Tras la anulación de la sentencia

La Audiencia pone en libertad a los tres acusados del crimen de las cuñadas

  • El tribunal les impone la obligación de comparecer cada 15 días en el juzgado y les prohíbe acercarse a menos de 300 metros de la calle donde se cometió el crimen en La Rinconada

  • La Audiencia destaca para justificar la libertad, además de la anulación de la condena, la "imposibilidad en estos momentos de determinar una fecha" para el nuevo juicio

Los tres acusados del 'crimen de las cuñadas' ante el tribunal Los tres acusados del 'crimen de las cuñadas' ante el tribunal

Los tres acusados del 'crimen de las cuñadas' ante el tribunal / Belén Vargas

La Audiencia de Sevilla ha acordado este miércoles la puesta en libertad de las hermanas Carmen y Rosa Navarro Salguero y de Francisco Javier Muñoz Romero, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) decidiera ayer anular la sentencia que los condenó a 23 años de cárcel a cada uno de los tres acusados de asesinar a Anabel Deza Vázquez, la joven que fue asesinada de 61 puñaladas el 19 de abril de 2016 su vivienda de La Rinconada. La magistrada Esperanza Jiménez Mantecón, que presidió el jurado, les ha impuesto como medidas cautelares la obligación de comparecer cada 15 días en el juzgado y les prohíbe acercarse a menos de 300 metros de la calle Gerardo Diego de esta localidad, donde se cometió el crimen.

El tribunal ha apercibido a los acusados de que incumplir estas medidas cautelares "podrá implicar la modificación de la situación personal acordada y en su caso la deducción de testimonio por la posible comisión de ilícito penal por quebrantamiento".

En un auto al que ha tenido acceso este periódico, la Audiencia de Sevilla recoge como fundamento para acordar la libertad provisional la propia sentencia del TSJA  que acuerda la nulidad del veredicto y del fallo de la audiencia; "la situación personal" a la que llegaron a la vista oral los acusados, que estaban en libertad provisional antes del juicio y el tiempo que han estado en prisión preventiva; así como "la imposibilidad en estos momentos de determinar una fecha cierta y próxima de nuevo señalamiento".

El Alto Tribunal andaluz estimó ayer el recuso de apelación presentado por las defensas de los acusados, los abogados Esperanza Lozano y Diego Silva, y anuló la sentencia y el veredicto del jurado popular, ordenado la repetición del juicio con un nuevo juez y un nuevo tribunal del jurado popular.

El fallo anuló la sentencia de la Audiencia hispalense al considerar que se ha vulnerado el derecho de defensa de los tres acusados por no haberse revelado en la vista oral la identidad de los testigos protegidos.

Los jueces señalan que, pese a los esfuerzos de la sentencia y de los escritos de impugnación de los recursos por parte de las acusaciones para presentar un "cuadro probatorio nutrido de varios elementos", es "rotundamente claro a juicio de la Sala que el único elemento de convicción que merece la consideración susceptible de soportar o fundamentar una condena por los delitos de asesinato objeto de la acusación fueron las declaraciones de los testigos protegidos 1 y 3".

La decisión del TSJA de ordenar la repetición del juicio con jurado popular por el crimen de las cuñadas supone un hito en la Audiencia de Sevilla desde que se instauró la figura del jurado popular en el año 1995. Se trata de la segunda vez que se anula un juicio con jurado y se ordena la repetición de entre los 350 casos que se han celebrado aproximadamente en estos 25 años que han sido sometidos a la deliberación por parte de un tribunal compuesto por nueve ciudadanos de la calle, no por jueces profesionales.

La anterior ocasión en que se anuló un jurado y, por tanto, hubo que repetir la vista oral fue en el año 2004, cuando el Tribunal Supremo ordenó repetir la vista oral contra una madre que había sido absuelta por haber matado a su bebé recién nacido, tras haber alumbrado en una vivienda de la localidad de Camas. El Supremo consideró entonces que el jurado debería haber justificado las pruebas en las que basó su veredicto o, al menos, el motivo por el que no daba crédito a las pruebas de cargo contra la mujer. El juicio se repitió y la madre fue condenada entonces a 16 años de cárcel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios