José Olea Varón | Presidente del Consejo Regulador de la D. O. Vinos de Granada

"Hay que brindar cada día para no perder la cordura"

José Olea Varón José Olea Varón

José Olea Varón / RAFAEL TROYANO

Fue presidente de la Diputación de Granada, concejal del Ayuntamiento de esta capital y presidente de la Caja de Ahorros de Granada. Estuvo casi dos decenios dedicados a la política activa, hasta que lo dejó todo y se fue a plantar viñas cerca del pueblo donde nació: Alcudia de Guadix. Ahora es presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de los vinos de Granada, puesto desde el que lucha para que la sociedad sepa reconocer la calidad de unos caldos que ya fueron protegidos por Juana La Loca hace más de 500 años.

-¿Hay que brindar por algo en estos tiempos?

-Siempre hay algo por lo que brindar y yo invito a brindar cada día para que como sociedad no perdamos la cordura y mantengamos viva la esperanza en que superaremos la pandemia y sus secuelas, si trabajamos en la misma dirección.

-No hace falta decir que esta pandemia está afectando mucho al sector del vino.

-Sin duda alguna. Nuestro sector está muy vinculado al de la hostelería y el turismo, sectores a los que no les sientan bien las restricciones a la movilidad, restricciones necesarias en cualquier caso para combatir la pandemia.

-El consejo que regula la denominación de origen de los vinos de Granada acababa de nacer cuando ha llegado esta crisis sanitaria. ¿Cómo ha afectado esto al proyecto?

-Como proyecto colectivo, la afectación sólo se traducirá en retardar aquellas acciones de carácter promocional, que por las restricciones se han pospuesto hasta que las actividades presenciales sean posibles. En marzo de 2020 cancelamos la celebración del primer Salón de Vinos con DO Granada, que se iba a celebrar cuando nos confinaron. En estos momentos estamos trabajando para que en el horizonte de 2022, podamos tener a punto un nuevo producto turístico para Granada, a presentar en Fitur, que tiene que ver con los vinos con DO Granada y hacer del vino un atractivo turístico más de Granada.

-Tengo entendido que Juana la Loca ya creó una carta de privilegios para las viñas de Granada.

-Sí. El Privilegio Real del Vino de Granada nace en el año 1505, siendo Reina de Castilla Juana la Loca, y fue refrendado por los sucesivos reyes de Castilla, hasta su abolición en 1812. Dicho Privilegio establecía limitaciones a la comercialización de vinos foráneos en la ciudad de Granada y como consecuencia se estableció, ya en el siglo XVI, un marco normativo de control que regulaba la producción del vino y su almacenamiento en la ciudad de Granada, que se puede considerar como antecedente del funcionamiento del Consejo Regulador de una Denominación de Origen.

-O sea, que el vino de Granada ya tenía su importancia en aquella época.

-Claro. La promulgación de aquel privilegio y su mantenimiento durante más de 300 años nos indica la importancia económica que tenía la producción y el comercio del vino en los albores del siglo XVI y que continuó hasta finales del siglo XIX, que por causa de la filoxera el cultivo de la vid paso de las 40.000 hectáreas a las 1.500 de la actualidad.

-¿Qué tienen los vinos de Granada que no tengan otros vinos de Andalucía?

-Si hay una característica por los que podamos considerar diferentes a los vinos de Granada, al de otros, no sólo andaluces sino de España y Europa (salvo la Serranía de Ronda), es su geoclima. Estamos en el punto de Europa, caracterizado por el mayor número de horas de sol al año y baja pluviometría y al estar las zonas vitivinícolas en alturas entre los 800 y 1400 metros sobre el nivel del mar, la intensidad de los rayos solares es mayor y puesto que los rayos ultravioletas son determinantes en la fijación de los polifenoles del vino, se infiere de ahí que, nuestros vinos tienen mayor riqueza polifenólica que los diferencia del resto.

-Ahora desmiéntame esa teoría que dice que los vinos andaluces son caros con respecto a los riberas o los riojas.

-Nuestros vinos compiten en precio y calidad con los vinos de similar calidad y precio de otras denominaciones. La coletilla de caros, se utiliza o por desconocimiento o de manera interesada por aquellos que no quieren comprometerse con el consumo de los mismos, porque no les encajan en su esquema de negocio.

-Y ahora dígame por qué es bueno que una bodega pertenezca a un consejo regulador de una denominación de origen.

-En un mundo globalizado, en donde la singularidad se convierte en un valor competitivo, las denominaciones de origen son un signo que da singularidad a un producto, del que el Consejo Regulador al certificarlo, se convierte en garante de la especificidad y singularidad del vino. Los vitivinicultores que quiera que sus vinos dispongan de esa distinción de calidad e incorporarles un valor añadido, debe estar en el Consejo Regulador.

-Está el granadino en particular o el andaluz en general comprometido con los vinos que se hacen aquí.

-En el caso de Granada, si el compromiso lo medimos en términos comerciales habría que decir que no. Del vino comercializado, el que tiene denominación de origen Granada no llega al diez por ciento del total. Es indudable que debemos trabajar por superar las barreras que se oponen a que el consumo se generalice y a que un sector que afecta a tres sectores económicos como son la agricultura, la industria y el sector terciario, se convierta, como ya lo fue durante más de trescientos años, en un sector pujante y bandera de la economía granadina.

-Sólo falta decir que el vino es bueno para combatir el Covid.

-Para combatir el Covid lo necesario es unidad de acción en la lucha contra él y al finalizar cada jornada, brindar con un vino. Y si es granadino, mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios