Fernando Sánchez-Crespo, ejecutivo "Hemos pasado de trabajar en casa a trabajar desde cualquier lugar"

Fernando Sánchez-Crespo, ejecutivo. Fernando Sánchez-Crespo, ejecutivo.

Fernando Sánchez-Crespo, ejecutivo. / D.S.

Fernando Sánchez-Crespo ha sido ejecutivo en la industria hotelera durante más de 20 años (Husa Hoteles), experiencia de gestión y organizaciones que ha llevado como mánager en Barcelona a los innovadores espacios de coworking de la firma Wojo, nacida en Francia y que ha iniciado su camino en España con unas instalaciones de 8.300 metros cuadrados en Poble Nou y un próximo paso en Madrid y en otras ciudades, con Andalucía a la vista, con la preparación de 48 pequeños recintos. Sánchez-Crespo fue también director ejecutivo y fundador de Ace Cafe Barcelona, del célebre motor-diner con sede en Londres.

-Su firma, Wojo, propone espacios de coworking completos. ¿Qué necesidad percibió que debía atender?

-Wojo es una startup que nació hace cinco año a partir de un proyecto emprendedor lanzado por Bouygues. El concepto es proporcionar grandes espacios de coworking a partir de 3.000 metros cuadrados. Nace para dar respuesta a la forma más flexible de nuestra forma de trabajar. Nace para dotar a empresas y clientes de una flexibilidad con una filosofía de pago por uso. El coworking es una cuestión de espacios de trabajo, de comunidad y de economía colaborativa. Y en 2020, más que nunca, compartir es una de las soluciones para un desarrollo más sostenible. Ofrecemos espacio, ayudamos a distribuir el tiempo en casa, en la oficina.

-¿El coworking es el estilo de futuro, sobre todo ante la precariedad de los jóvenes?

-La flexibilidad, la contención de costes, sumada a la comunidad que se crea en nuestros centros, donde se abren oportunidades de colaboración, son elementos para tener en cuenta a la hora de decantarse por un modelo como el nuestro u otro mas tradicional. Nuestros edificios están diseñados para hacer la vida laboral más fácil y llevadera.

-El coronavirus ha cambiado las reglas del trabajo, ¿pero para siempre?

-Las grandes crisis generan nuevos comportamientos y nuevas oportunidades. Somos muy precavidos en esto, ya que siempre es complicado afrontar una crisis así. A largo plazo todo indica un gran futuro para el modelo de coworking. Cada vez más empresas modificarán su entorno laboral. Hemos pasado rápidamente de trabajar desde la oficina a trabajar desde casa, para luego pasar a trabajar desde cualquier lugar. Entendemos que siempre estaremos trabajando en la oficina, pero reunidos en menor número y de una forma rotativa. Lo que está cambiando es la rigidez del modelo de oficina existente. Nuestros clientes demandan flexibilidad y adaptación. La oficina como servicio.

-¿Qué condiciones han de tener sus locales?

-Buscamos espacios no inferiores a 3.000 metros, en zonas bien conectadas. En los edificios cuidamos los espacios comunes y las terrazas, como vía de escape, así como lugares donde compartir y generar sinergias.

-¿Qué es lo más importante? ¿Un buen wifi y lo demás ya es accesorio?

-Más bien los espacios donde desarrollar proyectos, adaptados a cada uno. Pensamos en lugares donde, además de poder trabajar, tener la posibilidad de conectar con gente de otros sectores. No es sólo un espacio de trabajo colaborativo, también un abanico de servicios para las gestiones del día a día que muchas veces causan grandes quebraderos de cabeza. Estamos hablando de salas de reuniones, servicio propio de restauración, impresión, domiciliación, mensajería. Y nosotros le sumamos clases de yoga, servicio de fisioterapia, coaching. Pensamos en centros muy actuales: plug and play, donde cualquiera puede trabajar desde el minuto uno.

-¿Qué suele pedir un cliente habitual?

-Tener una solución a sus necesidades habituales y lógicas, así como a puntuales imprevistos. Somos los garantes de que se puedan dedicar a su empresa, dejando lo demás a nuestro cargo. Lo que no piden, pero llevamos en nuestro ADN, es el trato con los clientes, por nuestra herencia del sector hotelero. Llevamos el sentido del servicio dentro, a lo que llamamos Workspitality.

-¿El sitio de coworking sería un "lugar para ir a trabajar" para los que no se concentran con el teletrabajo?

-Son espacios vivos donde relacionarse. Lejos de ser una "escapatoria" para los que no se concentran teletrabajando, somos un catalizador de las relaciones empresariales y personales.

-¿Y qué recomendaciones nos daría para los teletrabajadores?

-En casa, todos combinamos varios trabajos, cuidar el hogar, los niños o el gato. Los padres agregaron la labor de profesor durante el confinamiento. La multitarea no suele ser sinónimo de productividad. Para nuestro bienestar y el de nuestro empleador es preferible trabajar en un espacio propio en lugar de en casa, o la combinación de ambos. El futuro pasa por combinar la conciliación familiar del teletrabajo y el sentimiento de pertenencia y relaciones que puede aportar acudir a la sede de tu empresa. A medida que nuestra red crezca tendremos más espacios y ganaremos en proximidad a los domicilios, como poco a poco ocurre en Francia, con 10 establecimientos y más de 300 spots ubicados en hoteles.

-¿Estar rodeado de otros es recomendable o no es necesario?

-Cada persona es un mundo, pero no cabe duda de que las relaciones interpersonales son importantes a la hora de aportar valor en procesos empresariales, como la toma de decisiones, como en momentos de desconexión.

-¿Qué perspectivas de futuro y expansión tiene de su firma?

-Wojo tiene previstas dos inauguraciones en Francia, en Lille y París, y la intención de abrir 1.200 centros en toda Europa para 2022. Stéphane Bensimon, CEO de Wojo, tiene una visión muy clara: la ambición es ser el actor de referencia en workspitality desarrollando, a nivel mundial, una gran red de espacios que creen experiencias laborales únicas enriquecidas con servicios diseñados para potenciar el placer de trabajar, el desempeño y la conexión de talentos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios