Problemas de convivencia

Los vecinos de Tablada piden urinarios para acabar con los orines

  • El distrito rechaza su colocación alegando que los vecinos de la avenida de Juan Pablo II no lo quieren en las entradas de sus pisos

En la avenida de Juan Pablo II coinciden los bloques de viviendas con la trasera de las casetas. En la avenida de Juan Pablo II coinciden los bloques de viviendas con la trasera de las casetas.

En la avenida de Juan Pablo II coinciden los bloques de viviendas con la trasera de las casetas. / Juan Carlos Muñoz

Hartos de las personas que salen de la Feria para orinar en su calles. Ésta es una de las quejas que la Asociación de Vecinos Barriada de Tablada ha trasladado al gobierno socialista sobre la semana de farolillos que arranca esta noche con la tradicional cena del pescaíto. Entienden que la falta de urinarios públicos en condiciones aceptables de mantenimiento y salubridad provoca que muchos ciudadanos hagan sus necesidades en la avenida Juan Pablo II, la calle Alfonso de Orleans y zonas aledañas.

Ante esta tesitura, los residentes proponen colocar más urinarios en la avenida y solicitan que “tengan un mantenimiento constante para permitir que las personas puedan utilizarlos sin peligro alguno para la salud”. En el distrito rechazaron la petición ya que los inquilinos de esa avenida no están de acuerdo en la colocación de los urinarios junto a la entrada de sus viviendas.

Ante la petición de los vecinos de más presencia policial, la delegación municipal de Seguridad reforzará el número de agentes en la barriada y mejorará el control de acceso en la única entrada y salida que existe a través de la gasolinera y la carretera de la Esclusa. La asociación recuerda que el año pasado se produjo una descoordinación entre los policías y los responsables de Tussam, lo que provocó que la línea 41 no circulase los primeros días de Feria por la calle Costillares, dejando a más de 5.000 vecinos sin poder utilizar ese servicio. La petición a los responsables del plan de Movilidad y Tráfico para que el horario permitido sea hasta las doce del mediodía ha sido aceptada.

Denuncian que el año pasado se quedaron 5.000 usuarios sin poder utilizar la línea 41

Otra queja es que en la pasada Feria no se permitió el acceso a la barriada de los servicios públicos y profesionales de primera necesidad. La propuesta de la asociación es que se autorice su entrada y salida por la gasolinera a servicios de butano, reparaciones profesionales, entrega de mercancías o mensajería siempre que vaya debidamente autorizados o identificados. El compromiso del distrito es ajustar esos accesos a los controles.

Por último, solicitaron a los socialistas que para las travesías de la calle Guillermo Jiménez Sánchez se coloquen bolardos en la avenida de la Maestranza, ya que al aparcar los vehículos demasiado cerca de las esquinas deja a los que salen de esas travesías sin ver a los que circulan por la avenida, lo que está provocando accidentes. El Ayuntamiento activó el plan de movilidad la tarde del jueves, con el consiguiente cierre de la barriada. Ayer ya hubo un caos de tráfico en la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios