LA SUCESIÓN DE MARÍA JOSÉ SEGARRA María Ángeles Calvo, candidata inesperada a fiscal jefe de Sevilla

  • Su programa se basa en crear secciones más pequeñas y mejorar la atención a las víctimas

  • Competirá con Luis Fernández Arévalo, fiscal jefe de Huelva, y Javier Rufino, coordinador de Medio Ambiente 

María Ángeles Calvo, candidata a fiscal jefe de Sevilla María Ángeles Calvo, candidata a fiscal jefe de Sevilla

María Ángeles Calvo, candidata a fiscal jefe de Sevilla

María Ángeles Calvo, en la actualidad fiscal jefe de Dos Hermanas, se ha convertido por sorpresa en el tercer candidato a la jefatura de la Fiscalía de Sevilla, junto a sus compañeros Javier Rufino y Luis Fernández Arévalo.

Calvo ha confirmado a este periódico su candidatura, para la que ha presentado un proyecto cuya idea más innovadora es la creación de secciones más pequeñas con mayor autonomía, coordinadas con el fiscal jefe pero en las que delegue parte de su autoridad. También desea un mayor reconocimiento a las Fiscalías de Área, como la que ella dirige en Dos Hermanas desde 2004.

Nacida en el barrio sevillano de Triana en 1963, Calvo se licenció en la Facultad de Derecho de Sevilla en la promoción 1981-86 y pertenece a la misma promoción de fiscales que Javier Rufino, uno de sus dos rivales a la  jefatura. 

Tuvo su primer destino en Cádiz (1990) hasta que en 1993 se trasladó a Sevilla, donde trabajó en Vigilancia Penitenciaria con el otro candidato a la jefatura, Luis Fernández Arévalo, en la actualidad fiscal jefe de Huelva.

En 2004 comenzó a ejercer como coordinadora en la adscripción permanente de Dos Hermanas, de cuya jefatura se ocupó desde su creación en 2009.

Como profesional familiarizada durante muchos años con las víctimas de violencia de género y  los discapacitados, se propone lograr una “mayor sensibilidad hacia la víctima y que esa actitud se impregne más en la mentalidad de jueces, fiscales y otros operadores jurídicos”.

Macrosección de menores, discapacitados y personas vulnerables

Se plantea la creación de una “macrosección que abarque a consumidores, menores, discapacitados y todas las personas vulnerables” de forma que los fiscales les otorguen un tratamiento especialmente protector y “su acceso a la Justicia no sea tan agresivo, que no le tengan miedo”.

El fiscal “no debe estar solo centrado en el ámbito penal. Su papel en la acción social y la protección de los desvalidos está recogido en la Constitución y el Estatuto del Ministerio Fiscal”, remarca.

También respecto a la población general, a María Ángeles Calvo le gustaría alcanzar “una mayor empatía con el ciudadano. Como fiscal "es sumamente doloroso ver que la Justicia es vista como algo agresivo e insatisfactorio por las personas a las que va destinada”. “La Justicia no debería ser algo a lo que tengan miedo los ciudadanos", opina.

“En pleno siglo XXI no puedes estar con el carro de la compra para arriba y para abajo“.

Otro de sus objetivos es mejorar la digitalización, un aspecto fundamental en una Fiscalía grande como la de Sevilla con su cantidad y dispersión de sedes. “Si en pleno siglo XXI quieres ser eficaz, no puedes estar llevando los papeles en el carro de la compra”, dice al referirse a una de las imágenes más habituales de los juzgados sevillanos.

En caso de ser elegida, llevaría a cabo su proyecto por fases. El primero sería “observar y oír a los funcionarios y fiscales”, para a continuación celebrar una Junta de Fiscales donde oigan su propuesta y manifiesten lo que consideren oportuno sobre el plan de trabajo. Asegura que modificará sus líneas de actuación según lo que le digan sus compañeros.  

Se plantea elegir a las personas en las que delegue según su perfil y “promocionando más el principio de eficacia que el de antigüedad”.

Calvo presentó su candidatura a las 20.30 horas del último día hábil y cuando todo el mundo creía que la sucesión de María José Segarra -nombrada fiscal general del Estado- sería cosa de dos: Rufino y Fernández Arévalo. 

De sus competidores destaca que “son excelentes fiscales y cualquiera sería un extraordinario fiscal jefe”. En esa hipótesis, “por encima de todo seré una leal colaboradora y les daré todo mi apoyo para trabajar en un proyecto común”.

Se da la circunstancia de que los tres candidatos a fiscal jefe de Sevilla pertenecen a la Asociación de Fiscales, de línea conservadora, y su elección en última instancia depende de María José Segarra, que pertenece a la Unión Progresista de Fiscales.

Calvo desea mejorar también la comunicación con los responsables políticos que dotan a la Justicia de personal y medios. Explica que siempre ha encontrado en ellos “receptividad, voluntad e interés de que funcione la administración de Justicia“ aunque observa un desconocimiento de “nuestras verdaderas necesidades”. 

También se propone fijar objetivos, motivar más a los funcionarios y fiscales para que participen en la gestión y “proteger y apoyar a los fiscales de reciente incorporación” para que su trabajo sea satisfactorio y no les frustre de cara al futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios