Planes Todas las actividades que podrás hacer en la Noche en Blanco y sus precios

Economía

La tercera jornada de la huelga de Ryanair deja 307 retrasos pero no obliga a cancelar ningún vuelo

Un avión de Ryanair despegando del Aeropuerto de Jerez.

Un avión de Ryanair despegando del Aeropuerto de Jerez. / Manuel Aranda

La séptima jornada de huelga en agosto de los tripulantes de cabina de Ryanair convocada por los sindicatos USO y Sitpla ha ocasionado este miércoles retrasos en 37 vuelos en los aeropuertos andaluces de Málaga y Sevilla, donde no se ha producido ninguna cancelación.

Según ha informado USO, hasta las 19:00 no se había cancelado ningún vuelo de la aerolínea irlandesa con origen o destino en España y se habían contabilizado un total de 307 retrasos.

Destacan por volumen de demoras los aeropuertos de Palma de Mallorca (102) y Barcelona (60), seguidos de Madrid (28), Ibiza (22), Alicante (21), Málaga (20), Sevilla y Valencia (17 cada uno) y Gerona y Santiago de Compostela (diez cada uno).

Los retrasos en Andalucía han afectado a nueve salidas y once llegadas en el aeropuerto de Málaga-Costa del Sol y a siete de los despegues y diez de los aterrizajes programados en el de Sevilla.

El sindicato USO ha denunciado en los últimos días casos de "esquirolaje" de la compañía aérea, a la que acusa de operar vuelos en aeropuertos españoles con tripulaciones basadas en otros países para vulnerar el derecho a huelga de los trabajadores.

Por su parte, Ryanair señaló este martes en un comunicado que, "como consecuencia de las huelgas mal secundadas" por dos sindicatos de tripulantes de cabina en España, desde la aerolínea no se espera "ninguna interrupción en su operativa" de 3.000 vuelos diarios en agosto y septiembre. Asimismo, recordó que ya ha concluido un acuerdo laboral con CCOO, "el principal sindicato español de tripulantes de cabina".

Esta convocatoria de huelga de los tripulantes de cabina de Ryanair, la tercera en lo que va de verano, está previsto que se repita de lunes a jueves hasta el próximo enero ante la negativa de la aerolínea irlandesa a negociar un nuevo convenio colectivo.

La protesta se suma a los paros convocados a finales de junio y durante gran parte de julio por USO y Sitcpla, que han provocado cancelaciones y retrasos en los aeropuertos españoles en los que opera Ryanair, especialmente en Barcelona-El Prat y Palma de Mallorca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios