Colonias felinas

Coronavirus: Los voluntarios que alimentan gatos ya tienen credencial municipal

  • 38 personas pueden entrar en los parques y otros recintos de Sevilla para seguir alimentando a las colonias felinas

Una voluntaria alimenta una colonia de gatos Una voluntaria alimenta una colonia de gatos

Una voluntaria alimenta una colonia de gatos

El ultimátum del juez surtió efecto: el Ayuntamiento de Sevilla entregó en la mañana de este martes una credencial colectiva a los voluntarios que alimentan a las colonias de gatos durante la alarma por coronavirus y por la tarde lo hizo de manera individual a las 38 personas indicadas por las asociaciones protectoras de animales.

Unas horas antes, el juez de lo Contencioso-Administrativo 3 de Sevilla había instado al Ayuntamiento a que, en el plazo de 48 horas, diese salvoconductos a las personas que alimentan al medio centenar de colonias felinas que existen en Sevilla para que, pese al estado de alarma, puedan moverse por la ciudad y entrar en los parques y recintos cerrados.

En caso contrario, el magistrado advertía que el Ayuntamiento sería multado y sus responsables denunciados en la vía penal por desobediencia.

La abogada Lola García, miembro de la asociación Abogacía Andaluza por la Defensa Animal (AADA), informa a este periódico de que desde primera hora de la mañana disponen de una credencial colectiva y por la tarde la tenían de manera individual la totalidad de los 38 voluntarios que alimentan al medio centenar de colonias de gatos ferales (callejeros) que existen en Sevilla.

Termina así una polémica iniciada con el confinamiento por coronavirus, cuando el Ayuntamiento prohibió a los voluntarios el acceso a los parques públicos y les multó por estar en la calle durante el estado de alarma. Se trata de colonias instaladas sobre todo en parques pero también en otros lugares al aire libre como el cementerio, el paseo Juan Carlos I o el Muelle de Nueva York.

La asociación Abogacía Andaluza por la Defensa Animal (AADA) y el Movimiento Ciudadano para la Defensa de los Derechos de los Animales Abandonados argumentaron que la falta de alimentación durante varias semanas llevaría a la muerte de esos animales, el brote de otras enfermedades por la descomposición de sus cuerpos y a otros riesgos para la salud pública como la aparición de animales carroñeros, ratas e insectos. 

El Ayuntamiento, por su parte, afirmó  que su propio personal ya se estaba ocupando de la alimentación y cuidados de estos y otros animales de los recintos públicos.

El primer auto del juez ordenando dar salvoconductos es de fecha 17 de abril pero hasta ahora no se ha cumplido porque el Consistorio pidió aclaraciones sobre la dualidad de actuaciones o qué hacer en  los recintos donde existen colonias felinas que no son de titularidad municipal como el puerto, el parque del Alamillo o la antigua Fábrica de Tabacos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios