecidos suponen la vuelta a cifras negativas, algo que no se conocía desde 2012.

En diciembre, el dato ha sido aparentemente bueno: 28.696 afiliados más. Pero solo lo es aparentemente, ya que es el peor en diciembre desde 2012 y porque todos los puestos de trabajo creados pertenecen a la agricultura, que suma 31.194 cotizantes más con la campaña del olivar a plena marcha. Sin este factor, se hubieran destruido 2.498 empleos, algo insólito en un mes de diciembre.

El último mes del año deja 2.933 parados más y 28.696 afiliados más, todos en agricultura

La debacle anual, por otro lado, sería mucho mayor si no fuera por los ERTE. En diciembre se vuelven a superar los 100.000 afectados (102.613), 12.460 más que en noviembre. Además, suben algo las prestaciones para autónomos por cese de actividad, hasta 62.958 a 31 de diciembre. Si no fuera por estos factores, el empleo se habría reducido en 216.589 personas. Y el paro estaría en 1.135.008 personas, que es igual a decir que hay 1,1 millones de personas que no están trabajando de forma efectiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios