Matricidio

Once años de cárcel para el joven que mató a su madre de una paliza en Alcalá de Guadaíra

El acusado de matar a su madre en Alcalá de Guadaíra El acusado de matar a su madre en Alcalá de Guadaíra

El acusado de matar a su madre en Alcalá de Guadaíra / Juan Carlos Muñoz

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a once años de cárcel a Henry W. V. acusado de asesinar en noviembre de 2018 a su madre, de 49 años de edad, en la vivienda donde ambos convivían enAlcalá de Guadaíra, todo ello tras el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado popular el pasado día 2 de octubre.

En la sentencia, facilitada por la oficina de comunicación del TSJA, contra la que cabe interponer recurso de apelación ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía , la Audiencia condena al acusado como autor de un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento, con la agravante de parentesco y la atenuante analógica muy cualificada de tener mermadas sus capacidades volitivas e intelectivas a consecuencia del trastorno ansioso depresivo que padecía en el momento de los hechos. El joven tenía entonces 19 años.

Durante la vista oral, el fiscal varió la petición de cárcel de 22 a 11 años y la abogada de Henry W. V. cambió la calificación de homicidio a asesinato, sumándose a la petición de cárcel solicitada por el fiscal. Ambos justificaron este cambio en la solicitud de penas por las declaraciones realizadas en esta misma sesión por los psiquiatras forenses y la psicóloga que está tratando al acusado en la prisión. Según estos peritos, Henry W. V. "presentaba limitaciones importantes de sus facultades cognitivas y volutivas".

De hecho, la sentencia recoge que en el momento de los hechos, el investigado se encontraba afectado por un trastorno ansioso depresivo que, "sin llegar a eliminar, mermaba sus capacidades volitivas e intelectivas", según consideró probado el jurado en su veredicto, lo que lleva a la Audiencia a aplicar al condenado una atenuante analógica muy cualificada por este motivo.

Una brutal paliza

La sentencia recuerda que el jurado consideró probado que los hechos tuvieron lugar sobre las 4:00 del 13 de noviembre de 2018, cuando el acusado, al salir de su habitación, se encontró con su madre "y se inició entre ambos una discusión" en el salón del domicilio familiar, donde el condenado "agredió a su madre dándole una serie de empujones".

De este modo, y según el veredicto del jurado, cuando la víctima se dirigió hacia su dormitorio, el condenado, que llevaba cinco años practicando boxeo, "la siguió y comenzó a propinarle una serie persistente de golpes con los puños" en el rostro y en el cuerpo, principalmente en la cabeza, hasta que la víctima cayó al suelo, donde el encausado "continuó golpeándole con varias patadas en la cabeza”, tratando la víctima de poner sus brazos delante para defenderse.Estando la víctima tendida en el suelo, el acusado "continuó golpeándola, propinándole un golpe con el pie en la cabeza", tras lo que, estando su madre "ya inconsciente y por tanto sin posibilidad de defensa alguna", el acusado cogió un trozo de un espejo roto durante la discusión y "le produjo una serie de incisiones en el abdomen y el tórax".Sobre las 6:10 de ese mismo día y "una vez finalizada la brutal agresión", el encausado se fue al salón y se sentó en el sofá, de forma que "no procedió a comunicar lo sucedido a nadie sino transcurridas más de tres horas", ya que a las 9:10 se puso en contacto vía iInstagram con una amiga y sobre las 10:26 horas con su hermano, comunicándole a ambos que "había matado" a su madre. De hecho, la primera llamada al 112 fue realizada por el padre de la amiga.

“Intención de causar la muerte”

La muerte de la mujer fue certificada por los servicios de emergencia sobre las 12:00 del 13 de noviembre de 2018, determinándose por los forenses que se trataba de una muerte de etiología homicida por traumatismo, en concreto por distintos golpes efectuados sobre el cráneo principalmente y otras partes de su cuerpo.

La víctima presentaba 17 heridas de carácter inciso-contuso en la parte posterior e inferior del cráneo, así como una agrupación de 16 lesiones erosivas en el abdomen y el tórax y heridas defensivas tanto en brazos como en piernas.

El jurado, en su veredicto, consideró probado que los golpes con los puños y las patadas "fueron propinados por el acusado con intención de causar la muerte" de su madre, a la que abordó de forma que ésta "no pudiera reaccionar ni defenderse, pretendiendo asegurar así que acababa con su vida, sin el riesgo que para su persona pudiera proceder de la defensa por parte de la víctima". Así, el investigado causó la muerte de su progenitora "aumentando deliberada e inhumanamente" su sufrimiento, causándole "padecimientos innecesarios para acabar con su vida".

La Audiencia, por todo ello, impone al acusado once años de prisión, que fue la pena solicitada en el juicio tanto por la Fiscalía como por la defensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios