Economía

Las compras online se consolidan estas rebajas tras el estado de alarma

  • La nueva normalidad condiciona a los compradores que prefieren adquirir los productos en la web antes que desplazarse a las tiendas físicas.

Las rebajas de julio de la nueva normalidad. Las rebajas de julio de la nueva normalidad.

Las rebajas de julio de la nueva normalidad. / Josué Correa

Las rebajas, típicamente iniciadas en julio, se han adelantado este año en miles de comercios con unos descuentos diferentes a los habituales. Las caídas sufridas por el sector textil durante el estado de alarma unidas a las medidas de distanciamiento de la nueva normalidad modifican el modo de actuar de los consumidores y las normas aplicadas por las tiendas. 

La cuarentena provocó que el sector retail experimentase caídas de hasta el 70% en algunos casos. Se vieron especialmente afectadas las ventas primaverales, que tradicionalmente son las mejores del mercado por comprender días clave como son la celebración del Día de la Madre y el Padre, la Semana Santa y el Puente de Mayo, entre otros.

Descuentos agresivos

Las previsiones apuntan hacia el lanzamiento de descuentos agresivos de hasta el 70%, con los que las marcas intentarán dar salida al stock acumulado durante el invierno, pero también animar a los consumidores a comprar y "salvar la temporada". Algunos consistorios, en aras de apoyar el comercio local, han lanzado también sus propias iniciativas.

La incertidumbre económica derivada de la pandemia del coronavirus no pone fácil la recuperación de las ventas en este sector. El hecho de que muchas familias estén en ERTE o directamente hayan perdido su trabajo hace prever un incremento de la tasa de desempleo del 14% al 20%.

Las ventas online se imponen

Si bien las rebajas en las tiendas físicas han caído respecto del año anterior, no ha ocurrido lo mismo con las rebajas online. En concreto, las cifras que se manejan revelan una caída de entre el 20% y el 40% en los comercios físicos; mientras que las ventas virtuales han llegado a aumentar hasta el 40% respecto de la temporada de 2019 en algunas cadenas.

Los números no sorprenden si tenemos en cuenta que España ocupa el cuarto puesto de la Unión Europea en transacciones de este tipo. El perfil de comprador más habitual lo encarnan los hombres menores de 25 años. Por otra parte, hay que tener en cuenta que la adquisición online es menos impulsiva, es decir, mucho más meditada. Hasta tal punto que el 93% de los consumidores comparan antes de comprar online.La toma de conciencia sobre las posibilidades de contagio ha tenido mucho que ver, a pesar de que los negocios cuenten con sistemas de desinfección de las prendas. Otro cambio que se observa está relacionado con el tipo de ropa que se compra. El consumidor actual no acude a eventos, ferias y, en muchos casos, tampoco a su lugar de trabajo físico. Esto hace que la clase de prenda sea otra.

Más indicios de recuperación

La apertura de fronteras permitirá incrementar la facturación. Y se prevé que en las zonas costeras este aumento sea superior. Por no hablar de que hasta 2 de cada 4 españoles esperan al periodo de rebajas para comprarse ropa. Este año podrán disfrutar de mayor variedad y mayores descuentos.Para acabar hay que tener en cuenta otro dato más: el 62,5% de consumidores compra por el mero hecho de encontrarse con un producto rebajado, pero no porque lo necesite. En todo caso aquí entran en juego también otros factores como la influencia de la publicidad. Tal es así, que tres de cada cinco españoles consideran que los anuncios son capaces de condicionarles. Y hasta el 70% de los encuestados reconoció haber "caído en la tentación" después de ver un anuncio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios