Desfalco

El Ayuntamiento denuncia en el juzgado al contable de Lipasam

  • Un juez se hará cargo de la investigación al ex trabajador, que ha reconocido el desfalco

Dos operarios de Lipasam introducen un sofá en un camión de recogida de enseres.

Dos operarios de Lipasam introducen un sofá en un camión de recogida de enseres. / D. S.

El Ayuntamiento de Sevilla ha presentado hoy en el juzgado de guardia de Sevilla la denuncia contra el ex jefe de servicio del departamento económico y financiero de la empresa municipal de Limpieza (Lipasam), al que se atribuye un presunto desfalco que en sólo un año alcanza los 80.000 euros, según han confirmado fuentes municipales.

La denuncia contra el contable Manuel M. G. se produce por una presunta apropiación indebida en el ejercicio de sus funciones, hechos que fueron reconocidos por el propio trabajador, que llevaba más de 30 años en la empresa y que habría estado supuestamente desviando dinero desde al menos el año 2010. El juzgado de guardia debe ahora mandar a reparto la denuncia para que sea investigada por uno de los 20 juzgados de Instrucción que hay en Sevilla.

De forma paralela a esta denuncia, Lipasam ha celebrado hoy una reunión extraordinaria de su consejo de administración para trasladar la información disponible hasta el momento sobre los hechos que han sido descubiertos en la investigación interna realizada por la empresa, así como de las distintas actuaciones que la dirección de la empresa ha emprendido desde que se conocieron las graves irregularidades.

La investigación interna previa a la denuncia ha revelado que el modus operandi empleado por el jefe de servicio del departamento económico y financiero de Lipasam consistía en falsificar pagos que vulneraban los procedimientos internos establecidos presuntamente en beneficio personal.

De acuerdo con los resultados de esta primera investigación que han sido reconocidos por el propio trabajador, Manuel M. G. aprovechó supuestamente su responsabilidad y conocimiento en el ámbito de la contabilidad de la empresa para desviar dinero a sus cuentas personales, a través de falsificaciones de pagos en determinados momentos del año en su beneficio personal.

El trabajador usó procedimientos que lograron vulnerar todos los controles y auditorías de la empresa. En algunos años, la cantidad apropiada alcanzó los 80.000 euros, tras simular varios pagos de 15.000 y 20.000 euros.

En su estrategia, el funcionario creaba un asiento contable con todos los datos reales menos el número de cuenta, que era el suyo, duplicando el concepto de trimestres anteriores. También se investiga si empleó otras cuentas bancarias en el desfalco.

La cuantía total que haya podido desviar y desde cuándo lleva realizando esta práctica será algo que deberá concretarse en el marco de la investigación judicial que ahora se iniciará. Las irregularidades han sido detectadas en el marco de los procedimientos de control implantados por la empresa. Según el Ayuntamiento, no hay indicio alguno de que estas irregularidades hayan afectado a terceros como proveedores o que haya tenido incidencia alguna en contratos realizados por la empresa municipal de limpieza.

El Ayuntamiento activó el protocolo para la prevención y detección de delitos, al tiempo que se produjo la desvinculación laboral de este trabajador, que ejercía como responsable de contabilidad de la empresa desde hace más de 30 años.

El trabajador ha reconocido, firmado y recogido en el momento de su salida de Lipasam, su responsabilidad en los hechos, exonerando de la misma a cualquier trabajador de Lipasam.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios