Delitos y penas Un Código Penal “lleno de parches”, reformado 30 veces en 25 años

  • El magistrado José Manuel de Paúl lamenta el “endurecimiento progresivo y sin freno” del Código Penal

  • Tanto cambio “no es normal ni bueno”: Casi no quedan artículos en su redacción original

José Manuel de Paúl, durante su discurso de ingreso en la Academia de Legislación José Manuel de Paúl, durante su discurso de ingreso en la Academia de Legislación

José Manuel de Paúl, durante su discurso de ingreso en la Academia de Legislación

El magistrado José Manuel de Paúl, presidente de la Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla, pronunció una conferencia en Bormujos sobre el Código Penal de 1995 del que destacó las treinta reformas que ha sufrido en menos de 25 años de vigencia. Eso lo ha convertido en un texto “inmanejable, lleno de parches” y plagado de “conceptos técnicos que suenan a chino a quien no sea especialista”.

De Paúl intervino la pasada semana en el Aula Abierta de Mayores organizada por la Universidad Pablo de Olavide y el Ayuntamiento de Bormujos. Recordó que el Código Penal ha tenido 30 reformas en menos de 25 años, tres de ellas (2003, 2010 y 2015) “de enorme amplitud”.

Los delitos sexuales han tenido hasta cuatro modificaciones y la quinta, a raíz del caso de La Manada, no se ha aprobado aún simplemente por las dificultades para formar gobierno.

A juicio del magistrado, todas las reformas -a excepción de la despenalización de la insumisión al servicio militar y la que suprimió el delito de convocatoria ilegal de referéndum- han ido hacia la creación de nuevos delito, un aumento de sus penas y un endurecimiento de las condiciones de cumplimiento.

Gran población reclusa con una de las tasas más bajas de delitos violentos

Los partidos mayoritarios “parecen empeñados en una carrera por mostrar quien es más duro con el crimen”, en un país donde las tasas de delincuencia violenta se encuentran entre las más bajas de Europa, según el conferenciante.

Otra consecuencia de esa “carrera de reformas endurecedoras” ha sido el crecimiento “desproporcionado” de la población reclusa en España (59.078 personas en este momento), cifra que duplica la de 1995 y está por encima de toda la Unión Europea y los países de Europa Occidental.

La conclusión de tanta modificación es un Código Penal “inmanejable, lleno de parches, con artículos kilométricos y normas y modalidades delictivas no pocas veces difíciles de interpretar y distinguir”.

“Legislar a golpe de telediario”

Las críticas del conferenciante se extendieron a los  medios de comunicación sensacionalistas que “potencian hasta la exasperación la repercusión de sucesos terribles, pero ocasionales y raros, convirtiendo lo que es una tragedia personal y familiar en una conmoción de toda la sociedad” y “generando una oleada de inseguridad” y una “demanda, alimentada artificalmente, de castigos más enérgicos”.

Ello da a los poderes públicos, “siempre deseosos de obtener réditos políticos”, la oportunidad de satisfacer esas supuestas demandas legislando “a golpe de telediario” pero sin la serenidad que requiere una materia tal delicada como el Derecho penal.

De Paúl hizo alusión al papel de las víctimas en este “endurecimiento progresivo y sin freno” del Código Penal:  los afectados han pasado de ser “los grandes olvidados” o incluso la parte “menospreciada” del proceso a tener un peso “que en ocasiones puede gravitar en exceso, en detrimento de otros fines y valores”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios