Economía

Un impuesto del 5% por teletrabajar, la propuesta de Deutsche Bank para compensar a los trabajadores esenciales

Según un informe de Deutsche Bank se plantea un impuesto del 5% por teletrabajar. Según un informe  de Deutsche Bank se plantea un impuesto del 5% por teletrabajar.

Según un informe de Deutsche Bank se plantea un impuesto del 5% por teletrabajar.

En el último informe de estudios Whast we must do tu rebuild -Lo que debemos hacer para reconstruir-, realizado por la entidad bancaria Deutsche Bank, se facilita la receta para que el auge del teletrabajo no deje en la estacada a los empleados que tienen y ejercen esta opción.

La propuesta consiste en aplicar un impuesto del 5 % sobre la nómina de los empleados que pueden teletrabajar y están recibiendo su salario íntegro. La idea es redistrubuir ese porcentaje hacia los trabajadores esenciales que más duramente se han visto golpeados por la pandemia del coronavirus.

¿Quién es el responsable de esta propuesta?

El analista Luke Templeman, quien aleja de este gravamen a los trabajadores autónomos y los de salarios más reducidos, trata también, en el amplio informe de 83 páginas, temas como la reforma del sistema capitalista, el papel de las criptomonedas, la fiscalidad y las novedades e imposiciones que la Covid-19 está marcando en el mundo laboral actual.

Templeman considera que el impuesto del 5 % deberían asumirlo las empresas, sin afectar al salario a percibir por aquellos empleados que pueden teletrabajar. No obstante, "el tributo correría por cuenta del empleado si la empresa contratante proporcionase un puesto de trabajo físico y fuera el trabajador el que, con independencia de las recomendaciones sanitarias vigentes, decidiera desarrollar sus tareas a distancia".

Beneficios

La tasa propuesta se justifica en que "aquellos que pueden trabajar desde casa reciben beneficios financieros directos e indirectos y deberían pagar impuestos para suavizar el proceso de transición". Porque, continúa con su análisis, "los trabajadores que son lo suficientemente afortunados de poder 'desconectarse' de la economía cara a cara se lo deben a los que asumen el riesgo del coronavirus por salarios bajos".

Pese a que las cifras que baraja el banco alemán justifican que ese hipotético impuesto tendría recorrido mucho más allá de la pandemia, los cálculos de Deutsche Bank no tienen en cuenta los costes adicionales como internet, electricidad, teléfono, calefacción o aire acondicionado y material propio que los teletrabajadores están asumiendo en la mayor parte de los casos.

Apostar por la conectividad

Si en algo ha puesto énfasis la pandemia es en la realidad tecnológica de la población. En cuanto al derecho fundamental a la conectividad, se señala en el informe, "que la pandemia ha demostrado cómo los "ricos" son más resistentes que los "pobres". Mucho de esto se basa en la brecha entre los dos grupos en función de su acceso a la tecnología. La división en los EE. UU. es más profunda según la raza y la ubicación (vida urbana versus vida rural). Para reducir esta desventaja, hay que apostar por una visión que desarrolle iniciativas que cubran más de la mitad de los hogares sin conexión de banda ancha y un ordenador".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios