Los Pajaritos

El chico becado por Guadaliuris termina el curso con sobresalientes

  • Su beca, principal ingreso familiar, se convirtió en un incentivo al estudio

Una actividad en la parroquia de la Blanca Paloma Una actividad en la parroquia de la Blanca Paloma

Una actividad en la parroquia de la Blanca Paloma

El chico de la barriada de Los Pajaritos que este curso recibió una beca de la agrupación sevillana de abogados Guadaliuris ha terminado el curso con notables y sobresalientes, según el informe que les ha entregado el párroco que ha supervisado su rendimiento.

El joven ha estudiado un módulo de FP2 en Comunicaciones y ha obtenido el título. A lo largo del curso solo tuvo una falta de asistencia y fue justificada. El próximo año empezará el Bachillerato y el proyecto es que acabe estudiando una carrera universitaria.

La beca es una de las iniciativas emprendidas por las parroquias de la Blanca Paloma y la Candelaria, ambas situadas en Los Pajaritos. El chico, nacido en España, pertenece a una familia de inmigrantes subsaharianos que vive en una situación socioeconómica muy desfavorecida pues su madre trabaja limpiando casas de forma precaria y su padre no tiene papeles para estar en España. Hasta ahora era una de las familias atendidas regularmente por Cáritas.

El párroco Francisco José Ortiz explica a este periódico que la beca ha solucionado cada mes la economía familiar y por ello la totalidad de la familia es consciente de que el dinero que entra en casa es gracias a los estudios de su hijo.

Sin ese compromiso de sacar el curso, el joven “seguiría siendo un niño de la calle” obligado a buscarse la vida en el día a día, según el párroco.

Un profesor del Instituto Martínez Montañés, colaborador de la parroquia, se ha ocupado desinteresadamente durante el curso de su seguimiento escolar y del asesoramiento en aspectos académicos. Su informe final a Guadaliuris indicó que el chico ha terminado satisfactoriamente el curso, se ha esforzado y el resultado se ha visto en sus notas.

El joven sabía que, si suspendía, se le retiraría la beca y con ello su colaboración al mantenimiento de la familia.

La beca no solo anima a estudiar al joven sino que es un incentivo de asistencia escolar para sus dos hermanos menores, que todavía están en Primaria, explica el párroco.

Esta ayuda al estudio es uno de los proyectos emprendidos por las dos parroquias de Los Pajaritos con Guadaliuris, una agrupación de interés económico que aglutina a 27 bufetes sevillanos. 

Fuentes de Guadaliuris indican a este periódico que el objetivo es ayudar a alguien a llegar a la universidad y que no abandone los estudios.

Más que un gran programa, es una ayuda puntual a una persona, suficiente para que el joven “contribuya al mantenimiento familiar y pueda centrarse en sus estudios”, indican, convencidos de que “en las trincheras se pueden conseguir mejores resultados”.

El proyecto se va a repetir el próximo curso con este u otro joven que proponga el párroco.

Las parroquias de la Candelaria y Blanca Paloma  tiene en marcha otro proyecto con los bufetes de Guadaliuris, consistente en asesoramiento jurídico gratuito para aquellas personas que no puedan pagar un abogado y tampoco accedan al turno de oficio del Colegio de Abogados. 

Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2017 Los Pajaritos repitió como el barrio más pobre dentro de las ciudades españolas de más de 250.000 habitantes, con una renta media anual por familia de 12.307 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios