Economía

El Príncipe pide un "entorno propicio" para crear empresas innovadoras

  • Administraciones y empresas apoyan el impulso de viveros de excelencia que generen empleo sólido y ayuden a superar la crisis.

Comentarios 8

Más de 400 emprendedores de España y Europa se dieron cita ayer en Sevilla para aprender de los máximos representantes de centros europeos y americanos de incubación empresarial. En el I Congreso Internacional de Viveros de Empresas, que fue inaugurado por el príncipe Felipe, los viveristas asistieron a una demostración de apoyo a su actividad por parte de las administraciones y las grandes empresas. Todos coincidieron en reivindicar un nuevo modelo económico basado en el emprendimiento y la innovación como herramientas para superar la crisis y generar empleo sólido.

El príncipe Felipe reclamó un "entorno propicio que facilite el nacimiento, crecimiento y maduración de nuevas empresas" e insistió en que hay que ponerse las pilas para captar a los inversores y el capital riesgo "que circulan por el mundo buscando buenos proyectos". Para atraerlos pidió la consolidación de "infraestructuras de calidad", tanto públicas como privadas, y sugirió un "salto cualitativo" de los viveros tradicionales hacia otros basados en la excelencia. En este punto coincidió con el presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Manuel Teruel, con el presidente de la Cámara de Sevilla, Francisco Herrero, y con el director general de la Fundación Incyde, Javier Collado -instituciones organizadoras del congreso de Sevilla-. Éstos explicaron que los viveros de la red Incyde comienzan ahora una "nueva andadura" con el objetivo de convertirse en incubadoras de alta tecnología basadas en la innovación. De hecho, buscan crear viveros temáticos, como el aeroespacial que ya se ha ubicado en Vigo, o el aeronáutico, que quiere instalarse en Sevilla.

En este contexto, el alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, añadió que el congreso, cuya celebración en el Campus EUSA culmina hoy, servirá para "tomar buena nota de los modelos de trabajo del país líder en incubación empresarial, EEUU". Y es que la cita contó con las ponencias de representantes del MIT, el Instituto Tecnológico de Massachusetts, y de la mayor aceleradora de empresas del mundo, Masschallenge, ubicada en Boston. Enrique Shadah, director de la Oficina de Relaciones Internacionales del MIT, insistió en que "no hay un modelo que sirva en un país y pueda transplantarse en otro, sino que cada sociedad debe generar el suyo". Confesó que el secreto del éxito del MIT es la "interrelación que propicia entre todas sus disciplinas", así como la mezcla de "estudiantes, profesores, investigadores, emprendedores e inversores" con la meta de potenciar la innovación. Actualmente, cuenta con 11.000 alumnos (el 60% de posgrado) y 1.000 profesores.

Por su parte, Akhil Nigam, fundador y presidente de Masschallenge, explicó que por su aceleradora pasan cada año 128 empresas de nueva creación de todo el planeta y animó a los emprendedores españoles a entrar en la que denominó como "la mejor universidad de start ups del mundo". El plazo para presentar las solicitudes culmina el 2 de abril. Este "campamento intensivo de aprendizaje" nació en 2010 y desde entonces ha acelerado a 500 empresas (el 89% sigue funcionando), que han generado 4.000 empleos, 200 millones de facturación y han recibido 470 millones de financiación.

La presidenta de Microsoft España, María Garaña, puso el acento en que en España y Europa hay muchas iniciativas fragmentadas de apoyo a los emprendedores, por lo que urgió a unir voluntades. Un tema en el que coincidió con la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que pidió "tejer alianzas" para aunar esfuerzos a la hora de dar ese impulso, que no puede recaer sólo en la administración o en las grandes empresas. Díaz presumió de que Andalucía tiene uno de los ecosistemas de apoyo al emprendimiento "más potentes" de España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios