Economía

Deoleo se salva gracias a la banca

El presidente y consejero delegado de Deoleo, Ignacio Silva, durante la junta de accionistas en Madrid. El presidente y consejero delegado de Deoleo, Ignacio Silva, durante la junta de accionistas en Madrid.

El presidente y consejero delegado de Deoleo, Ignacio Silva, durante la junta de accionistas en Madrid. / Fernando Villar

Deoleo ha vuelto a evitar su disolución gracias a la entrada de la banca acreedora en su accioniariado, donde tendrá un 49% dentro del proceso de refinanciación de pasivo de 575 millones de euros, que tendrá efecto en la primera mitad de 2020.

Así lo aseguró el presidente de Deoleo, Ignacio Silva, en su discurso ante la junta general de accionistas, en la que también se han abordado una operación acordeón por compensación de pérdidas, la segregación del patrimonio y la liquidación de Deoleo Preferentes.

Plan de negocio de cinco años

"Hoy es un día clave para este proyecto", afirmó Silva, cuyo discurso remitió a la CNMV. Silva resaltó que el acuerdo alcanzado con las entidades financieras acreedoras salvará a la compañía" y le dotará de la estructura financiera necesaria para poder ejecutar su plan de negocio en los próximos cinco años.

Silva se mostró "firmemente convencido" de que el acuerdo alcanzado con la banca es el "adecuado" para garantizar la viabilidad futura del negocio y dotará a la compañía de un nivel de endeudamiento "sostenible".

"Esto se logra por la reducción drástica de la actual deuda financiera sindicada del grupo y una rebaja en el coste de intereses para el grupo en aproximadamente un 60%", explicó el presidente de Deoleo.

Reducción de la deuda

La deuda asciende a 575 millones de euros y se reducirá en primer lugar con un pago con los importes obtenidos en la ampliación de capital (una cantidad de entre 40 y 50 millones de euros, en función de si la ampliación queda suscrita total o parcialmente).

La deuda restante se dividirá en dos partidas: una constitutiva de la deuda sostenible; esto es, la deuda que Deoleo podrá atender a futuro "sin mayores problemas", con un importe inicial aproximado de 242 millones de euros.

El resto, unos 282 millones de euros, serán capitalizados por sus tenedores, de forma que las entidades acreedoras del grupo pasarán a ostentar en conjunto el 49% de la titularidad del negocio de Deoleo.

Operación acordeón

Respecto a la operación acordeón, el presidente de Deoleo resaltó ante sus accionistas que es un "paso necesario" para restablecer el equilibrio patrimonial y empezar a avanzar en la reducción de la deuda financiera que actualmente soporta la compañía.

Dicha operación conllevará la reducción del capital a cero para la compensación de pérdidas y un aumento de capital simultáneo por un importe de 50 millones de euros con el objetivo de restablecer el equilibrio patrimonial y obtener fondos para el repago de parte de su deuda.

CVC, accionista mayoritario de la firma, se ha comprometido a asegurar hasta 40 millones de euros, en el caso de no haber suficientes suscripciones por parte de accionistas, inversores y titulares de participaciones preferentes. 

Accionistas minoritarios

Silva señaló que en caso de que CVC suscriba acciones adicionales a su parte proporcional, lo hará una vez que el resto de accionistas haya tenido la oportunidad de participar en la ampliación de capital, incluidos los preferentistas e inversores que hubieran adquirido derechos de suscripción de los accionistas.

Para llevar a cabo dicha operación Deoleo tiene que liquidar su filial Deoleo Preferentes, con lo que la cuota liquidativa de las participaciones preferentes no dará derecho a sus titulares a cobro alguno.

"La sociedad no tiene por tanto margen para hacer algo distinto al respecto. Hacerlo hubiera supuesto premiar a los tenedores de las preferentes con un valor que correspondía a sus accionistas", destacó Silva.

No obstante, explicó que para intentar mitigar de alguna forma la pérdida sufrida por estos inversores, Deoleo les permite participar en el aumento de capital propuesto, una vez que los accionistas hubieran ejercitado su derecho a participar en la ampliación, respecto de aquellos derechos no ejercitados.

De esta forma, aquellos tenedores de preferentes que tuvieran interés en hacerlo podrán suscribir eventualmente nuevas acciones sin necesidad de adquirir derechos en el mercado.

Nueva estructura corporativa

En el marco del proceso se aborda además una reestructuración organizativa del grupo Deoleo, que supondrá la creación de una serie de sociedades filiales a las que se transmitirán todos los activos y pasivos de Deoleo y que serán las que asuman el desarrollo de la actividad de la compañía en el futuro.

Estas sociedades de nueva creación estarán participadas en un 51% por Deoleo y, por lo tanto, de forma indirecta por todos los accionistas e inversores que acudan a la ampliación de capital, mientras que las entidades financieras acreedoras asumirán el 49% restante una vez que hayan capitalizado parte de su deuda.

Emisión de 'warrants'

Silva ha explicado además que la compañía prevé emitir warrants a favor de los accionistas minoritarios que tengan reconocido el derecho de suscripción preferente, pero no tengan la condición de inversores profesionales.

"Se trata de una solución que les permitirá potencialmente participar de los beneficios que la restructuración aporte a la compañía, manteniendo derechos económicos por un 10% y concediéndose estos sin coste alguno", apuntó.

Silva señaló que los warrants otorgarán a sus tenedores el derecho a participar en una revalorización futura de Deoleo que se ponga de manifiesto, por encima de determinados umbrales, con ocasión de su venta, fusión o de una operación similar. "Un reconocimiento novedoso que no cuenta con apenas precedentes en operaciones similares", afirmó.

Situación operativa

Además, Deoleo prevé un cierre de ejercicio "positivo" después de haber registrado un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 19,3 millones de euros en el tercer trimestre del año.

Silva explicó a los accionistas que el nuevo plan de negocio que ha puesto en marcha la compañía ya ha empezado a dar síntomas de recuperación.  Silva desveló a los accionistas la nueva hoja de ruta de la compañía para los próximos cinco años, que cuenta con cuatro pilares estratégicos como son la calidad, la apuesta por sus marcas, mayor presencia internacional y la creación de valor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios