Triple crimen Uno de los secuestradores pide que su condena se rebaje a dos años

  • Por su “enorme e inestimable” ayuda para localizar la fosa donde enterraron a las víctimas

El "Tapita", en uno de sus traslados al juzgado El "Tapita", en uno de sus traslados al juzgado

El "Tapita", en uno de sus traslados al juzgado

El abogado de uno de los dos secuestradores en el triple crimen de Dos Hermanas -una de cuyas víctimas fue una niña de seis años- ha pedido al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que su condena se rebaje aún más, de tres a dos años de cárcel, teniendo en cuenta su “enorme e inestimable colaboración” para que la Policía encontrase la fosa séptica donde habían sido enterradas las víctimas.

Así lo afirma el abogado de David Ramón H.P., conocido como Tapita, en un recurso en el que también pide que no se tengan en cuenta como antecedentes penales la condena de seis meses de cárcel impuesta a su cliente por un robo que fue posterior al triple crimen de Dos Hermanas, ocurrido en septiembre de 2017.

El Tapita fue condenado a tres años de prisión por el secuestro del ciudadano turco Yilmaz Giraz, un delito en el que el magistrado presidente del jurado apreció la agravante de haber cobrado 1.500 euros y las atenuantes de reparación del daño y colaboración con la Justicia.

Antes del juicio, este acusado se enfrentaba a tres condenas de prisión permanente revisable porque las acusaciones lo consideraban coautor de los tres asesinatos. Posteriormente  la Fiscalía dejó su petición en 28 años de cárcel por cada uno de los tres crímenes.

Ahora, su defensa argumenta que la condena por robo no debe ser tenida en cuenta porque no genera antecedentes penales por tratarse de hechos posteriores a los enjuiciados y además el delito de robo pertenece a un tipo y capítulo diferente dentro del Código Penal.

Solicita además que en TSJA valore más la atenuantes de colaboración con la administración de Justicia y tenga en cuenta que “la sentencia condenatoria se basa fundamentalmente en el relato y testimonio ofrecido por él: es el que lleva la Policía a la vivienda donde posteriormente aparecen los cadáveres, y es quien excitan la actuación policial en la creencia de que las tres personas seguían vivas”, según el recurso al que tuvo acceso este periódico.

“Hay que tener en cuenta la enorme e inestimable colaboración prestada”, argumenta.

En julio pasado, el jurado popular declaró culpables de tres asesinatos cada uno a Ricardo G.H., alias Pollino, a su padre Ricardo G.G. y a su esposa Elisa F.H., pero en el caso de José Antonio M.B., alias Quino, y David Ramón H.P., alias Tapita, solo les declaró culpables de uno de los tres secuestros, el del ciudadano turco. Inmediatamente la Audiencia de Sevilla decretó su libertad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios