Economía

Las gasolineras automáticas suponen ya el 9% de las independientes de Andalucía

Una gasolinera automática de Ballenaoil. Una gasolinera automática de Ballenaoil.

Una gasolinera automática de Ballenaoil. / M. G.

Las gasolineras automáticas de Andalucía suponen ya el 9% del total, según un estudio de la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae), que contabiliza únicamente las gasolineras independientes y descarta las gasolineras de los híper mercados y las cooperativas agrarias. Así, Aesae pide a las Administraciones locales que no impongan nuevas trabas que limiten el libre mercado y la transformación digital del sector.

Desde Aesae ven este incremento como una señal de que el mercado de la distribución al por menor del carburante está cambiando y que la apertura total del sector es inevitable. Con este aumento, la patronal pide a las Administraciones competentes que no pongan barreras al libre mercado ni a la transformación del sector, y que promuevan, así, la modernización, competencia en línea con los posicionamientos de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC).

Según los datos que maneja la Asociación, Andalucía es la tercera Comunidad Autónoma con más estaciones de servicio automáticas de España, con un total de 171 puntos. Únicamente le supera Cataluña (276) y la Comunidad Valenciana (197). Sevilla es la provincia que más gasolineras tiene de este tipo con 46, seguida por Cádiz (38), Málaga (29), Córdoba (14), Jaén (13), Granada (11), Almería (11) y Huelva (10). En relación con el porcentaje de penetración de este modelo por provincia, solo tres superan el porcentaje de penetración nacional (10%) de este modelo: Cádiz (16%), Sevilla (12%) y Málaga (10%). En el resto de las provincias, la penetración es inferior a la media: Jaén (7%), Córdoba y Huelva (6%), Granada (5%) y Almería (6%).

Sin embargo, Aesae teme que este crecimiento se vea afectado por las trabas que pretende aprobar la Junta de Andalucía con la excusa de la normativa de accesibilidad universal. Pretende eximir a las estaciones tradicionales de garantizar la accesibilidad de personas con movilidad reducida, por “tener supuestamente personal, sin tener en cuenta las barreras arquitectónicas, que siempre son el gran obstáculo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios