De moda "Ponte traje": la frase de Barney que siguen los estilistas

  • Este estilismo determina en ocasiones la personalidad, profesión o estatus del personaje y hasta en algunos casos constituyen un código en sí mismos.

Fue Barney Stinson quien terminó concienciando a sus amigos de que vestir de traje te cambia radicalmente la vida. "Ponte traje", era la frase más repetida del personaje más carismático de la serie Cómo conocí a vuestra madre. Y esta sentencia se ha convertido en casi un mantra religioso para los seguidores de la ficción de la HBO. Es cierto que vestir de traje es sinónimo de estatus, algo que nos indica que el personaje del que estamos disfrutando desempeña funciones relativamente importantes. En algunos casos, como en el del propio Stinson, resulta muy complicado saber exactamente qué, pero en otras estos estilismos de chaqueta, camisa y pantalón han dejado tendencias que se han imitado hasta la saciedad, tanto en las ficciones como en la vida.

Personajes como Don Draper, Ally McBeal o el señor Burns serán recordados por sus estilismos con traje

Otros de los personajes que nunca se quitaban el traje eran los trabajadores de la agencia de publicidad Sterling Cooper. A los hombres de la Madison Avenue de Nueva York, también apodados como los hombres malos, lo realmente impactante era verlos vestidos de sport. Trajes a medida, corbatas de marca y pelos engominados dejaron estilismos impresionantes con los que se viaja a las décadas de los 60 y 70 a través de la apuesta de su vestuario. Destacaba por encima de todos su personaje principal, Donald Draper, quien a pesar de su origen humilde parecía que había lucido estos conjuntos desde siempre. Fueron muchos los seguidores que aseguraban que su creador Mathew Weiner escogía un color u otro en función del estado de ánimo del director creativo.

No solamente los hemos podido ver en ellos. La atrevida y díscola abogada Ally McBeal sentó las bases del estilismo worker para las mujeres. Trajes de chaqueta, blusas de grandes solapas y faldas de tubo para dar un aire serio a esta abogada encarnada por Calista Flockhart.

El estilo sobrio inglés queda representado en el investigador más internacional. En Sherlock Holmes vemos trajes confeccionados en tonos oscuros siempre combinados con gabardinas o abrigos de paño. Camisas de mil rayas y hasta complementos como los relojes de bolsillo para dotar a este personaje de la elegancia inglesa que tiene que destilar.

El punto más juvenil lo pone Ed Westwick, el actor que interpretó al famoso Chuk Bass en Gossip Girl. Estilismos arriesgados, pero dentro de los límites de la sobriedad, que dejaba en este joven adinerado del Upper East Side neoyorkino estilismos con trajes coloristas combinados entre sí, elegantes chalecos y llamativos tirantes. Para completar sus estilismos, Bass escogía corbatas y pañuelos a juego de llamativos diseños y de grandes firmas.

Desenfadados y nada atados a lo convencional se encuentran los estilismos escogidos para Eric Northman en la serie de True Blood. El vampiro se decanta por el uso de blazers para superponer sobre camisas desabrochadas hasta el pecho, que siempre decora con llamativos colgantes. Un estilo deportivo que supone otro punto de reinterpretación del traje masculino.

Pero no solamente en series recientes podemos recordar a personajes vestidos de traje. Una característica que casi es indivisible en el caso de algunos de ellos. ¿No se han convertido en un mito difícil de olvidar los estilismos del señor Burns o del periodista Kent Brockman en la atemporal serie de Los Simpson? Otros personajes recordados por este tipo de estilismos son Harvey Specter en Suits o Patrick Jane en su papel de El mentalista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios