Barómetro de septiembre

El CIS sigue propulsando a Sánchez

  • El PSOE (34%) dobla al PP (17,1%) en estimación de voto

  • Podemos se afianza en el tercer lugar (15,5%), por delante de Ciudadanos (12,9%)

  • El bloque de la izquierda (49,7%) suma más que el de la derecha (37,5%) 

El rey Felipe VI recibe en audiencia al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez), el pasado 16 de septiembre, en el Palacio de la Zarzuela, durante la segunda jornada de la ronda de consultas. El rey Felipe VI recibe en audiencia al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez), el pasado 16 de septiembre, en el Palacio de la Zarzuela, durante la segunda jornada de la ronda de consultas.

El rey Felipe VI recibe en audiencia al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez), el pasado 16 de septiembre, en el Palacio de la Zarzuela, durante la segunda jornada de la ronda de consultas. / Ballesteros (EFE) / Archivo

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha difundido este jueves su barómetro de opinión correspondiente al mes de septiembre. Ileso y hasta rehecho, su investidura fallida y su incapacidad para formar un Gobierno en cinco meses no le han hecho mella a Pedro Sánchez, que se sigue disparando y se consolida como todo un cohete, como un artefacto más o menos pirotécnico: el sondeo le atribuye al PSOE un 34,2% en estimación de voto, más de cinco puntos respecto al resultado en las elecciones generales del 28 de abril (28,68%).

Los socialistas doblan al PP (17,1%9, que mejoraría ligeramente el resultado el 28-A (16,70%) tras el nuevo giro al centro que ha orquestado Pablo Casado tras su batacazo del 28-a, en el que perdió más de la mitad de sus escaños.

Ciudadanos es el gran damnificado del barómetro, que estima que la formación de Albert Rivera se deja tres puntos respecto a los comicios de abril.

Unidas Podemos obtendría un 15,5% en estimación de voto, que es la suma de Podemos (11,2%), En Comú Podem (1%) e Izquierda Unida (3,3%). En este barómetro no se computa a Unidas Podemos sino que las formaciones de Pablo Iglesias y de Alberto Garzón aparecen desagregadas. 

Primer sondeo tras la investidura fallida

Es el primer sondeo que se publica tras la investidura fallida de Pedro Sánchez en julio y refleja el clima de opinión a principios de mes, en pleno tira y afloja entre Unidas Podemos y el PSOE, inmersos en la exigencia de la formación morada de entrar en un Gobierno de coalición, la misma oferta que la formación de Pablo iglesias rechazó en julio (una vicepresidencia y las carteras de Sanidad, Vivienda e Infraestructuras), mientras que los socialistas ya la descartaban por falta de confianza en los que eran hasta hace poco sus socios preferentes.

Sánchez llegó a admitir posteriormente que no dormiría por las noches con ministros de Unidas Podemos en su Ejecutivo, lo que le sirvió a Iglesias para proclamar que su oferta era impostada y que lo que realmente deseaba era que las elecciones generales se repitieran, como así va a ser.

Tras el parón estival, Podemos llegó a presentar una nueva oferta programática al PSOE para gobernar en coalición, que también fue rechazada. Los equipos negociadores de ambos partidos volvieron a reunirse los días 5 y 10 de septiembre, justo cuando el CIS realizó la encuesta que este jueves ha salido a la luz.

No obstante,esta consulta a la ciudadanía se ha realizado antes de que que el rey Felipe VI confirmara tras la segunda ronda de consultas que los españoles deberían volver a personarse ante las urnas, con el consiguiente hastío. que se ha traducido en que más de medio millón de personas se han dado de baja hasta el 23 de septiembre en el Instituto Nacional de Estadística (INE) para no recibir propaganda electoral.

En el barómetro de este jueves tampoco hay rastro del nuevo factor que acaba de irrumpir en el tablero electoral, Más País, la formación de Íñigo Errejón, que se plantea extenderse más allá de Madrid y presentarse el 10-N hasta en 13 provincias, entre ellas Sevilla, Cádiz, Málaga y Granada.

La penúltima encuesta del CIS sobre intención de voto se realizó antes de la investidura fallida de julio. Casi un 30% de los encuestados (29,7%) afirmaron directamente que votarían al PSOE, un 11,6% que optarían por el PP, Ciudadanos ocuparía el tercer lugar (7.,4%), por delante de Podemos (6,7%). Un 3,3% de los preguntados afirmaron que votarían a Vox.

El sondeo se ha realizado antes de que Felipe VI disolviera las Cortes para convocar el 10-N

Pero los datos de éste y del barómetro conocido este jueves no son en rigor comparables, porque el CIS ha vuelto a cambiar su metodología y ha echado mano de la llamada cocina demoscópica, en la que se cruzan variables como el recuerdo de voto, la estimación de los líderes políticos, la confianza que suscitan y la opinión sobre la situación actual, entre otros. “Nosotros no hacemos cocina cuando no hay elecciones. Ahora sí hay proceso electoral y hacemos proyecciones”, mantiene Tezanos.

Así, el PSOE cae en este barómetro difundido el jueves en 3,5 puntos en intención de voto directo, hasta el 27% de los apoyos.

Llaman también la atención el incremento de la abstención (12,4%9, un 10% en julio) y del voto en blanco, por el que se inclina ría un 2,4%, por un 1,8% en el penúltimo sondeo.

El barómetro de este jueves refleja que el bloque de la izquierda recolectaría un 49,7% de los votos el 10 de noviembre, superando holgadamente al de la derecha (37,5%), lo que depararía de nuevo un escenario empantanado, con una izquierda mayoritaria, pero sin mayoría absoluta e incapaz de ponerse de acuerdo para formar Gobierno. Para quitarle el sueño a muchos, incluido Pedro Sánchez, que podría volver a tener pesadillas con la coalición que le exigirá la izquierda. O medicarse con la derecha...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios