Economía

El campo andaluz mantiene las protestas pero admite un mejor clima de diálogo

  • Planas promete que en Andalucía no perderá con la nueva PAC pero no retira el decreto de convergencia

  • UPA, con nuevo secretario general, se desmarca del comunicado conjunto de las organizaciones agrarias por discrepar con algunos de sus puntos

Planas y los representantes de las organizaciones agrarias, justo antes de la reunión Planas y los representantes de las organizaciones agrarias, justo antes de la reunión

Planas y los representantes de las organizaciones agrarias, justo antes de la reunión / Juan Carlos Muñoz

El ministro de Agricultura,Luis Planas, vino ayer de gira por Sevilla con los agricultores andaluces en pie de guerra por el decreto que acelera la convergencia entre agricultores de una misma región productiva (hay 50 en España). Primero estuvo en el congreso de UPA Andalucía, donde fue elegido secretario general Cristóbal Cano (hasta ahora secretario en Jaén), en sustitución de Miguel Cobo; después en Canal Sur para una entrevista y finalmente se reunió con las asociaciones agrarias Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agro-Alimentarias.

Es la primera vez que el ministro se reúne con el sector andaluz desde que el 8 de octubre éste reclamara un encuentro tras comprobar que el borrador del decreto podía ser muy perjudicial para los intereses de muchos agricultores. Y, al menos según la percepción de algunos de los asistentes, mantuvo una actitud más abierta al diálogo. Juan Rafael Leal, presidente de Cooperativas Agro-Alimentarias admite “un buen feeling” en la reunión y afirma que Planas promete que Andalucía no perderá fondos en la fotografía final de la PAC. Si es así por la convergencia, se compensará con ecoesquemas (pagos por la buena conservación del medio) más adaptados al modelo andaluz y los pagos redistributivos (capping).

Sin embargo, el Gobierno mantiene el decreto de convergencia, las ayudas de 2021 y 2022, y solo acepta negociar 2022 en conjunción con el periodo de la nueva PAC, hasta 2027. Este factor es el que lleva al campo a continuar con las movilizaciones. Ricardo Serra, presidente de Asaja, reclama “hechos” y no solo un mejor clima, algo que cree que se está produciendo por “la presión y la unidad de acción del sector”. Para Serra, en realidad “nada ha cambiado”. “El ministro no puede ser el árbitro, tiene que hacer propuestas, necesitamos saber cómo prevé que se configure el modelo de regiones”, algo que es fundamental para la futura configuración de la PAC ya que de ello dependerá que haya más o menos transferencia entre comunidades.

El nuevo secretario general de UPA Andalucía se estrenó, por otro lado, produciendo una grieta en la unidad de acción del sector. La organización que dirige Cristóbal Cano –quien en un principio se había mostrado a favor de la convergencia aunque luego cambió de postura al comprobar los datos– no suscribió el comunicado de Asaja, COAG y Cooperativas Agro-Alimentarias –muy parecido a las notas de las últimas semanas– al no estar de acuerdo con algunos de sus puntos, entre ellos la mención a que “80.000 agricultores perderán (por la convergencia) al menos, un 10% en dos años” y la mitad y unos 40.000 entre el 20% y el 40%; y la alusión a la reducción de 50 a 5 o 7 regiones “que prevé el Ministerio”, según la nota. Cristóbal Cano afirma que estas dos alusiones no se ajustan a la verdad y añade que lanzará un comunicado propio hoy. En cualquier caso, UPA sí está en contra del decreto de convergencia y pide mecanismos de “discriminación positiva” para favorecer a ganadería y cultivos leñosos con poca superficie y derechos altos.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios