Juan Cruz Ruiz.Periodista.

"Deberían vender sosiego en farmacias y librerías"

  • Cree que su nuevo libro 'El niño descalzo' podría ser "libro de texto de Educación para la Ciudadanía". Apunta que Delibes no quiso dirigir 'El País' "porque en Madrid se practica la caza del hombre".

Comentarios 1

Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa celebraron la aparición de Ojalá Octubre. En El niño descalzo, Juan Cruz Ruiz (Puerto de la Cruz, Tenerife, 1948) evoca tres infancias: la del nieto, su hija Eva, y la del abuelo. Se incorporó a El País desde su fundación en 1976.  Entre 1992 y 1998 dirigió la editorial Alfaguara, tarea que reflejó en el libro Egos revueltos con el que ganó el premio Comillas de Memorias. Paisano de César Manrique, Vázquez Figueroa y Molowny. Autor de Cuchillo de arena y Toda la vida preguntando, entre otros.

-¿Recuerda su primera entrevista?

-Yo tenía trece años y entrevisté a un entrenador de fútbol que era médico. Se llamaba Vicente Gimeno. Recuerdo que para alcanzar el teléfono, que estaba bastante alto y yo era bajito entonces me subí a una silla.

-El niño descalzo. El título de su libro no le habrá hecho gracia a su paisano  Manolo Blahnik, el canario que llevó su colección de zapatos a Nueva York.

-Este libro es una venganza contra los zapateros. Yo era el único niño del barrio que llevaba zapatos. A mi madre le daba pánico que me enfriara por el asma. Un día entré en una carpintería sin zapatos y pisé unos clavos. Me tuvieron que poner la vacuna antitetánica.

-Camus, que fue portero, y el fútbol aparecen en la misma página...

-Igual que Camus, yo le tengo una enorme gratitud al fútbol. Por el fútbol y por la radio soy la persona que soy. Por eso mismo nunca me burlo de los futbolistas, de los aficionados o de los periodistas que escriben de fútbol, algunos muy bien.

-Carlos Fuentes aceptó la analogía: la entrevista es una obra teatral que se representa primero y se escribe después...

-Hablando de teatro, la primera vez que le hice una entrevista a Antonio Buero Vallejo yo venía de una juerga nocturna. Eran las diez de la mañana y cada vez que él me respondía yo me dormía. Lo curioso es que después coincidí otras veces con él y me dormía en todas sus funciones.

-¿Incluido el concierto de San Ovidio?

-Incluido.

-Habla en el libro de un viaje a Bucarest. Blaugrana profeso, ¿fue a entrevistar a Piturca y Lacatus, héroes del Steaua?

-Fui a Bucarest a dar una conferencia. Al chico que me llevó al aeropuerto, un rumano que se llamaba Miguel, le pregunté que cuándo fue feliz Rumanía y me dijo que su país sólo había conocido la felicidad en 1933. Me pareció terrible.

-¿A qué lectores se dirige su último libro?

-A veces digo que es un libro de autoayuda que podría haber sido texto de la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

-Cita a Rulfo: "Vivimos tachando". ¿Qué tacharía?

-El insulto. El insulto está en la génesis de la Guerra Civil española, en el asesinato de Lorca, en la decrepitud de España durante la República y después.

-El libro es una colección de posters: el Che, Kennedy, los Beatles...

-Y Brigitte Bardot saliendo del agua.

-Es para leerlo oyendo música de los Beatles...

-Y Los Relámpagos y Los Canarios, donde estaba Teddy Bautista. Uno de los capítulos lo titulo Yesterday. Yo era de los Beatles y de Raimon. Nos sentábamos a escuchar a Neruda recitando en uno de los discos que nos regalaban los marineros cubanos que atracaban en Tenerife. Esa revolución cubana que con el tiempo se convirtió en una falla histórica.

-Carmen Balcells se murió en plena campaña de las catalanas...

-El sufrimiento que se ha ahorrado con esta derivación independentista anclada en cuestiones del siglo XVIII.

-Habla mucho de Delibes. Pudo ser su primer director en El País en 1976...

-Cuando Ortega Spottorno se lo propuso él le dijo que no venía a Madrid ni para la Academia. Madrid era para él un territorio hostil. En Madrid se practica la caza del hombre y a Delibes le gustaba la caza.

-El libro se lo dedica a Oliver, su nieto. ¿Qué ha sentido al ser abuelo?

-Mi abuelo era como el Che Guevara. Cuando vi que el Che era asmático y había hecho revoluciones, estudió Medicina, viajó por todo el mundo, ¿por qué iba yo a renunciar a hacer muchas cosas por serlo? Mi abuelo también era asmático y domaba burros. Lo recuerdo con su asma, su cachimba, sus dientes.

-¿Paisano del Galdós que nació en Canarias o del Unamuno que allí es desterrado?

-Galdós me parece un escritor importantísimo, pero siempre me ha interesado más Unamuno. Es el Camus del siglo XIX en España en las cosas grandes y hasta en las pequeñas. Me gusta más la poesía que la novela. A mí la novela me resulta un género extraño. El propio Unamuno la llamaba nivola.

-Lo que darían muchos catalanes por ser una isla.

-Espero que esto acabe con un arreglo sosegado...

-Ya lo decía Felipe II: Sosegaos...

-El sosiego se debería vender en las farmacias, las librerías y los supermercados. Hubo un tiempo en el que se encontraba el sosiego en los mercados y en la plaza pública.

-¿El Barça renunció a la independencia con su dependencia de Messi y de Iniesta, una federación con Argentina y Albacete?

-Es una pinza insólita, sí, menos mal que ha venido Sergio Roberto para devolvernos la esperanza.

-Había un Juan Cruz en el Madrid...

-Juan Cruz Sol. Vivía en Azulines, 8.

-Valdano para usted será san Jorge Valdano. Le dio dos ligas al Barcelona en Tenerife, en su tierra...

-Valdano es un sabio con un gran sentido del humor.

-¿Un argentino que se atrajo a los agnósticos balompédicos igual que Bergoglio a los no creyentes?

-El Papa no ha cambiado nada de la doctrina de la Iglesia. Acaba de echar a un obispo por ser homosexual. Podía haber aprovechado esa ocasión. El dogma eclesial sigue impertubable. Ha cambiado el lenguaje, los hechos no, con excepciones puntuales como el tema de Cuba. Desde el punto de vista dogmático seguimos con el discurso de Juan Pablo II. No sé por qué estos papas tienen nombre de coñac, Juan Pablo II de Agustín Blázquez.

-En el libro habla de Juan XXIII...

-Ese icono forma parte de una generación que pensaba que iba a cambiar el mundo. No contaban conque íbamos a tener un Bush, un Aznar...

-¿La memoria la hacen los ausentes?

-Tanto como los presentes. La ausencia presente de Domingo Pérez Minik, de Rafael Azcona.

-En su barrio hablaban inglés y sabían conducir...

-Las dos virtudes se unen en la visión del coche de los Beatles cuando estuvieron  allí de vacaciones. Mi padre condujo desde niño; mis hermanos, mis sobrinos. Todo el mundo en casa menos las mujeres, ya lo hacen mis sobrinas, y menos yo, que sigo yendo en la guagua.

-¿Canarias sigue hermanada con Venezuela?

-Le debemos mucho a Venezuela, pero en ese país existen ahora un feudalismo, un chovinismo propios de cuando nosotros vivíamos bajo el franquismo.

-¿La patria del escritor es la infancia, la suya y la de su nieto?

-Las he juntado las dos. La primera palabra que pronunció mi nieto, antes que papá o abuelo, fue ascensor. Le gustaba uno que había en casa y le salió la palabra un día que fue al médico con su madre. Dijo ¡aió ascensor!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios