Ángela carmona. Presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género del CGPJ

"Las denuncias falsas de maltrato son un mito"

"Las denuncias falsas de maltrato son un mito" "Las denuncias falsas de maltrato son un mito"

"Las denuncias falsas de maltrato son un mito" / belén vargas

Comentarios 10

-En 2017 fueron asesinadas 51 mujeres en España por sus parejas o ex parejas. En lo que va de año ya son 17, cinco de ellas, en Andalucía. ¿Qué está fallando?

-Todos los asesinatos de mujeres, exista o no denuncia previa, son un fracaso del sistema. Si una mujer no se atreve a denunciar que es víctima de violencia de género es porque no hemos sido capaces de trasladarle la importancia de denunciar y de pedir ayuda. Y si es asesinada y sí denunció previamente su situación, el fallo del sistema es evidente.

-¿Cómo actúa el Observatorio contra la Violencia de Género en este último caso?

-Cuando una mujer es asesinada y previamente ha puesto un pie en un cuartel de la Guardia Civil, un juzgado, un ambulatorio o en cualquier otra institución, intentamos averiguar pormenorizadamante cómo ha sido el proceso y qué ha fallado. Hemos visto casos de falta de coordinación, partes de lesiones que han tardado demasiado en llegar a los juzgados o juicios que no se han cerrado de forma rápida. En todos estos casos se toman medidas para que esto no vuelva a ocurrir.

Echamos de menos la implicación de los familiares y allegados de las víctimas de violencia de género"

-Las denuncias por violencia de género han bajado más de un 9% en Andalucía en el primer trimestre de 2018. ¿No confían las mujeres en las instituciones?

-Si una mujer no confía en las instituciones o no se siente capaz de dar el paso y poner en conocimiento de las autoridades esa situación, lo único que le pedimos es que pida ayuda, que vaya al médico o que se lo cuente a una amiga. Echamos mucho de menos la implicación de los familiares y allegados de las víctimas. Apenas un 2% de los atestados policiales se interponen por la denuncia de un familiar. La violencia de género es un atentado contra los derechos humanos, un delito público y cualquier persona puede denunciar.

-Sí han aumentado las órdenes de protección. ¿A qué cree que se debe?

-El sistema se ha perfeccionado. Los atestados están cada vez mejor confeccionados; es decir, se aportan más pruebas incriminatorias y, por tanto, el juez valora mejor el riesgo que sufre o no la mujer. En este sentido, es muy importante el papel los Fuerzas de Seguridad.

-¿Cómo se actúa ante las denuncias falsas?

-El porcentaje de sentencias condenatorias que se emiten en España por denuncias falsas en casos de violencia de género es de un 0,09%. Es falso eso que dicen que en los juzgados estamos sobrecargados de denuncias falsas y que no podemos proteger a las mujeres realmente maltratadas. Las denuncias falsas de maltrato son mínimas y excepcionales, son un mito.

-El CGPJ va a empezar a contabilizar como casos de violencia de género todas las agresiones y acoso que sufren las mujeres por el hecho de serlo, no sólo en el ámbito de la pareja. ¿Qué le parece este cambio de concepto?

-El convenio de Estambul, que fue ratificado en 2011 por España, ya nos obliga a ampliar el concepto de violencia de género. Aquí hay que incluir delitos como la trata de mujeres, la explotación sexual, los matrimonios forzados, la amputación genital femenina y los delitos de carácter sexual y de acoso por razón de género. En el Observatorio hemos iniciado un estudio sobre asesinatos de mujeres sólo por el hecho de serlo. Por ejemplo, para nosotros el asesinato de Diana Quer es un caso de violencia de género sin lugar a dudas, porque la mataron por ser mujer y prevaliéndose de esa situación de inferioridad que tiene ser una mujer y, además, menor de edad.

-Y a los hombres maltratados, ¿quién los protege?

-Los hombres están perfectamente protegidos por el sistema judicial, pero lo cierto es que la violencia de género es un delito mucho más extendido, sólo hay que ver la diferencia de asesinatos. En 2016, 49 mujeres fueron asesinadas dentro de la pareja. En el caso de los hombres, hubo 10 sentencias condenatorias por homicidio. Siete casos fueron atribuidos a su pareja mujer, y tres a una pareja masculina. La pena en ambos casos es muy similar. En 2015 se incluyó el agravante de género para castigar especialmente los delitos que se cometen sobre la mujer, por lo que sí es cierto que hay una pequeña diferencia en la pena.

-¿Ha leído la sentencia de la Manada? ¿Qué opina?

-He leído la sentencia entera y también el voto particular. Creo que hay que esperar a que la sentencia sea firme y espero que se agoten todas las posibilidades de recursos para que llegue al Tribunal Supremo de Justicia y éste pueda pronunciarse sobre un hecho que ha tenido tanta repercusión social. No puedo opinar sobre ella porque creo en la independencia judicial, pero sí hago una valoración muy positiva de todas las manifestaciones pacíficas que hemos visto estos meses porque, al fin, la sociedad se implica, algo que echaba de menos desde hace muchos años, y dice no a la violencia de género.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios