Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Famosos

El dulce presente de Eugenia

  • La duquesa de Montoro vive un momento muy feliz con el magnate de la música Narcís Rebollo

Eugenia Martínez de Irujo disfruta de uno de sus mejores momentos. A la hija de la duquesa de Alba la vida le sonríe, tal y como afirmó hace poco en una entrevista. La duquesa confiesa haber recuperado la felicidad junto a su pareja Narcís Rebollo. Se casaron el año pasado en Las Vegas y aunque en España ese enlace no tiene valor legal, para ella sí que lo tiene. Entre sus planes próximos está organizar una fiesta a modo de celebración.

En cuanto a lo profesional Eugenia disfruta de un momento maravilloso. Acaba de sacar al mercado una nueva colección de joyas de la mano de la firma Tous. Esta colección llamada Talismán tiene como pieza principal el elefante que simboliza la unión que existe entre Eugenia y Cayetana. Según ha dicho la propia Eugenia, un día su hija le pidió un dibujo para hacerse un tatuaje y ella terminó diseñando un elefante. Para Martínez de Irujo la familia lo es todo y ese animal representa a la perfección la unión, el amor y la protección que el núcleo familiar aporta.

Por la vida de la duquesa de Montoro han pasado varios hombres y de todos ellos se ha hecho eco la prensa del corazón. El primer gran amor de Eugenia fue Fran Rivera. Se casaron en la Catedral de Sevilla en 1998 y como fruto de ese matrimonio nació Cayetana Rivera Martínez de Irujo. La unión de Eugenia y Fran tan sólo duró cuatro años y se separaron en 2002 tras numerosos rumores de infidelidades por parte del torero.

Tras la separación a la aristócrata se la relacionó con Nicolás Vallejo-Nágera, que luego se casó con la cantante Paulina Rubio. En 2005 comenzó el romance con Gonzalo Miró, que duró hasta el 2009. Desde entonces no se le conocía a Eugenia pareja estable, aunque a lo largo de estos años la han relacionado con otros hombres como Enrique López, Ignacio Ventosa Albert o con Vicente Dalmau Cebrián- Sagarriga, conde de Creixell y marqués de Murrieta.

Eugenia planea organizar una fiesta a modo de celebración del enlace que tuvo lugar en Las Vegas

Actualmente la única hija de la duquesa de Alba ha encontrado la estabilidad con Narcís Rebollo. Dice que con él ha descubierto un mundo completamente distinto y confiesa que la entiende a la perfección. Es importante en la vida de Eugenia que su actual pareja se lleve bien con su hija Tana, que faltó a la boda celebrada en Las Vegas debido a que el enlace fue algo repentino.

Hace poco la joven tuvo un percance en África cuando se encontraba de voluntariado en Ghana. Por fortuna todo quedó en un susto y sus padres ya están tranquilos al tenerla de vuelta en España. A Eugenia le gustaría que su hija se marchase al extranjero a estudiar y así poder llevar una vida tranquila alejada de los medios. Aunque Tana ha suspendido dos veces la selectividad, para la aristócrata es importante que su hija obtenga un título, pero le da más prioridad a que sea buena persona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios