José Varela Ortega | Historiador "A los viajeros Raymond Carr les llama basura intelectual"

"A los viajeros Raymond Carr les llama basura intelectual" "A los viajeros Raymond Carr les llama basura intelectual"

"A los viajeros Raymond Carr les llama basura intelectual" / José Ángel García

Hijo de Soledad Ortega Spottorno, hija de José Ortega y Gasset, su nieto José Varela Ortega (Madrid, 1944) ha dedicado más de mil páginas a componer un mapa insólito. España. Un relato de grandeza y odio (Espasa) analiza cuatro modelos de español: el militante (1479-1680), el indolente (1680-1780), el decadente (1880-1920) y el apasionado (1790-1860). Patrono-fundador de la Fundación José Ortega y Gasset-Gregorio Marañón, es doctor por la Universidad en Oxford. Sus colegas Manuel Moreno Alonso y Rafael Sánchez Mantero le han abierto puertas por las que transita este libro-río.

-Sorprendió que tan pocos pudieran con tantos...

-En la conquista de América hubo más acuerdo y diplomacia que batalla. Un historiador mexicano dijo que la Conquista la hacen los indios y la emancipación, los españoles. No quita que fuera un esfuerzo ciclópeo de héroes griegos.

"A la Generación del 98 no le importó la pérdida de la guerra. No tuvo nada de quijotesco, fue cínico"

-¿Los dos españolitos del poema de Machado son el militante y el decadente?

-Están los capaces de hacer empresas increíbles, navegaciones inimaginables, y los de la siesta, la fiesta y el dolce far niente.

-En 1519, hace 500 años, coinciden tres reyes jóvenes y poderosos...

-Enrique VIII de Inglaterra, Francisco I de Francia y Carlos I, el gran rey, el emperador. No hablaba español y se hispanizó. Hizo del español el idioma del mundo. Pero su patria era la dinastía, no nos confundamos. Lo que Marañón llama el holocausto endogámico de los Austrias.

-¿El partido Más País se llama así porque se avergüenza de Más España?

-Pues se equivocan. Mire ese personaje que nos gobierna en funciones. Tiene un gurú que le ha dicho que tiene que hablar de España porque da votos.

-¿Granada fue la Iliada y América la Odisea?

-La toma de Granada en 1492 hizo que Enrique VIII hablara muy bien de los Reyes Católicos, las campanas de Roma tañeron durante 24 horas. Fue un hito europeo porque compensaba la pérdida de Constantinopla. El turco era el Maligno, Satán.

-¿La energía de Granada cruzó el charco?

-Hay claves comunes, como el milenarismo. Esa idea de que el mundo se acababa y llegaba una segunda revelación. Algo que compartían los franciscanos y también Lutero.

-¿España es tan desconocida como decía Marx?

-Es un país muy investigado y radiografiado. El problema son los clichés.

-1898. ¿España pierde unas colonias y gana una generación de categoría?

-A Unamuno y a Baroja no les preocupaba mucho. Tienen treinta años cuando se pierde Cuba. El impacto fue mayor para gente más joven como mi abuelo, que tenían 14-15 años. Intenté demostrar sin mucho éxito que lo del 98 no tuvo nada de quijotesco y sí mucho de cínico y calculado. Un Gobierno que prefería enfrentarse a la Marina norteamericana antes que al golpe de su propio Ejército.

-¿El Cid de Charlton Heston o de Pérez-Reverte?

-Me han hablado maravillas del libro. Lo curioso es que en las memorias de Abdalá, el último rey zirí de Granada, libro que recuperan Levi-Provençal y García Gómez, no aparece El Cid una sola vez. Como si en las memorias de Azaña no saliera Franco.

-¿Se rompe España por Cataluña?

-Los gobiernos y las embajadas conocen la realidad. A los paracaidistas los engañaron una vez con vídeos de manifestaciones que no eran en España ni en ese año. No van a volver a engañarlos, porque la mentira en los países anglosajones tiene mucha importancia. Aquí alguien copia una tesis y no pasa nada. Después de lo que pasó entre 1914 y 1945 a los europeos les pone muy nerviosos que muevan las fronteras.

-Cierra los agradecimientos con Raymond Carr...

-Fue mi maestro y el director de mi tesis. No se consideró nunca un hispanista porque nunca vio España como un país raro ni especial. Decía que no le hiciéramos caso a lo que decían esos viajeros, les llamaba basura intelectual.

-¿Qué recorrido va del hecho a la imagen?

-Lo explico gráficamente en la última foto del libro. Una imagen de Madrid en el aeropuerto de Washington y al lado la Torre Picasso.

-¿El español es barroco y romántico?

-El español militante es el emprendedor, el viajero, el emigrante, el que ha transformado Almería de los Campos de Níjar de Juan Goytisolo en la exportación de la ingeniería de plástico. El apasionado es el guerrillero, el bandolero, el torero. Románticos, pero vagos no son.

-¿Qué se dirá de Franco dentro de 500 años?

-Fue un personaje que deshizo la democracia republicana; aunque el último periodo del Frente Popular muy democrático no fue. No era el único interesado en una guerra civil; Largo Caballero no le iba muy a la zaga. Provocó una guerra con más de doscientos mil muertos, con miles de exiliados. A su muerte, España era un país moderno y desarrollado.

-¿Qué recuerda del abuelo (José Ortega y Gasset)?

-Comía en su casa todos los días. Iba a verlo a Lisboa cuando estaba en el exilio, me llevaba al zoo, a ver un elefante que cogía monedas con la trompa. Mi abuelo es inocente de su nieto y de este libro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios