Economía

Microsoft, Ubuntu y... Sevilla

  • Bitnami apuntala su expansión incorporando al vicepresidente de la tecnológica Canonical para dirigir el equipo de ingeniería de la pujante 'startup' andaluza.

Jefe de User Experience y director de Programación de Microsoft, jefe de Ingeniería de Canonical y vicepresidente de Ubuntu, el sistema operativo de la multinacional tecnológica con sede en la Isla de Man. Y ahora director de Ingeniería de Bitnami. Rick Spencer zanjó esta primavera más de 15 años en cargos de responsabilidad de las mencionadas multinacionales para embarcarse en la expansión de una empresa tecnológica con base en Sevilla y sede en San Francisco que ha cautivado a las más poderosas compañías de la revolución digital y no para de crecer. Tanto, que el principal cometido de Spencer es guiar al departamento de ingeniería, el más relevante de la startup mitad sevillana, mitad californiana, para posibilitar un crecimiento exponencial y contrarreloj que les debe permitir doblar objetivos en cada uno de los próximos dos años.

Spencer gestionaba equipos internacionales y con el giro que ha dado pretende dotar a Bitnami de los mecanismos necesarios para asumir un crecimiento que analiza como "muy rápido". "Dirigí un equipo que se convirtió en un grupo de 300 personas; ahora tenemos gente en Sevilla, San Francisco y repartida por el mundo". A pesar de mantener una sede en Sevilla, considera que "en funcionamiento nos parecemos mucho más a cualquier startup americana que a una empresa tradicional. Bitnami es algo distinto porque mantiene una oficina física en Sevilla. Vengo de trabajar con gente de todo el mundo, cada uno en su país. Me gusta la idea de trabajar en mi propia casa. Pero en cuanto a los empleados no he encontrado gran diferencia, la gente aquí trabaja duro. La mayoría son de Sevilla, una ciudad preciosa, con mucho sol y la playa cerca. Trabajan mucho y están a gusto. Cada día les compramos la comida y comemos juntos, tienen aquí café y bebidas a disposición, y se les dan clases de inglés para mejorar su nivel", explica.

Pero, ¿qué lleva a un alto directivo de una empresa puntera a embarcarse en una empresa que, por mucho que esté creciendo a ritmo vertiginoso, tiene un tamaño muy inferior?: "Me interesaba mucho el tipo de tecnologías que desarrolla Bitnami. Conocía a Erica (Brescia, cofundadora junto al sevillano Daniel López) de hace mucho, y a través de ella conocí a Daniel y a la compañía. Ahora estamos llegando a nuevos mercados que nos permiten crecer muy rápido, vamos a necesitar más gente, y creo que vamos a doblar actividad y resultados cada año en los próximos dos ejercicios". "Llevaba muchos años en Canonical (matriz de Ubuntu, referencia de sistema operativo de código abierto) y dejaba muchos amigos pero realmente me interesaba esta compañía y trabajar con Daniel. Me encanta la oportunidad de trabajar la tecnología, su desarrollo, y no fue una decisión tan difícil. De hecho me he traído a mi mujer y mi hija a Sevilla en verano, para que conocieran la ciudad", añade.

El cambio, en el fondo, no es tan acusado. "Depende del tipo de reto y de que quieras estar haciendo siempre lo mismo o no. Construir un nuevo equipo me atraía muchísimo y volver a una startup de verdad también". "Y seguramente Bitnami es más conocida en San Francisco y en otros sitios que aquí", apunta. "Es una empresa poco usual por su vínculo con Sevilla. Y cada empleado tiene una pequeña participación en Bitnami, no creo que sea algo frecuente en España". Más aún, se reúnen todos los empleados al menos una vez al año en una localización distinta cada vez. "La última reunión fue en Málaga, antes se celebró en San Francisco y en otros sitios. Es una semana en la que estamos juntos todos los que componemos la empresa, intercambiando impresiones sobre márketing, programación, etc. Tenemos workshops, charlas..." A final de septiembre, "cuando pase el bootcamp (curso intensivo que celebran en su sede de Sevilla para seleccionar nuevo personal) y se incorporen nuevos empleados, haremos el encuentro de este año", avanza.

Spencer, bermudas y camiseta arrugada a propósito, creció en Filadelfia, estudió en Washington y trabajó en Seattle, pero no se considera de cambiar mucho si no merece la pena. "Trabajé en Microsoft en Seattle casi 10 años, un año en otra empresa (Windermere Services, una inmobiliaria de lujo también en Seattle) y después en Canonical, al principio desde casa y los últimos dos años en Washington. Quiero quedarme el tiempo necesario de hacer crecer el equipo y escalar los proyectos de Bitnami", comenta mientras reconoce que dirigirá el principal departamento de la empresa desde la capital estadounidense. Desde su casa: "Es como me gusta trabajar". Y desde allí dirigirá los dos equipos de ingeniería, localizados en San Francisco y Sevilla.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios