Concurso de oratoria

Adolescentes y Derechos Humanos: premiados cuatro colegios de Sevilla

Los alumnos participantes posan en el Salón Colón del Ayuntamiento Los alumnos participantes posan en el Salón Colón del Ayuntamiento

Los alumnos participantes posan en el Salón Colón del Ayuntamiento

Miriam Díaz, delegada de Igualdad y Juventud del Ayuntamiento de Sevilla, entregó este miércoles los premios de la tercera edición del certamen TOC, que busca a la vez sensibilizar a alumnos de ESO sobre los problemas actuales de los Derechos Humanos y fomentar en ellos el arte de la oratoria.

La final se desarrolló en el Salón Colón del Ayuntamiento y la primera clasificada fue María Espinosa, del colegio Huerta Santa Ana de Gines, con su intervención Yo debo ser libre, en la que abordó desde la discriminación de la mujer en el deporte hasta los problemas por vestir como le gusta o el peligro de ir sola por la noche.

Le siguieron Lucía Collado del IES Santa Aurelia de Sevilla, con Discriminadas por ser niñas; Francisco José Valderas, del IES Gerena con Guerra de Yemen y en cuarto lugar Diego López, del colegio Buen Pastor, con Trabajar para vivir.

El jurado estuvo compuesto por la propia Miriam Diaz junto a Isabel Segura, jefa de servicio en la dirección general de Políticas Migratorias de la Junta, y José Antonio Bosch, socio director del bufete Bolonia Abogados, que patrocina el concurso.

El concurso se lleva a cabo en Sevilla según el modelo del Memorial Caen, que convoca cada año a abogados de todo el mundo para que presenten casos reales de violación de derechos humanos. El certamen toma su nombre de esa ciudad francesa devastada durante el desembarco de Normandía en 1944 y tiene una edición para alumnos de instituto que goza de gran prestigio en Francia.

Esa versión para adolescentes es la que ha trasladado a Sevilla Max Adam, que fue él mismo finalista del Memorial Caen en 2015. La final de Andalucía Occidental tendrá lugar el próximo 1 de junio en la Fundación Cajasol.

Durante diez minutos, los adolescentes deben desarrollar un problema de Derechos Humanos que les motive. Los niños soldado, la homofobia, la pobreza, la crisis humanitaria en Lesbos y los 30.000 desaparecidos en Argentina durante la dictadura militar fueron otros temas abordados por los diez finalistas que expusieron sus argumentaciones en el Salón Colón.

El proyecto se ha bautizado como Toc en español, derivado del inglés talk (hablar) y en marzo recibió uno de los premios Andalucía sobre Migraciones de manos del vicepresidente de la Junta Juan Marín.

El propio Max Adam explicó a las decenas de alumnos que acompañaron a los concursantes que decidió poner en marcha esta idea cuando participó en el Memorial Caen para abogados y, antes de subir al escenario, un técnico de sonido le dijo: “Haz como te han enseñado en el colegio”. 

“A mí no me habían enseñado nada”, relató Adam, una idea en la que coincidieron muchos de los profesores participantes: “la oratoria está abandonada en los proyectos educativos”. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios