Efemérides

El AVE Sevilla-Barcelona celebra su décimo aniversario

  • Supuso toda una novedad y conectaba Sevilla con Barcelona en cinco horas y 40 minutos.

Un AVE en la estación de Santa Justa de Sevilla. Un AVE en la estación de Santa Justa de Sevilla.

Un AVE en la estación de Santa Justa de Sevilla. / M.J.L. (Sevilla)

El AVE que conecta Sevilla con Barcelona se inauguró el 9 de enero de 2009. Pasa, aparte de por Málaga, por Córdoba, Puertollano, Ciudad Real, Zaragoza, Lleida y Tarragona.

En aquel entonces el precio medio de los billetes era de 132 euros, pero se podían conseguir en torno a unos 53.

Renfe previno alcanzar una ocupación de 70% al finalizar ese mismo año 2009. Sin parada en la capital, el usuario comenzó a tener la posibilidad de ahorrarse 50 minutos en el viaje.

Antes de la existencia de este AVE, el tren más rápido entre Barcelona y Sevilla tardaba ocho horas y 20 minutos, mientras que el trayecto hasta Málaga era de 11 horas.

Trenes AVE en la estación María Zambrano de Málaga. Trenes AVE en la estación María Zambrano de Málaga.

Trenes AVE en la estación María Zambrano de Málaga. / m. g.

La novedad llegó de la mano de una monumental obra realizada por Fomento que costó alrededor de unos 92 millones de euros y que consistía en un 'by-pass' entre las vías que conectan Madrid y Barcelona y las que enlazan Madrid y Sevilla.

Primer viaje

Los primeros pasajeros salieron hacia Sevilla desde la capital catalana a las 8:15 horas y el que iba hasta Málaga salió a las 10:30 horas. La vuelta hasta Barcelona partió de Sevilla a las 16:00 y de Málaga a las 16:50.

Los habitantes de Lérida también se beneficiaban por aquel entonces por primera vez de un viaje directo a Andalucía sin pasar por la capital.

Los dos primeros trenes que salieron de la estación de Sants viajaron a media capacidad, el que enlaza con Málaga llevaba 120 pasajeros, de los 310 que puede albergar, mientras que el que lo hacía con Sevilla llevaba a 162 pasajeros.

En ese momento faltaba comprobar la evolución del servicio ya se habían vendido 6.400 plazas para los siguientes dos meses. Renfe decidió ahorrar en el equipamiento de los trenes, teniendo estos menos modernidades que los que recorrían la ruta Madrid–Barcelona.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios