Jorge Morillo | Educador de calle "El 3 no es por Gordillo, es por la Santísima Trinidad"

"El 3 no es por Gordillo, es por la Santísima Trinidad" "El 3 no es por Gordillo, es por la Santísima Trinidad"

"El 3 no es por Gordillo, es por la Santísima Trinidad" / juan carlos vázquez

En la imagen, Jorge Morillo (Sevilla, 1957) aparece fotografiado junto a un retrato de Juan Pablo II en la iglesia del Santo Ángel de Sevilla. El viernes viajó con una veintena de personas hasta Roma con el firme propósito de tener un encuentro con el papa Francisco y cerrar en el Vaticano con una eucaristía, la número 34, los años que ha estado como educador de la calle con sus escuelas de fútbol para niños sin recursos. Los ha llevado a la playa, de excursión. Cuatro hijos: María Alegría y Fátima, mellizas, Jorge Jesús y Moisés.

-¿Fue más veces a Roma?

-Varias veces. La última, cuando hicimos treinta años del proyecto. Le llevé dos camisetas al Papa. Una se la eché al Papamóvil, la otra se la di a su secretario.

-Siempre lleva la camiseta del Betis. El Papa, cuando era arzobispo de Buenos Aires, tenía un Cristo que le llevaron los sevillistas Scotta y Bertoni.

-No distingo de colores. Le llevo fotografías de las cinco escuelas de fútbol

-Gordillo lo vio en los juveniles del Betis...

-Estaba en la Asociación Deportiva Cross, que jugábamos contra ellos. Yo era delantero centro. Si no se hubiera cruzado el Señor en mi camino, habría sido futbolista, militar o guardia civil. Fue determinante mi familia y el Seminario.

-¿Qué le dio su familia?

-Aprendí dos cosas fundamentales: a ver en todas las personas la parte buena, y muchas ganas de vivir. Hubo una época en la que le tenía miedo a casi todo.

-¿Cómo venció al miedo?

-Con cuatro cosas. Primera, la humildad. Con ella llegas a todos sitios, incluso a ver al Papa, aunque sea una décima de segundo. Confío en el Señor y en su madre. Yo les digo el jefe y la jefa, igual que al demonio le digo el feo.

-¿Y las otras tres?

-La paciencia; la valentía, el Rey me entregó la cruz del Mérito Civil por salvar a un hombre que se intentó suicidar tirándose al río. Y la cuarta, el amor, que no es más que hacer las cosas a cambio de nada.

-34 años en la calle...

-Me llaman misionero del fútbol. 32 años en Sevilla y antes dos en Granada, en el Polígono Almanjáyar.

-¿Qué aficiones tiene?

-Colecciono biblias y rosarios. He hecho 28 años el camino del Rocío con Triana, que es mi barrio, Macarena y Villamanrique. Al papa Francisco le llevo un pin de la Virgen del Rocío.

-A Miguel Poveda lo recibió el Papa...

-Yo no soy un artista, aunque alguien ha dicho de mí que hago realidad lo imposible, le doy sentido a lo que no lo tiene.

-¿Ha recibido ayuda de las instituciones?

-Casi nada. Sólo van a las fotos y los premios.

-¿Dónde llevó a los niños?

-Hemos ido al Bernabéu, al Nou Camp, al campo del Valencia, a la Exposición del Agua de Zaragoza. Las últimas excursiones los he llevado a bañarse a Cádiz, Chipiona y Matalascañas.

-¿Tiene algún ídolo?

-Siempre llevo el número 3, pero no es por Gordillo, es por la Santísima Trinidad. Soy un admirador de Gordillo. Tengo el póster de su despedida, con las medias caídas.

-¿Misionero viajero?

-Fui a Estados Unidos, a Denver, Colorado, con Juan Pablo II. He ido a Italia, a Taizé, a Medjugorje seis veces.

-¿Hizo el camino de Santiago?

-Doce veces por los ocho caminos que existen. El de Francia es el que más me gusta. Recuerdo una eucaristía espectacular en Sobrado de los Monjes, en Coruña.

-¿Su delantero centro?

-Quini y Santillana. Yo iba para medio del montón, pero me puso en mi sitio un entrenador que tuve que era taxista.

-¿Por qué hizo Teología?

-Di clases de Religión en Pino Montano. Estudié Teología Mística, Acolitado y Lectorado. Soy un enamorado de la Iglesia.

-¿Qué hay detrás del balón?

-Muchas cosas. Hice campañas de concienciación de donación de órganos con niños gitanos. Soy optimista por naturaleza. Siempre cuento la historia de dos ranas que se están ahogando en una charca ante la indiferencia de las demás. Una se salva y les dice que era sorda y creía que la estaban animando.

-¿Siempre va de verde?

-Un noventa por ciento de esperanza, un diez por ciento del Betis.

-Cinco de los barrios más pobres de España están en Sevilla...

-Eso es por la desidia y la falta de compromiso de las instituciones, de la sociedad en general. No es posible que sigamos teniendo el asentamiento chabolista más antiguo de Europa, el Vacie. No hay derecho a que haya gente que lo está pasando mal mientras hay que gente que lo pasa demasiado bien.

-¿Qué puede hacer el Papa?

-Yo le diría: mire, Jorge, porque somos tocayos, hay que hacer una encíclica sobre la justificación. Nos justificamos por todo y no hacemos nada.

-¿Usted qué hace?

-Hablar poco y hacer mucho, lo contrario que los falsos profetas. No soy yo, sólo soy una herramienta del Señor. Soy un antilíder, aunque si me presentara a alcalde, barrería. Tengo credibilidad.

-Se cumplen once años de la Eurocopa con el gol de Fernando Torres...

-Recuerdo el gol de Iniesta. Estaba en Lourdes con los enfermos.

-¿Qué le dio la Teología?

-La humanidad de Jesús. Es tan grande que puedo estar con el Opus o la teología de la liberación. La gente necesita un Dios que sea humano, se pueda tocar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios