Economía

El mercado laboral sevillano pierde fuelle y registra una peor primavera que en 2017

  • Genera unos 12.000 empleos en marzo, abril y mayo, casi 6.000 menos que en el ejercicio pasado

El mercado laboral sevillano pierde fuelle y registra una peor primavera que en 2017 El mercado laboral sevillano pierde fuelle y registra una peor primavera que en 2017

El mercado laboral sevillano pierde fuelle y registra una peor primavera que en 2017

El mes de mayo forma parte de la temporada alta en la provincia, junto con marzo y abril, y es muy raro que los datos laborales sean malos. El de 2018 no ha sido una excepción y ha sido bueno, pero no espectacular. De hecho, se confirma que los extraordinarios datos del año pasado, con más de 6.500 nuevos empleos sólo en mayo y más de 17.000 si sumamos también marzo y abril, fueron una excepción. Mayo de 2018 deja 3.033 desempleados menos, hasta un total de 194.998, y 2.441 afiliados a la Seguridad Social más, hasta 719.795. Las cifras están lejos de los mencionados 6.534 empleos generados en ese mes en 2017 y las 4.955 personas que abandonaron las listas del paro en ese mismo periodo. Si añadimos marzo y abril, en 2018 se incorporaron al mercado 11.820 nuevos ocupados en esos tres meses, frente a los 17.549 del año pasado, casi 6.000 menos, y abandonaron las listas del desempleo 9.881 personas, frente a las 15.372 personas de 2017.

Además, en el mes de mayo la capital deja sólo 351 desempleados menos -una cifra exigua si se compara con el conjunto de la provincia y con los 1.108 desempleados menos del año pasado- hasta dejar 71.404 parados.

Con todo, y pese a la desaceleración, todo entra dentro de la lógica. No son datos que reflejen una expansión fuerte del mercado laboral, pero al menos sí sostenida y son más o menos equiparables a los de hace dos años. Eso se refleja en dos factores: las actividades que crean empleo y la evolución de los contratos. No hay ninguna que específicamente tire del mercado. Ninguna genera más de 1.000 afiliados a la Seguridad Social nuevos, con la construcción en cabeza con 869 afiliados más (y 542 parados menos, el que más reducción porcentual registra tras servicios). La gran mayoría de actividades crea empleo, pero sin pasar en general de 300 nuevos empleos, y entre los que destruye está uno importante: la hostelería, con 464 menos, que acusa el fin de la Semana Santa y la Feria de la capital. Siguen en máximos los autónomos: son 108.560, el 15% del total de trabajadores en Sevilla. En cuanto a los contratos, la firma de unos 1.500 menos que en mayo del año pasado refleja un menor dinamismo que en 2017, pero también es cierto que los indefinidos crecen a un ritmo del 20% respecto a mayo del año pasado. Se trata de una constante en los últimos meses, lo que refleja un cierto asentamiento de la estructura laboral.

Por sexos, la brecha hombre-mujer se sigue agrandando: entre ellos baja el paro en 1.992 en un mes (-2,44%) y entre ellas, en 941, tres veces menos (-0,81%). En el cómputo anual, la tendencia es similar (ver gráfico).

Más en general, en el plazo de un año se nota una clara desaceleración en la caída del paro: de 26.513 parados menos entre mayo de 2016 y mayo de 2017 se pasa a 7.840 un año después, un bajón considerable. Menor ha sido, afortunadamente, la del empleo: de 26.667 afiliados más se ha pasado a 19.445, la segunda mejor cifra de la recuperación tras la de 2017.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios