Obregón se vuelca en su hijo

Ana Obregón habla por primera vez de la enfermedad de Álex

  • La actriz afirma en ¡Hola! que el cáncer que padece y la manera de él de afrontarlo le han dado “una lección de vida” que no olvidará

Ana Obregón y Álex, antes de detectársele la enfermedad a él Ana Obregón y Álex, antes de detectársele la enfermedad a él

Ana Obregón y Álex, antes de detectársele la enfermedad a él / Gtres

El pasado 23 de marzo la vida de Ana Obregón cambió para siempre. La actriz llevó a su hijo Álex al médico porque sufría muchos dolores y allí les dieron la peor de las predicciones: sufría un tumor, como ha declarado a la revista ¡Hola! El joven fue operado de urgencia y dos días después llegó el diagnóstico de la biopsia. No sólo sufría un tumor, sino que además era maligno y del que existían muy pocos casos en el mundo, por eso hizo las maletas y buscó tratamiento en el Memorial Sloan Ketteting Ceancer Centrer de Nueva York, al conocer que allí se habían tratado casos similares. Ahora, siete meses después y tras vivir “una pesadilla”, Ana ha abierto su corazón a la revista ¡Hola! y habla por primera vez de cómo fueron esos primeros momentos, cómo ha vivido estos meses en Estados Unidos junto a su hijo, los motivos por los que han regresado a España y cómo ha cambiado su vida para siempre. “La Ana Obregón artista ya no existe, ya solo queda la madre. La primera se fue y no creo que vaya a volver nunca más”, reconoce.En este más de medio año de calvario, la bióloga revela que sólo ha llorado una vez, cuando le dieron la noticia, ya que no podía derrumbarse para que su hijo tampoco se viniera abajo. Ana se deshace en palabras de amor hacia su hijo, del que afirma que “su fortaleza me ha hecho fuerte”. El hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio estaba tomando “morfina para soportar los fuertes dolores que tenía” antes de viajar a Nueva York. A pesar de lo duro del tratamiento, la actriz explica que “Álex no ha dejado de trabajar, ni de entrenar tras pasar cuatro días en cama, a pesar del veneno que le metían en el cuerpo”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios