Hermandad del Valle

Tres ex mandatarios del Valle declararán como testigos por el desfalco

  • La juez reclama una auditoría del periodo 2013-15 y la facturación de proveedores

Iglesia de la Anunciación, sede canónica de la Hermandad del Valle. Iglesia de la Anunciación, sede canónica de la Hermandad del Valle.

Iglesia de la Anunciación, sede canónica de la Hermandad del Valle. / Belén Vargas

La juez que investiga presuntas irregularidades económicas en la hermandad del Valle ha citado como testigos el 15 de mayo a Lucas Maireles, ex hermano mayor, Francisco O’Kean, ex primer teniente de hermano mayor, y Luis Piazza, ex mayordomo. La juez ha admitido esta declaración y otras pruebas solicitadas por un grupo de hermanos que ejercen la acusación particular: que se reclame una auditoría de cuentas hecha en el periodo 2013-15 y que la Agencia Tributaria informe sobre el llamado Modelo 347 de proveedores a la hermandad entre 2007 y 2016 en lo referido a Sastrería O'Kean e Imprenta Rojo.

Los ex mandatarios han sido citados el 15 de mayo a las 10.30 horas. La acusación particular pidió a la juez de instrucción 10 su comparecencia en calidad de testigos a menos que la magistrada valorase  “para mayor garantía de sus derechos” que lo fuesen como investigados.

La batería de nuevas pruebas se practicará después de conocer la declaración judicial del perito que investigó las cuentas de la hermandad. El experto ratificó la existencia de cuentas manipuladas, cheques falsos y devolución injustificada de facturas imputadas al ex mayordomo Antonio Castro. La juez procesó a este ex mayordomo y cifró la cuantía distraída en 219.660 euros

Maireles y O’Kean tenían firma mancomunada en la cuenta bancaria de la hermandad y durante los años investigados aparecieron “múltiples operaciones autorizadas bajo su firma”, según el escrito de la acusación particular.

Los ex mandatarios, en declaraciones a este periódico, defendieron su correcta actuación, tanto en las relaciones comerciales con la cofradía como en su denuncia contra el ex mayordomo cuando descubrieron el desfalco.

Sobre su firma mancomunada, Maireles y O’Kean sostienen que “trabajábamos en la confianza sobre las personas”. El ex mayordomo “había estado en dos juntas anteriores, llevaba ocho años trabajando para la hermandad y no dudamos de él. Regularmente presentaba documentos y no había reclamaciones de nadie”.

Entre las pruebas aceptadas se encuentra reclamar a la Agencia Tributaria el llamado Modelo 347 de los años 2007 a 2016 en lo referente a dos proveedores: Sastrería O’Kean e Imprenta Rojo, de la que es titular la familia de Javier Mejía.

Dicho impreso recoge los pagos declarados a proveedores por encima de 3.000 euros y la hermandad del Valle los presentaba de otros suministradores tales como floristerías o cererías.

El abogado de la propia hermandad, también personada como acusación, no pidió nuevas pruebas pero indicó a la juez que las declaraciones de los peritos evidenciaron "puntos oscuros sobre la operativa seguida a la hora de disponer de los fondos, tanto de la cuenta bancaria como del disponible en caja, así como la forma en que se atendían, o desatendían en algunos casos, los pagos a proveedores".

La hermandad, por ello, se adhirió "a cualquier diligencia que pueda ser solicitada por la otra acusación particular, por la fiscalía o ser acordada de oficio”. La Fiscalía de Sevilla no ha pedido ninguna prueba nueva, según informan fuentes judiciales a este periódico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios