Comisión de Justicia en el Congreso

El fiscal general niega que haya habido órdenes políticas a favor del presidente de Murcia

  • José Manuel Maza declara en comisión que "jamás en la vida" el Ministerio de Justicia le ha ordenado ni impuesto alguno de los cambios o relevos en las Fiscalías clave.

José Manuel Maza. José Manuel Maza.

José Manuel Maza. / Efe

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha negado en el Congreso haber recibido órdenes del Gobierno cuando tomó la decisión de oponerse a la imputación del presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, en el caso Púnica, y en los recientes nombramientos que afectan a la cúpula fiscal.

Maza ha comparecido ante la Comisión de Justicia del Congreso a instancias de PSOE y Ciudadanos para dar explicaciones de varios asuntos que salpican a esta institución y que han puesto en tela de juicio la imparcialidad e independencia del Ministerio Público, que hoy ha defendido con vehemencia el fiscal general del Estado.

Tras una primera intervención muy técnica en la que ha desgranado el funcionamiento orgánico de la Fiscalía, Maza ha recogido el guante de los grupos y no ha esquivado ninguna de las preguntas, si bien la oposición no ha quedado satisfecha con sus explicaciones, especialmente con los dos asuntos más polémicos: la oposición a imputar al presidente de Murcia y el relevo en las fiscalías clave.

El fiscal general ha afirmado que no recibió órdenes de nadie para rechazar la imputación de Sánchez, una decisión que avalaron dos informes jurídicos -de la Secretaria Técnica de la Fiscalía y de cuatro fiscales de Sala del Tribunal Supremo-, y con la que él estuvo de acuerdo.

"Mientras sea fiscal general de Estado no voy a permitir en ningún caso que a un ciudadano español, sea político o no, hombre o mujer, mayor o pequeño, se le siga un procedimiento por la fiscalía si yo veo que no hay fundamento para ello, y me da igual lo que se pueda pensar de implicaciones políticas sea por un partido u otro", ha dicho.

Ha reconocido que, en contra del criterio de las dos fiscales de Púnica, dio instrucciones a la teniente fiscal de Anticorrupción, Belén Suárez, para posicionarse en contra de elevar una exposición razonada que el Tribunal Superior de Justicia de Murcia imputara a Sánchez, tras estar respaldado por sendos informes.

"¿Creen que si yo fuera a obedecer una orden de alguien iba a darle traslado a un equipo de eminentes juristas (...) para que me llevasen la contraria y quedar desairado? ¿Lo creen realmente?", ha preguntado a los presentes antes de insistir en que no ha actuado "con seguidismo respecto de nadie".

Maza no ha escondido a lo largo de las más de tres horas de comisión la "rabia" e "indignación" que le ha producido el trato informativo que se le ha dado a esta y otras actuaciones de la Fiscalía "mezclando cosas que no son ciertas", como por ejemplo su intervención en un caso de prevaricación urbanística que afecta al expresidente de La Rioja y vicepresidente del Senado, Pedro Sanz. "Perdonen que muestre mi indignación, pero es que llevo mordiéndome la lengua todos esos días", ha subrayado Maza en una de sus muchas críticas a la prensa.

De manera taxativa, ha negado que diera ordenes directas al fiscal superior de La Rioja para que archivara las actuaciones de la Fiscalía contra Sanz como también ha rechazado presiones desde fuera: "Jamás he consentido ni incitación ni orden alguna".

Maza no se ha salido del guión cuando ha abordado el tema de los nombramientos en la cúpula fiscal al asegurar que "jamás en la vida" el Ministerio de Justicia le ha ordenado ni impuesto alguno de los cambios o relevos.

Es por ello que ha insistido en que todas las renovaciones y nombramientos se han realizado con los criterios de mérito y capacidad, pero también ha pedido comprender que como fiscal general debe contar con total "confianza" en los cargos designados, especialmente en Anticorrupción y en la Audiencia Nacional.

"Necesito en ambas fiscalías un impulso nuevo con mi llegada", ha explicado Maza, y en el caso del cambio en la Fiscalía de Murcia ha recordado que el anterior responsable ha sido relevado por quien fue impulsor de los procedimientos contra la corrupción.

Se ha desmarcado también de las supuestas presiones del Gobierno en el relevo de su predecesora, Consuelo Madrigal, al asegurar que es un asunto que desconoce porque no lo ha vivido.

Todas estas explicaciones no han dejado satisfechos a los portavoces de la oposición, que han criticado su falta de imparcialidad, aunque finalmente no han pedido su dimisión, como venían amenazando en los últimos días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios