Pasarela

Veronica Lario dice que si Noemi fuese hija de Silvio Berlusconi le abriría su casa

  • La hasta hace unos meses segunda esposa del primer ministro italiano habla de su relación con su ex marido en la edición revisada del libro de Maria Latella, "Tendenza Veronica".

Veronica Lario, la segunda esposa del primer ministro de Italia Silvio Berlusconi, sostiene que si la joven italiana Noemi Letizia, de 18 años, fuera realmente la hija de su marido -como se insinuó en un primer momento-, "le abriría la puerta de mi casa, pero no lo es". Veronica Lario, de 53 años, habla de su relación con el que hasta hace unos meses era su marido en una edición revisada de un libro publicado en 2004 y escrito por la periodista Maria Latella, Tendenza Veronica.

La ex mujer del primer ministro asegura que las "mentiras" de su marido fueron las que le decidieron a separase de él, decisión que fue "la última forma de respeto" hacia si misma y que se materializó el pasado abril tras la visita de Berlusconi al cumpleaños de Noemi Letizia en Nápoles. Según la ex esposa de Berlusconi, el primer ministro le dijo el pasado mes de abril: "Sabes, debo partir hacia Nápoles, tengo una cumbre importante sobre el problema de las basuras, mañana pronto..... La enésima mentira", refiere.

Luego, explica el libro, Veronica Lario, se enteró por los medios de comunicación de que su marido, de 72 años, "había participado en un cumpleaños de una adolescente" cuando no había asistido a los de sus hijos. Para la autora del libro, esa semana "fue una de las más difíciles de la vida de Verónica. En pocas horas sucedió de todo, su hija Barbara, ingresada en el hospital San Rafael porque se temía un parto anticipado mientras la madre estaba poniendo fin a la relación más importante de su vida, una historia que duró 30 años, con Silvo Berlusconi". "Pienso que no me quedó otra elección que separarme", explica Lario.

Preguntada por qué no se habla con su marido, Lario es rotunda: "No puedo. Me contaría la enésima mentira y esta vez no la soportaría". Interpelada sobre por qué no se divorció antes, la ex actriz refiere "¿Dirán que lo podría haber hecho antes?. (...) No puedo ser la niñera ni tampoco puedo evitar que haga el ridículo ante todo el mundo. Hace diez años no estaba preparada, hoy puedo decir con la cabeza alta: Me separo de este hombre".

El libro hace alusión al comentario, hace dos años, de Berlusconi a su ministra de Igualdad de Oportunidades, Mara Carfagna: "Si no estuviera casado, me casaría contigo", lo que decidió a su mujer a escribir una carta que dio la vuelta al mundo, una suerte de último aviso a su marido. "Después de haber escrito a mi marido, me siento más sabia, en paz conmigo misma. Es como si hubiera trazado una línea para afirmar que, yo y mis hijos no lo seguiremos. 'Somos cómplices', me decía en febrero de 2007". Y añade: "me he preguntado muchas veces en estos dos años, cuánto tiempo necesitaría Silvio para olvidar la promesa que me había hecho, la de no poner en situaciones difíciles a mi y a su familia. Francamente, no creía que lo olvidase tan rápidamente".

En una sola palabra: "irresistible"

Verónica Lario y Berlusconi se conocieron en 1980 en el teatro Manzoni de Milán, donde ella actuaba, y fruto de su relación -a pesar de que entonces él estaba casado- nació su primera hija, Barbara, en 1984. Un año después llegó el divorcio de su primera mujer y a continuación el nacimiento de otros dos hijos, Eleonora, hoy de 22 años y Luigi, de 20.

El 15 de diciembre de 1990 se casaron en ceremonia civil en el Palazzo Marino de Milán apadrinados por Bettino Craxi, ex presidente de la República. Veronica Lario describió a su marido con una sola palabra: "irresistible", cuando fue nombrado primer ministro en 1994, pero nunca ejerció de activa primera dama, ahora le gustaría, según el libro, buscar un lugar para ella sola, tranquilo, como el que vio en un viaje a Nepal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios