Día de la Constitución

Batet pide una lectura integradora de la Constitución sin usos partidistas

  • El acto principal se ha celebrado la Puerta de los Leones del Congreso de los Diputados por las medidas sanitarias

  • Gobierno y oposición se han arrogado el cumplimiento de la Carta Magna y se han acusado mutuamente de no respetarla

Batet pide una lectura integradora de la Constitución sin usos partidistas Batet pide una lectura integradora de la Constitución sin usos partidistas

Batet pide una lectura integradora de la Constitución sin usos partidistas / EFE

La pandemia por coronavirus ha marcado la celebración más restringida y sobria que ha habido del aniversario de la Constitución, en una jornada en la que Gobierno y oposición se han arrogado el cumplimiento de la Carta Magna y se han acusado mutuamente de no respetarla.

Las tensiones entre la derecha y la izquierda, acentuadas tras la aprobación en el Congreso de los presupuestos con el apoyo de partidos como ERC y Bildu, ha estado inevitablemente presente en esta celebración.

La presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet, ha querido tal vez por eso dar un discurso conciliador en el que ha insistido en apelar al diálogo y a la búsqueda de consensos y ha pedido a unos y otros que dejen de mirar al adversario como enemigo.

En este acto con muchos menos invitados de los habituales -cerca de doscientos- que se celebraba en el exterior y no en el hemiciclo a causa de la pandemia, Batet ha intervenido desde la escalinata de la puerta de los leones para reclamar una lectura "integradora" de la Constitución, que a su vez es "inclusiva". Y ha pedido a todos que no traten de apropiarse de la carta magna convirtiéndola en "bandera y patrimonio partidista".

La democracia y la Constitución "exigen aceptar al otro", le ha dicho Batet a los representantes políticos, a los que ha advertido de las "consecuencias nefastas de considerar al adversario político un enemigo" y de "negarle legitimidad" o asumir "un enfrentamiento constante e incondicional".

Ha recalcado que la búsqueda de consensos para dar respuesta a los problemas de la ciudadanía es la tarea de la política. "Una tarea opuesta al enfrentamiento generalizado entre opciones irreconciliables, a la descalificación del oponente, a la permanente negativa a hallar puntos de coincidencia". Y ha recordado un reciente acto, el homenaje al ex ministro asesinado por ETA Ernest Lluch -al que acudió la portavoz de Bildu- para recordar el éxito colectivo del fin del terrorismo y expresar su deseo de que algún día todos sean capaces de celebrar dicho éxito juntos.

El acto ha durado lo que el discurso de la presidenta, aunque buena parte de los asistentes han permanecido muchos minutos después conversando en la Carrera de San Jerónimo. No obstante, apenas ha habido corrillos entre dirigentes políticos y periodistas como suele ser habitual en esta jornada.

Antes de comenzar el acto, el presidente del Gobierno ha hecho una declaración sin preguntas de los medios en la que ha reclamado a todos el cumplimiento de la carta magna. "Pido a todos los actores políticos, a todos, que celebremos el día de la Constitución, que cumplamos todos los días del año, del primero al último, todos los artículos de una Constitución que salva vidas gracias al estado de alarma y que gracias a los presupuestos elevan al máximo nivel su alma social", ha dicho Pedro Sánchez.

Pero antes de él, el líder de la oposición, Pablo Casado, hacía unas declaraciones mucho más duras en las que llamaba a los "moderados" a dirigir los "designios" de España frente a los "enemigos de la nación", que a su juicio forman parte ya de la "dirección del Estado" tras la aprobación de los presupuestos.

Casado hacía además suyas unas palabras pronunciadas antes por la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, quien ha acusado a miembros del Gobierno de querer "derrocar" la Constitución. Según el líder del PP así lo ha dicho el propio Ejecutivo, por ejemplo el ministro de Consumo, Alberto Garzón, al apelar a la república, y miembros de Podemos que quieren dar el paso a otro sistema.

Igualmente duro ha sido en nombre de Vox su portavoz, Iván Espinosa de los Monteros, quien ha advertido que la Constitución "peligra" con este Gobierno, "el peor de la historia de España, constituido por los mayores enemigos que ha tenido la historia de España".

Y mientras desde la derecha se acusaba al propio Gobierno de no respetar la carta magna, el portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, aseguraba que el texto constitucional está "bajo asedio nada más y nada menos que por dos quintos" del Congreso, en referencia a los diputados del PP y de Vox.

Un acto marcado por la pandemia

El acto ha transcurrido cumpliendo escrupulosamente con las distancias de seguridad entre los asistentes, tanto las autoridades presentes en la escalinata como entre los invitados. Los asistentes han escuchado el discurso de Batet en pie, junto a las sillas que se habían dispuesto en la Carrera de San Jerónimo, cortada al tráfico debido a la celebración pero a la que han llegado algunos gritos de manifestantes.

Restringido a los medios -que solo podían estar en el patio del Congreso y que han seguido por la señal televisada- el acto ha transcurrido con un intenso frío patente en los gestos de los asistentes.

Se ha podido ver al jefe del Ejecutivo hablando con presidentes autonómicos, como los de Galicia, Alberto Nuñez Feijoó, y Andalucía, Juanma Moreno, ambos del PP. Al ex dirigente socialista José Bono le ha saludado brevemente llevándose la mano al pecho. Sánchez no se ha acercado a saludar al líder del PP, Pablo Casado, como lamentaban después fuentes de la dirección popular.

Algunos dirigentes autonómicos comentaban después que han hablado con Sánchez de la situación de la pandemia pero no del tenso clima político actual.

Las cámaras también han mostrado una conversación entre el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y Carlos Lesmes, presidente del Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, cuya renovación sigue pendiente ante la falta de acuerdo entre el Gobierno y el PP. Un acuerdo que como insistían desde el partido de Pablo Casado no está, para nada, cerca de alcanzarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios