Economía

Empresas aceiteras urgen a invertir más en promoción para dar salida a la producción

  • Sovena, Migasa, Oleoestepa y Acesur ponen de manifiesto la necesidad de ganar mercados para evitar vender el producto a precios bajos

Gonzalo Guillén (Acesur), Álvaro Olavarría (Oleoestepa), Gabriel Estévez (Sovena) y Antonio Gallego (Migasa) Gonzalo Guillén (Acesur), Álvaro Olavarría (Oleoestepa), Gabriel Estévez (Sovena) y Antonio Gallego (Migasa)

Gonzalo Guillén (Acesur), Álvaro Olavarría (Oleoestepa), Gabriel Estévez (Sovena) y Antonio Gallego (Migasa) / José Ángel García

Empresas industriales punteras en el sector del aceite de oliva alertaron ayer de la urgente necesidad de incrementar la inversión en promoción. Ganar consumidores, dicen, es la única forma de dar salida a una creciente producción española y mundial que lleva tres años ya por encima de los tres millones de toneladas (la nacional rozará los 1,8 millones esta campaña) y que en un corto plazo podría llegar a los cuatro millones, con España como principal motor. Sin promoción, sólo hay una forma de venderlo todo: bajar los precios.

Esta fue la idea sobre la que giró la mesa redonda 'Situación actual del mercado del aceite de oliva', celebrada en el marco de las jornadas de la empresa de servicios agrícolas Conatech. En ella, el director de Compras de Aceite de Oliva de Grupo Sovena, Gabriel Estévez, comparó el caso de la almendra en Estados Unidos con el del aceite de oliva en España. “Allí, el sector invierte 100 millones de dólares (unos 90 millones al año) en promocionar el producto, mientras que aquí son entre siete y ocho para el aceite, que se pueden duplicar con ayudas europeas. En cualquier caso, son 10, 12 ó 15 veces menos de financiación”.

En la misma línea, Antonio Gallego, director comercial de Migasa, llamó al sector a “no llorar” –en referencia a las últimas protestas de las asociaciones agrarias por los bajos precios– “y gastarse el dinero en promoción”. Y, como Estévez, también recurrió a la comparación: “Por cada litro de aceite de oliva pagamos un impuesto verde; pues bien, esta cantidad es un 50 o un 60% superior a lo que destinamos a promoción. Nos partimos la cabeza llorando y nadie habla de que hay que subir el dinero para promoción”.

Gonzalo Guillén, CEO de Acesur, recordó por su lado que las patronales Asoliva y Anierac han propuesto aportar 24 euros para la promoción del producto en el seno de la Interprofesional (organismo que agrupa a todos los eslabones de la cadena), “y los productores no han querido”. “Los industriales sí queremos aportar más, porque es la única manera de darle estabilidad al producto”, dijo. Gallego llamó, por su lado, a enforcar ese dinero a los nuevos mercados: “ahora, el 35%-40% de la inversión es en España y eso no cabe en cabeza humana”.

De hecho, en los países mediterráneo está descendiendo el consumo por los nuevos hábitos –se cocina menos en casa y se usa menos el aceite como ingrediente–. Hay que sustituir mercados, “y eso a priori es bueno porque en los países no tradicionals se vende más caro”, afirma Gonzalo Guillén.

En la jornada también intervino Álvaro Olavarría, director general de Oleoestepa, que se declaró “optimista” sobre el futuro del sector y que llamó la atención sobre otro reto, que en gran medida ha provocado la bajada de precios del último mes: la necesidad de gestionar grandes volúmenes de producción. “Ha habido mucho desorden en las tareas de recolección; en un momento dado, no hubo bodegas suficientes para almacenar aceite, ni camiones para transportar y eso provocó la tormenta perfecta”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios