Alejandro Valero, CEO y fundador de BuscoExtra

"Los robots jamás podrán trabajar de camareros"

Alejandro Valero. Alejandro Valero.

Alejandro Valero. / Carlos Gil

Un emprendedor de éxito a lomos de una bici Alejandro Valero (Granada, 1989) iba en bici cuando acabó de perfilar su idea: una aplicación para poner en contacto a restaurantes y trabajadores con el objetivo de agilizar el proceso de contratación de personal extra en la hostelería. Con estudios de Derecho, este diseñador gráfico se ha convertido en un emprendedor de éxito gracias a los cursos de Google Actívate. La app BuscoExtra, con sedes en Málaga y Madrid, cuenta ya con 14 empleados y ha gestionado en pocos meses más de 27.000 horas de trabajo en España para más de 1.000 personas. Valero suma ya varios premios por su proyecto.

-¿Es verdad aquello que dicen de que España es un país de camareros?

-Más que de camareros, España es un país de bares y restaurantes. Las cifras lo dicen, hay 277.000 bares y restaurantes, más que en todo Estados Unidos. Sí es cierto que toda la población en algún momento de su vida laboral es potencialmente un objetivo de la hostelería. Durante la época de estudios es compatible para sacarse un dinero extra aunque luego la vida laboral vaya por otro lado.

-Sabina dice que en la calle de Antón Martín hay más bares que en toda Noruega.

-El clima favorece mucho y también la cultura. Pero no sólo en España, cualquier país mediterráneo tiene esa cultura de vivir mucho la calle. No me gustaría que el motor de la economía fuera únicamente la hostelería, pero es cierto que es un gran motor que genera beneficios e ingresos. Durante los peores años de la crisis, es el único sector que año a año fue creciendo y paliando un poco los efectos tan adversos de la crisis. No hay que frenar su crecimiento sino profesionalizarlo y apoyar otros sectores.

-¿Se avanza en la profesionalización del sector?

-Sí, se está apostando cada vez más y los hosteleros demandan perfiles profesionales. No sólo es importante ofrecer calidad en el empleo sino también formación para que los trabajadores tengan posibilidades.

-Precisamente, una de las características de su empresa es que lucha contra el fraude laboral.

-Mucha gente nos comentaba lo de precariedad, pero nosotros pagamos lo que dice el convenio de hostelería provincial en cada caso. No hay opción de pagar menos. Estamos profesionalizando un sector porque es lo que dice el convenio, ya para que el bar pague más o menos no podemos hacer nada. Damos de alta al trabajador desde el primer minuto, no hay dinero negro ni un "ven tres horas y te lo pagamos luego". Pero lo que sí tenemos que entender es que hay muchísima temporalidad y un chiringuito de playa en febrero no tiene gente.

-¿Les piden los bares cualidades específicas de los candidatos como que sepan tirar una caña?

-Al no pedir currículum, nos da igual que sean abogados o ingenieros porque nuestra aplicación nació para buscar soluciones rápidas en poco tiempo. Sí que es cierto que buscan gente espabilada o despierta. También hay curiosidades y en Málaga, por ejemplo, nos han pedido espeteros que es algo más complejo de lo que creemos.

-¿Llegará el día en que veamos camareros robots?

"Más que de camareros, España es un país de bares y restaurantes. Hay más que en todo Estados Unidos"

-Habrá trabajos que desaparecerán, pero los robots jamás podrán trabajar de camareros por ese componente del trato, la mirada o el chascarrillo que jamás lo podrá hacer una máquina. En la hostelería se va a aplicar mucha tecnología, pero el camarero no desaparecerá nunca por ese concepto la recomendación o el chistecito con gracia. El autopago va a mejorar y va a hacer que el camarero se centre en la atención al cliente. A lo mejor hay tiradores de cerveza automáticos, pero nadie te va a saber vender mejor el producto que una persona.

-¿Se está perdiendo la cultura de taberna?

-Sí, se está perdiendo un poco la taberna de antes porque así lo demanda la clientela. Lo que antes era Taberna Paco después fue Bar Paco y ahora Gastrobar Paco. Va evolucionando pero como todo. No son modas, son tendencias. Las casas antes eran recargadas con muebles añejos y ahora va todo hacia Ikea. Las grandes cadenas están apostando muy fuerte. Un bar pequeño contra una gran cadena no puede competir en expansión, pero en el producto sí se puede caracterizar mucho.

-Ha quedado claro que España es de bares, pero ¿es país para emprendedores?

-En los últimos años se está apostando mucho pero hay que ir con calma porque nos encabezonamos y parece que todo el mundo tiene que ser emprendedor. Si no tienes una idea parece que no vales y realmente no todo el mundo vale.

-¿Hasta para montar el bar de toda la vida hace falta la etiqueta de entrepreneur?

-Por lo general se dan muchas vuelta a las cosas. Hay mucha parafernalia y mucha nomenclatura americana para algo que es tradicional. Inventar es muy complejo, lo que solemos hacer es reinventar lo que ya existía. Nuestra aplicación son los anuncios clasificados aplicados a la tecnología para hacerlo todo más ágil.

-¿Hacen falta asignaturas de cultura emprendedora?

-Sería algo muy útil acabes o no montando empresa. Son importantes los valores y esa formación básica. No dejaría de ser una asignatura de cómo buscarte las habichuelas. Es algo que espabila un poco y da herramientas. Puede venir bien desde una fase más temprana para ayudarte a encontrar una vocación. Yo no hubiera estudiado Derecho, habría montado una empresa años antes.

-¿Su madre le sigue diciendo que oposite o se busque un trabajo serio de "los de toda la vida"?

-Ya menos porque ve que la cosa va bien. Como no ha habido cultura emprendedora, a los padres cualquier cosa desconocida les da miedo. Lo seguro es hacerte funcionario, pero se normalizará con las nuevas generaciones y dejará de suponer ese miedo porque es una vía lícita y que puede reportar mucho dinero.

-Su idea se le ocurrió yendo en bici. ¿Habría que fomentar más las dos ruedas para generar industria?

-Vamos tan rápido que no nos da tiempo ni a pensar y es importante pararnos y escuchar nuestra cabeza sola como cuando vamos en bici.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios